Facebook Twitter RSS Reset

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Un repaso por los años de la “Saeta Rubia”, la leyenda del fútbol argentino que hoy pasó a la eternidad.

De cabellos rubios y muy veloz, Alfredo Di Stefano tuvo una vida prolífica en la que se desarrolló como jugador, director técnico, actor, Presidente Honorario y asesor. En cada uno de sus cargos fue un talentoso trabajador que se convirtió en una de las grandes leyendas del fútbol.

La “Saeta Rubia” se destacó en su puesto de delantero, por su ágil juego; como director técnico, al consagrarse campeón en reiteradas oportunidades, tanto en clubes españoles como argentinos. Su nombre cobró vuelo internacional y fue reconocido por los organismos mundiales por su dedicatoria y proyección.

Riverplatense desde el potrero, Di Stéfano mantuvo un vínculo inquebrantable con la Institución que lo formó y lo lanzó a la Primera División en 1945. Aquí, un repaso por su historia:

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

1926: Nació el 4 de julio en Barracas, Buenos Aires (Argentina).

1939: Ingresó en las Divisiones Inferiores de River Plate.

1944: El 7 de agosto jugó su primer partido con la Primera en un amistoso ante San Lorenzo.

1945: El 15 de julio debutó con la Banda en Primera División ante Huracán. Ese año se consagró campeón con River en el Nacional.

1946: Debutó con la Selección Argentina, que se consagró en el Sudamericano de Guayaquil. Di Stefano convirtió seis goles.

1947/1949: Volvió a jugar en River Plate, después de su paso por Huracán. Tuvo un regreso triunfal: se consagró campeón y convirtió 27 goles en 30 partidos.

1949/1952: Jugó en Millonarios de Bogotá, en donde compartió plantel junto a Pedernera y Cozzi. Además, fue campeón en los años 1951 y 1952, y fue nombrado máximo goleador en las dos temporadas.

1953/1964: Jugador del Real Madrid, equipo con el que gana ocho campeonatos de Liga (cinco veces máximo goleador liguero), una Copa de España, cinco Copas de Europa y una Copa Intercontinental. Marca un total de 928 goles como madridista (418 en partidos oficiales).

1956: Ganó la primera de sus cinco Copas de Europa consecutivas con el Real Madrid y protagonizó la película La Saeta Rubia.

1957: Consiguió su primer Balón de Oro y volvió a conseguirlo en 1959. Además, debutó en la selección española.

1960: Ganó con el Real Madrid su quinta Copa de Europa consecutiva y la Copa Intercontinental.

1966: Se retiró con el Real Club Deportivo Español, en donde se había fichado en 1964.

1967: El 7 de junio celebró con el Real Madrid su partido homenaje por su retirada, entre el Real Madrid y el Celtic.

1967: Comenzó su carrera como director técnico, que se extendió hasta 1988. Entrenó entre otros, al Elche, Valencia (ganó la liga y la Recopa de Europa), Sporting de Lisboa, Rayo Vallecano, Castellón y River Plate (ganó el Campeonato Nacional Argentino de 1981), el Real Madrid (ganó la Supercopa de España) y Valencia.

1998: Ingresó en el Salón de la Fama de la FIFA.

2000: Fue nombrado Presidente Honorario del Real Madrid.

2004: Miembro del FIFA 100.

2008: Obtuvo el premio Presidente UEFA..

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Alfredo Di Stéfano, un auténtico riverplatense

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

River Plate recuerda a una de las máximas glorias del fútbol mundial; la “Saeta Rubia”afirmó que el Más Grande fue su “casa matriz”.

El fútbol despidió a una leyenda y River Plate a una de sus glorias ya que esta mañana, a sus 88 años, Alfredo Di Stéfano falleció en el hospital Gregorio Marañón de Madrid tras haber sufrido un paro cardiorrespiratorio el pasado sábado.

El exfutbolista que debutó en la Primera División del Más Grande declaró que “River fue mi casa matriz”, haciendo referencia a su primer Club. “Mi viejo nació enfrente de la cancha de Boca, cuando en la Boca también estaba River. Y yo me hice hincha de River porque mi papá había jugado ahí en las primeras épocas del club”, recordó.

Nació el 4 de junio de 1926 en Barracas. “Me deleitaba viéndolos a Adolfo (Pedernera) y a José (Moreno). Eran un espectáculo… Pedernera cristalizó el sueño de cualquier jugador: actuó en los cinco puestos de la delantera en la Selección Argentina”. Llegó a River en 1943 para jugar como insider derecho en Inferiores, pero luego pasó a ser centrodelantero (puesto en el que debutó en Tercera) y wing derecho. Como puntero tuvo su estreno en Primera División el 15 de julio de 1945. A la delantera la completaban Gallo, Pedernera, Labruna y Loustau.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Al año siguiente fue cedido a Huracán, club en el que marcó diez goles y se convirtió en una de las revelaciones de la temporada. Pero regresó a River en 1947: “Aserrín, aserrán, cómo baila el alemán”, le cantaban en la tribuna. Por aquel entonces, ya era La Saeta Rubia. Volvió para consagrarse campeón con la Banda y convirtió nada menos que 27 goles en 30 partidos. “El idioma del fútbol siempre fue muy sencillo, antes y ahora: tocar y tocar mucho, gambetear poco. Es lo más simple y, al mismo tiempo, lo más difícil de lograr. Lo idea es: a mayor velocidad, mayor técnica. A eso hay que apuntar”, declaró.

Su experiencia en el exterior: Millonarios y Real Madrid

Gracias, Alfredo Di Stéfano.
A mediados de 1949, Alfredo partió al Millonarios de Bogotá. Pero, en 1952, los colombianos jugaron en Madrid en el marco de las bodas de oro del Real y el delantero argentino dejó a todos maravillados. El vicepresidente “merengue” luchó con el Barcelona (que también lo quería) y logró contratarlo. Comenzaba una historia imborrable en la vida de Di Stéfano y de la entidad madrileña.

Fue goleador absoluto del Real Madrid durante cinco años y obtuvo ocho títulos de Liga; 1 Copa de España; 1 Copa Intercontinental y dos copas Latinas.

Jugó en la Selección Argentina (durante la época de River) y en la española, y yerminó su carrera como jugador en el Español de Barcelona.

Desde el 2000, desempeñaba el cargo de Presidente Honorario del Real Madrid.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

‘La Saeta’ transformó al Real Madrid en el mejor club del mundo

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

La llegada de Di Stéfano posibilitó que los blancos iniciaran la etapa más gloriosa de su historia.

Di Stéfano vistió la camiseta del Real Madrid desde 1953 a 1964. Fueron 11 años repletos de títulos que hicieron de los blancos un equipo ganador. Su llegada supuso el despegue hasta convertirse en el mejor club del mundo. Durante su etapa, el Real Madrid sumó cinco Copas de Europa consecutivas, una Intercontinental, dos Copas Latinas, ocho Ligas, una Copa de España y una Pequeña Copa del Mundo.

El 23 de septiembre de 1953 viaja en tren desde Barcelona a Madrid. A las 10:30 h llegó a la estación de Atocha, pasó el reconocimiento médico y a las 16:00 h hizo su debut. Di Stéfano se estrenó como jugador del Real Madrid y marcó un gol de cabeza en un amistoso contra el Nancy.

Estreno oficial

Cuatro días más tarde, el 27 de septiembre de 1953, hizo su debut oficial. Fue en la tercera jornada de Liga contra el Racing de Santander. La afición madridista volvió a ver el instinto goleador de su nuevo fichaje, ya que hizo uno de los tantos en la victoria por 4-2.

El éxito de Di Stéfano permitió a Santiago Bernabéu la adquisición año tras año de varios astros del fútbol internacional. Los jugadores madridistas no sólo triunfaban en el campo sino que trascendieron el aspecto deportivo para convertirse en ídolos de masas. La delantera formada por Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento es una de las mejores de la historia del fútbol.

CON LA CAMISETA BLANCA MARCÓ 308 GOLES EN 396 PARTIDOS OFICIALES

Di Stéfano se convirtió en el primer Balón de Oro que jugó para el Real Madrid. Este galardón lo consiguió por primera vez en 1957 y repitió en 1959. Era un premio para el mejor futbolista del equipo hegemónico en Europa. France Football le volvió a rendir tributo en 1989 con la entrega del Súper Balón de Oro. Di Stéfano es el único jugador del mundo que lo posee.

Su trayectoria en el club blanco también se vio reconocida en 1963, cuando fue nombrado capitán del combinado FIFA que jugó contra Inglaterra en el centenario de la Federación Inglesa de Fútbol.

El todocampista, su definición como jugador

La Saeta supone una revolución en el balompié europeo debido a su estilo de juego. Delantero por su velocidad, técnica y definición, no se conformaba con esperar a que le llegara el balón cerca del área.

Su carácter guerrero y ganador hacía que quisiera tener la pelota en los pies en todo momento. Por eso no dudaba en bajar hasta el centro del campo y la defensa para recibir un pase o ayudar a robar el balón. Su movilidad era un quebradero de cabeza para sus marcadores.

Increíbles cifras goleadores

Generoso en el esfuerzo, asistente de lujo, inteligente creando huecos en el ataque para sus compañeros… Di Stéfano mostró a la afición del Bernabéu innumerables virtudes futbolísticas. Su facilidad para batir las porterías contrarias le hizo ser el jugador perfecto. Con la camiseta blanca marcó 308 goles en 396 partidos oficiales. Se proclamó Pichichi en cinco ocasiones, récord de un jugador madridista.

Después de 11 exitosos años, en los que convirtió al Real Madrid en el mejor equipo del mundo, Di Stéfano jugó su último partido oficial ante el Inter de Milán en la final de la Copa de Europa de 1964. El 7 de junio de 1967 el club organizó un homenaje que enfrento al Real Madrid con el Celtic de Glasgow, que acababa de ganar la Copa de Europa. El Santiago Bernabéu ovacionó a su héroe: La Saeta Rubia.

di stefano

Las cinco Copas de Europa de Di Stéfano

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

El torneo continental le confirmó como el mejor jugador del mundo.

El dominio del Real Madrid durante los primeros años de la Copa de Europa no sólo sirvió para que el club blanco fuera considerado el mejor del mundo, sino que catapultó la fama de Di Stéfano como la gran estrella del fútbol mundial. Ganó la Copa de Europa en cinco ocasiones consecutivas y sus números son impresionantes: 49 goles en 58 partidos. Además, es el único futbolista que ha marcado en las cinco finales de la Copa de Europa conseguidas.

1955/56: Primer campeón de Europa de la historia

El Real Madrid y Di Stéfano debutaron en Copa de Europa el 8 de septiembre de 1955. Lo hicieron en Ginebra, contra el Servette, y ganaron 0-2. El primer gol de La Saeta en la nueva competición llegó en el partido de vuelta de esa eliminatoria. Fue el 12 de octubre y Alfredo Di Stéfano marcó los dos primeros tantos en el 5-0 del Madrid al equipo suizo.

Esta primera Copa de Europa conoció muchos momentos épicos, como el partido de vuelta de los cuartos de final contra el Partizán sobre la nieve de Belgrado. También fue especial el encuentro de semifinales en San Siro contra el Milan, cuando Di Stéfano arrancó aplausos de los tifosi por su extraordinario partido. Alfredo Di Stéfano jugó aquel partido pese a que en los días anteriores había estado enfermo por una afección en la garganta.

La final de la Primera

En la final esperaba el temible Stade de Reims liderado por Kopa. Los franceses jugaban en casa, en el estadio de los Príncipes de París, y empezaron adelantándose por 2-0. Di Stéfano marcó en el 15’ y con sus ganas arrastró al resto del equipo para remontar y terminar ganando por 4-3. La primera Copa de Europa mostró a todo el continente las virtudes de La Saeta Rubia.

1956/57: Levantó la Copa ante su afición

Raymond Kopa recaló esa temporada en la plantilla blanca con la idea de conseguir el título que el año pasado se le había resistido en el Stade de Reims. El Rapid de Viena fue un duro rival en la primera ronda, y estuvo a punto de eliminarlo de la competición. Un acrobático gol de Di Stéfano en el encuentro de vuelta en Austria sirvió para forzar un tercer partido de desempate.

Otro momento para recordar fue el enfrentamiento con el Manchester United en semifinales. En los Diablos Rojos jugaba Duncan Edwards, que era considerado la mayor promesa del fútbol inglés. En Madrid los blancos fueron muy superiores y Di Stéfano marcó en la victoria por 3-1. La vuelta en Old Trafford estuvo protagonizada por el ruido infernal que llegaba desde las gradas. El Madrid se sobrepuso al ambiente hostil y pasó la eliminatoria.

La final de la Segunda

Se disputó en el Santiago Bernabéu. El encuentro estuvo muy igualado hasta el minuto 70, cuando Di Stéfano abrió el marcador de penalti. En el 76, Gento logró el definitivo 2-0. El Madrid se confirmó como rey de Europa ante su público.

1957/58: Máximo goleador de la tercera edición

En los cuartos de final de la Copa de Europa el Madrid se enfrentó al Sevilla. El encuentro de ida se jugó el 23 de febrero de 1957 y en los prolegómenos se hizo entrega a Di Stéfano del Balón de Oro. De esta manera La Saeta mostró el trofeo a su afición, antes de maravillar una vez más con un increíble partido. El Madrid ganó 8-0, con cuatro goles suyos.

En semifinales se enfrentó al Vasas de Budapest. En aquel partido protagonizado por la lluvia, Alfredo hizo un hat-trick. En una de sus celebraciones, saltó repetidamente para festejarlo. La instantánea de aquel momento ha pasado a la historia como una de las más míticas que se le hicieron a Di Stéfano.

La final de la Tercera

Se jugó en el estadio Heysel ante el Milan. Schiaffino abrió el marcador, pero Di Stéfano respondió igualando el partido. El tiempo reglamentario acabó con 2-2. Los dos conjuntos estaban agotados en la prórroga por lo que el físico portentoso de Gento acabó decidiendo la final a favor del Real Madrid. Con diez tantos, La Saeta fue el máximo goleador de la competición.

1958/59: Delantera de lujo con Puskas

El fichaje de Puskas hizo que la delantera blanca fuera todavía más temida en Europa. El Real Madrid dejó en el camino al Besiktas y al Wiener SC antes de enfrentarse en semifinales al Atlético de Madrid.

La eliminatoria fue una de las más competidas y hubo de decidirse en un tercer partido de desempate. El encuentro decisivo tuvo lugar en Zaragoza. Aquel 13 de mayo de 1959, Di Stéfano marcó el primer gol de su equipo en La Romareda y lideró a los blancos hacia la final de Stuttgart. Tras este partido se empezó a oír el dicho de “D de dispara, D de defiende, D de dirige, D de domina, D de decide, D de Di Stéfano”.

La final de la Cuarta

En la final se reencontraron con el Stade de Reims y el madridista volvió a ser decisivo en un partido importante. Mateos adelantó pronto a los blancos y Di Stéfano marcó el 2-0 definitivo en el 47’. En una gran demostración de superioridad el Madrid se alzaba por cuarta vez como campeón de Europa.

1959/60: Pentacampeón en el mejor partido de la historia

La Jeunesse d’Esch y el Niza fueron los primeros rivales de esta edición para el único equipo que podía presumir de haber ganado la Copa de Europa. De este modo llegaron las semifinales contra el Barcelona de Helenio Herrera. Ante los blaugrana, el Real Madrid se impuso en el cómputo de la eliminatoria (6-2), con dos goles de La Saeta.

La final de la Quinta

El rival fue el Eintracht de Frankfurt, en un encuentro que está considerado como el mejor de la historia del fútbol. Los alemanes se adelantaron en el marcador, pero Di Stéfano catapultó a su equipo hacia la victoria con dos goles en tres minutos. Los tantos fueron llegando poco a poco hasta el 7-3 final, firmado también por el delantero. El Real Madrid acababa de cumplir la difícil tarea de proclamarse pentacampeón de Europa.

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

La primera Copa Intercontinental

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

Di Stéfano lideró al Real Madrid para convertirlo en el mejor equipo del mundo.

A la vez que el Real Madrid arrasaba en Europa, se crea en 1960 en Sudamérica la Copa Libertadores. El primer campeón fue el Peñarol de Montevideo. Para decidir quién era el mejor equipo del mundo se creó la Copa Intercontinental. La primera edición enfrentó al Madrid, como campeón de Europa, contra el Peñarol. El partido de ida se disputó en Montevideo y terminó 0-0.

En la vuelta en Madrid, el 4 de septiembre de 1960, los blancos tuvieron un arranque espectacular y en el minuto 10 ya iban ganando por 3-0. El segundo tanto fue obra de Di Stéfano. El Real Madrid terminó imponiéndose 5-1, proclamándose por primera vez campeón del mundo.

real madrid

Gracias, Alfredo Di Stéfano.

No comments yet.

Leave a Comment