Facebook Twitter RSS Reset

”Gallardo va a superar a Bianchi”

”Gallardo no se comió 6 pepas como Bianchi”

''Gallardo va a superar a Bianchi''

1 ¿Quién carajo es Rodolfo Donófrio? Me considero una persona normal que se capacitó durante la vida. Estuve al lado del pibe más atorrante en una esquina de Ramos Mejía y con el más bacán en Barrio Norte, adaptándome a las circunstancias. Me considero un todoterreno.

2 ¿En qué lo cambió ser presidente de River a esta altura de su vida, hecho laboral y familiarmente? Cambió en que a mi familia la veo menos, y que en mis empresas, donde era responsable, delegué absolutamente todo, porque mi dedicación a River es full time. Cambió en que sigo siendo Rodolfo, pero para la gente soy el presidente de River, y eso lo noto cuando voy por la calle o llego a un lugar. Y entonces perdés parte de tu privacidad.

3 ¿Le molesta? Perder la privacidad es un costo, pero ser presidente de River te da una varita mágica. Una varita que no me interesa usar con la gente de clase media para arriba, sí con la de clase media para abajo. Cuando voy a un hospital y me encuentro con chicos con enfermedades terminales o cuando voy a la villa, quieren charlar con uno, sacarse una foto. Esa alegría que les das es impagable.

4 ¿Fue a la villa como presidente de River? Sí, voy a la 31 de Retiro, como cuando era joven. Siempre me gustó trabajar por la gente marginada. Cuando me preguntan cuál es la satisfacción más grande que me da River, es ésa: poder ayudar a los que la están pasando mal. Con River Solidario organizamos el campeonato Carlos Mugica en la villa 31 y fui varios fines de semana, caminé por los pasillos, charlé con la gente. Eso me llena el corazón, me da una pila enorme para bancarme lo que sea.

5 ¿Cómo empezó su militancia? Fui al Nacional Buenos Aires y allí conocí al padre Carlos Mugica. Con él hablábamos de los problemas sociales e íbamos a la villa 31. Mugica decía siempre que todo se solucionaba a través del trabajo y del compromiso. Escuché la noticia de su asesinato por la radio, volviendo de Luján. Tuve que parar el auto al costado. Fue un dolor enorme, era un ser humano que entregaba su vida por los demás.

6 ¿En el Buenos Aires fue compañero de Mario Firmenich? A Firmenich lo conocí en el tren, viajábamos desde Ramos Mejía al colegio a la misma hora. Era un año más chico que yo, fui su celador en sexto año. Hablábamos de fútbol, él era de Racing como Mugica. Jamás le noté una actitud de creer que al mundo había que cambiarlo a los tiros. Cuando apareció como autor del asesinato de Aramburu pensé que era mentira. No lo volví a ver.

7 ¿Por quién simpatizaba políticamente? Como presidente de River tengo que dejar al ciudadano por un ratito. Mi obligación es no usar a River; así como tengo la varita mágica para darle cariño a la gente, esa varita no me tiene que hacer equivocar. En el club hay socios de distintas corrientes, y, por respeto, prefiero no dar mi posición.

8 ¿En el colegio era de los tragas o de los quilomberos? Traga no, sí buen alumno. En el Buenos Aires no se valoraba la travesura, sino al tipo que tenía alguna idea creativa.

''Gallardo va a superar a Bianchi''
PATEANDO con el equipo completo de River a la vieja usanza: camisa con botones y cuellito.

9 ¿Jugaba a la pelota? Seeeeee, jugué toda mi vida, en la calle, en los potreros de Ramos, en el colegio. Era un buen jugador, estaba en el seleccionado del colegio. Ojo: tampoco el Buenos Aires se caracterizaba por tener un seleccionado de gran nivel (risas), ahí predominaba lo intelectual, así que tampoco era un fenómeno, pero me la rebuscaba. Yo era ocho, Firmenich el wing izquierdo….

10 ¡Qué otra cosa podía ser! Sí, sí (risas), wing derecho era un problema…

11 ¿Usted es de cuna de oro? Para nada. Mis padres eran de clase media, yo me eduqué en colegios del Estado: primaria, secundaria y estudié Economía en la UBA. Mi padre era un empresario al que le fue bien, tampoco una cosa impresionante, eh. Nunca quiso que trabajara en su empresa y eso fue fundamental para mi vida, me dio independencia. Tuve una empresa de turismo mayorista, también traje a la Argentina a cantantes italianos como Nicola Di Bari, de todo un poco…

12 ¿Cuándo pegó el salto? Como economista me dediqué a estudiar macro y microeconomía y la vida me llevó al sector de seguros. En 1985, con 38 años, fui presidente de la Asociación de Compañías de Seguros, cuando ese cargo lo ocupaba gente mayor. Esto me permitió conocer al presidente Alfonsín, que vino a dar su discurso el 21 de octubre, día del seguro. Hablaba él y después debía hacerlo yo, no era fácil, eh. También me pasó con Menem. Conocí al papa Juan Pablo cuando vino a la Argentina. Todo eso me dio un roce importante.

13 ¿Por qué se hizo hincha de River? Porque en mi casa eran todos de River. Mi abuelo materno, Roberto Oderigo, era presidente de Ferro y me hizo socio de Ferro el día que nací. Y mi viejo, para no ser menos, me hizo socio de River, también el día que nací. A Ferro le tengo un cariño especial por esa razón y porque al vivir en Ramos Mejía me quedaba más cómodo para hacer deporte que River. Mi viejo me llevó al Monumental desde muy chico, siempre a la platea Belgrano. Los cargo a mis compañeros de Comisión Directiva: “Ustedes, los de la San Martín, son la desgracia del club, son los que politizaron a River”.

14 ¿Su padre era muy fanático? Sí, muy hincha. Se murió en 1974, con 54 años, no pudo verlo campeón después de los 18, una pena. Fue interventor de la AFA, pero no llegó por River ni porque fuera amigo de quienes gobernaban al país. El viejo tenía una empresa, Extracto de blanco, muy conocida porque auspiciaba un programa de Cacho Fontana en la TV. José Amalfitani, el presidente de Vélez, lo convocó, junto a otros 4 o 5 empresarios, para que lo ayudaran y a partir de ahí, el viejo se fue metiendo en el fútbol, lo llevaron a la AFA, y trabajó en el ámbito internacional, incluso fue muy importante para que el Mundial del 78 se hiciera en el país, hasta que un día la propia gente del fútbol lo propuso ante las autoridades nacionales para que manejara la AFA.

15 ¿Recuerda haber entrado a la AFA en esa época? Claro, íbamos juntos y yo lo esperaba, terminaba como a las 11 de la noche. El viejo dejó un recuerdo muy lindo: cuando voy a la AFA todavía me encuentro con gente que me habla de él. Hasta me dejó el privilegio de haber tenido a Santiago Bernabéu cenando en casa con su mujer. Después de fallecido mi viejo, los dirigentes me seguían invitando a las cenas, y aunque era joven, iba, porque me hacía sentir que mi padre estaba vivo.

''Gallardo va a superar a Bianchi''
CON SU PADRE Raúl, que fue interventor de la AFA entre 1971 y 1973.

16 O sea que su padre le dejó un legado dirigencial… Claro. Me acuerdo, incluso, que estando como presidente de AFA, mi viejo siempre trataba de que River y Boca se llevaran bien. Kent y Armando estaban distanciados en ese momento y él repetía que no se podía tener una AFA así. Tanto me quedó eso, que hoy lo impulso desde mi lugar.

17 ¿Quién era su ídolo? Varios. Recuerdo mucho un partido, porque coincidió con el día en que tomé la comunión: el 31 de octubre de 1954. River le ganó 3-0 a Boca en el Monumental, la tarde en la que Amadeo gambeteó a Borello y la cancha se vino abajo. Tomé la comunión a la mañana y a la tarde fui al Monumental. Tenía a varios ídolos ahí: Amadeo, Pipo Rossi, Vairo, ni hablar Labruna. Luego Ermindo Onega y más tarde el Beto Alonso.

18 ¿Pedía autógrafos? Recuerdo haberle pedido uno al Beto Alonso, en el 75, a la salida de un partido, para mí y para mi mujer, que es tan fanática como yo.

19 ¿Quiénes son, para usted, los 3 máximos ídolos de la historia de River? Evidentemente el ídolo máximo es Labruna; es el emblema de River. Indiscutible. Después, hay varios, sería injusto elegir uno.

20 ¿A la popular fue alguna vez? ¡Cómo que no! Cuando crecí empecé a ir con los amigos a la popular. Estuve detrás del arco en la vieja cancha de San Lorenzo en el penal de Gallo del Nacional 68. Voló como un arquero, Nimo no lo cobró y fue campeón Vélez. También estuve en Racing, cuando perdimos la final del Metro 69 con Chacarita, y en ese mismo estadio, en la final del Nacional 76 con Boca.

21 La mayor alegría en una cancha. Y… la del 75, sin dudas, después de 18 años de gran sufrimiento. Esa noche en que los pibes nos dieron el título con Argentinos fui a la platea alta de Vélez con mi mujer y mi hermano. Lo cuento y me corre frío por adentro (se arremanga la camisa, muestra la piel). Rubén Bruno, el autor del gol, me acompañó en la campaña y ahora trabaja en River, un tipo bárbaro. Esa noche no importó la huelga ni que jugaran los pibes, ¡yo quería salir campeón, era una obsesión! De ahí nos fuimos a caminar por la ciudad hasta la mañana. Ese día ardió la Argentina.

22 ¿Era de los hinchas fanáticos? De afuera se lo ve frío, tranquilo… Noooo, no, yo tengo el hincha adentro, pero una vez que sos dirigente tenés que tratar de contenerlo. Ese es un problema del fútbol argentino: los dirigentes tienen que aprender a dejar al hincha en su casa. No pueden ir a la AFA con la camiseta puesta, a la AFA hay que ir sin la camiseta, porque si no es muy difícil resolver las cuestiones.

23 ¿Dónde ve los partidos? Con mi padre y mi hermano teníamos platea en la Belgrano media, sector N, después empecé a ir con mi mujer, luego con mis hijos y cuando se construyeron los palcos ahí, dije: “De acá no me mueve nadie”. Y compramos uno. En general voy al palco de honor, en la San Martín, porque tengo la costumbre de invitar a los dirigentes visitantes, pero si puedo escaparme, lo hago y voy a la Belgrano con mi gente.

24 ¿Grita los goles en el palco oficial o no se puede? Depende. Si viene algún presidente del otro club, lo evito, festejo interiormente, aunque haya una bomba atómica ahí adentro. En esos momentos tengo la risa de Patán, la risa metida para adentro. Pero si no hay dirigentes visitantes grito y me abrazo con la gente que tengo cerca.

25 Y cuando ve los partidos por la tele, ¿es de insultar? Hasta ahora vi un solo partido por la tele, cuando jugamos con Boca en México, que no pude viajar. Después, estuve siempre en la cancha. Pero te repito: soy como todo hincha, sólo que cuando me toca estar de presidente en un palco, al hincha lo acuesto y lo dejo dormir un rato.

26 ¿De quién fue la idea de agasajar a los dirigentes visitantes unos días antes de cada partido? Es una idea que tuve siempre. Mi hijo jugó al rugby en Belgrano Athletic, yo lo acompañaba y al mediodía almorzaban con ex jugadores, directivos, y con el contrario. No el tercer tiempo, algo previo. Y quise implementar esa modalidad, porque hace a la unión, al acercamiento, es valiosísimo conocer al otro, hablar del fútbol, te hacés bromas también. Cenamos en el Museo, yinieron todos: Boca, Independiente… el que no vino fue Crespi, lo estaba esperando (risas), porque en una comida se puede chicanear pero a nivel de dirigente se equivocó. Y se lo dije, después: “Che, como buen bostero siempre desentonando, eh”.

27 ¿Cuándo se le prendió por primera vez la lucecita de ser presidente de River? Esto empezó en un River-Boca del 2003 que nos ganaron 2-0 en el Monumental. Pellegrini era nuestro técnico y Aguilar, el presidente. Vi que Boca jugaba como River y que la hinchada de River gritaba “huevo, huevo, huevo”. Jamás me había metido en la política del club, sí tenía un amigo del colegio, Carlos Ferreira, que me había pedido una vez que le firmara para armar una agrupación. A mí y a toda mi familia, que somos como 12. Firmé pero nunca le di bola. Después de aquel clásico pregunté de qué lado estaba esa agrupación y cuando me contestaron que apoyaba a Aguilar llamé a mi amigo ese domingo y le pedí: “Quiero que me borres ya de tu agrupación”. Y varias barbaridades más. Quería que volviera Ramón.

28 ¿Qué le contestó? En ese momento era presidente de La Caja. El lunes estaba reunido con los gerentes y mi secretaria vino con un llamado urgente de parte de José María Aguilar. Me citaba para el jueves en River. Por educación contesté que sí. Corté y comenté a la gente que estaba conmigo: “Encima me tengo que bancar a un bostero que me manda a cargar por una mujer”. A las tres horas me llamó mi amigo y me dijo que le había hecho escuchar mi mensaje a Aguilar y que me iba a llamar su secretaria. No había sido una cargada.

29 ¿Fue a la reunión con Aguilar? Sí, y le dije lo que pensaba, después de haberme interiorizado del tema: “Vos vas a terminar mal, le estás haciendo muy mal a River”. Pasó un tiempo y de cara a las elecciones del 2005 vino el Chamaco Rodríguez para invitarme a meterme en política. “Con la política de River no tengo nada que ver pero si es en contra de Aguilar, voy”, le dije. Y ahí me sumé con Davicce y Pintado. Aguilar ganó la reelección con comodidad.

30 Y usted entró en la Comisión Directiva… Entramos sólo 3 por la minoría porque Aguilar ganó por más del doble de votos. Era primer vocal, con una importancia que ni había imaginado. Después de unos años, vinieron a pedirme de unas agrupaciones que fuera candidato a presidente para el 2009.

31 ¿Durante la campaña del 2009 pensó que ganaba, no? Sabía que iba a ser pareja, pero nos equivocamos, fuimos inocentes. Y perdimos por 4 votos con Passarella.

32 ¿Qué se siente perder una elección por 4 votos? Lo primero que sentí es que me habían robado. Y pensé: “¡Qué naif que fuimos!”. No tomamos las precauciones correspondientes. No gané esa elección porque mis votos impugnados siguieron siendo impugnados y los de Passarella, no.

33 Llamó la atención que usted no pataleara, si estaba tan seguro de haber ganado… Soy de la idea de que, cuando perdés, perdés. Igual, hice las denuncias donde correspondía pero teniendo en claro que sería inútil: yo no era amigo del poder. Muchos me vieron como mal perdedor y por ese motivo desaparecí de la política de River durante tres años. No puse la cara, en realidad, no hice militancia política, pero seguí yendo a la cancha y al club.

34 ¿Se bajoneó por no ser presidente por 4 votos? No. Considero que en la vida cuando es, es; y cuando no es, tenés que saber entenderlo. Soy así. Lo que no puedo aceptar es la muerte de un familiar o de un amigo, las derrotas en la vida empresaria y profesional son parte de esto y por suerte en esos rubros tengo más batallas ganadas que perdidas.

35 ¿Nunca pensó que si hubiera peleado un poco más ese escrutinio, River no se habría ido a la B? Cuando vi la lista de Passarella y cómo empezó a gobernar, me preocupé. Hablaba mucho con mis cinco vocales. Es más: el viernes, después de perder en Córdoba por la Promoción, fuimos a tomar un café y ellos me preguntaban qué íbamos a hacer si perdíamos. “Ese escenario no me lo puedo imaginar”, les decía. Fui a la cancha convencido de que lo daríamos vuelta. Veía un desacierto detrás de otro y que estaba todo dado para que nos fuéramos a la B, pero siempre pensé que a último momento nos íbamos a salvar. No podía concebir a River descendiendo.

''Gallardo va a superar a Bianchi''
LA FAMILIA COMPLETA con su mujer y sus tres hijos (su hija mayor está casada con un italiano y vive en Italia).

36 ¿Qué pensó el día en que Passarella fue a patearle la puerta a Grondona? Es el día de hoy que voy a la AFA y mucha gente me sigue hablando del disparate que hizo ese hombre. “Te tenés que correr”, le dijo a Grondona delante de todos. Y Julio, que estaba sentado, agarró la silla, se levantó un poco, la corrió y le dijo: “Ya me corrí, ¿y ahora qué hago?”. Me lo contó Grondona 4 o 5 veces. Es la antítesis de lo que hubiera hecho como presidente. Primero, porque pienso que con los arbitrajes no hay que meterse. Se pueden equivocar, por eso no tenemos ninguna lista negra de árbitros en River. Honestamente lo digo. Y, si llegado el caso, hubiera tenido un estado emocional especial, jamás habría elegido ese camino. Me hubiera juntado a solas con él.

37 ¿Qué hizo al enterarse de esa actitud de Passarella? Lo llamé a Grondona a los dos días. “Julio, quiero que sepas que los hinchas de River no somos Passarella ni pensamos como él, va en nombre del candidato que perdió por cuatro votos”. Grondona me contestó que Passarella no lo había defraudado: que todo lo que había pensado de él cuando era jugador y entrenador, en ese momento lo corroboraba como dirigente. Y me reservo el calificativo que utilizó.

38 ¿Grondona mandó a River a la B? No creo que Grondona haya querido que River se fuera a la B, creo que River hizo lo imposible por irse a la B. Y dentro de las cosas imposibles estuvo pelearse con el presidente de la AFA, pero no porque el presidente te vaya a mandar a la B, sino porque no te va a ayudar a salvarte. River o Boca siempre tienen… un changüí, son cosas que no pueden ocurrir. Se lo digo a los hinchas de Boca: no piensen que Boca se puede ir a la B algún día. La única manera es que tengan a un presidente como Passarella.

39 ¿Por qué cree que Pezzotta no cobró ese penal tan claro con Belgrano? Vi 700 millones de veces ese penal y sólo lo puedo explicar desde el error de una persona, porque si no, ¿qué pienso? ¿Que el actual presidente de Belgrano, al que tengo sentado a mi lado todas las semanas, hizo un arreglo con él? Fue un error terrible del referí que nos costó la vida.

40 ¿Cómo vivió ese día? Fui a la cancha y vi llorar a mis hijos, que ya son grandes, vi muy mal a mi mujer, y a mí también se me cayó alguna lágrima porque me acordé de mi viejo, de todo lo que viví, me duele hoy (baja el tono por primera y única vez en la charla), me acuerdo y me duele. Sufrí muchísimo, volví escuchando la radio y casi sintiéndome bien por lo que decía Costa Febre en la radio, porque sentía eso mismo. A la noche vinieron a casa los 5 vocales, también Caselli, a pensar qué haríamos.

41 ¿Cuál era su postura? Algunos sostenían que había que echar a Passarella. Yo decía que no, que la gente de River lo había votado y, como amante de la democracia que soy, debíamos respetarlo. A partir de ahí empecé a pensar “tengo que hacer algo por River”. En esos días se me prendió el bichito otra vez.

42 Al poco tiempo fue a verlo a Passarella. Me invitó, pero antes debía aclarar algo con él: días antes de la elección del 2009, nos habían juntado a los candidatos para una nota y cuando llegué le di la mano y me negó el saludo. Entonces, al llegar a su despacho vino a darme un abrazo y lo frené: “Pará, antes que nada, necesito que me expliques por qué me negaste el saludo esa vez y si no tenés explicación, me gustaría escuchar las disculpas del caso”.

43 ¿Qué le respondió? No entendí mucho, aunque intuí que era una especie de disculpa. A lo Passarella. En un papel tenía las cosas que yo había declarado en la radio esa mañana. “Por supuesto, es lo que pienso, si lo digo en público, mirá si no te lo voy a decir en privado”, le contesté. Le repetí las cosas que para mí había hecho mal, entre ellas haber puesto a todos los pibes en el partido de Córdoba. “Puedo entender que no sepas gestionar, pero creí que de fútbol sabías –arranqué–. Esto es un fracaso total, lograste lo imposible, la vergüenza más grande para River, y sabé que en la próxima elección te voy a enfrentar. No sé si como candidato o qué, pero voy a querer que te vayas lo más rápido posible. Si querés contar conmigo, siempre estaré a disposición de River, pero para algo coherente”. No nos vimos más.

44 Para sintetizar, ¿cuánto cree que tuvo que ver esa bravuconada de Passarella con Grondona para que River descendiera? Todo suma.

45 En una lista de 100 responsables del descenso de River, ¿a quién pone en los primeros 5 lugares? Primero, Passarella. Sin dudas. Un damnificado al que quise mucho como hincha fue Jota Jota; Passarella lo llevó a equivocarse. Jota Jota dijo que era un soldado de Passarella. Yo no le aceptaría jamás a nadie que dijera que es un soldado de D`Onofrio. ¡Soldados de River! Primer lugar, entonces, Passarella. Y agrego a quienes lo secundaron en la Comisión Directiva que no tuvieron el coraje de decirle: “Nos estamos suicidando, poniendo una mancha de por vida a los hinchas de River”.

''Gallardo va a superar a Bianchi''
CON SU MUJER y una de sus hijas en el Monumental, su segunda casa.

46 ¿Hay algún boquense en su familia? Tengo tres hijos y cuatro nietos todos de River, todos socios. Una de mis hijas vive en Italia, está casada con un italiano, y los hijos son del Inter allá y de River acá. Después, mi hermano es de River, mi mujer también, mi cuñada lo mismo y apenas un cuñado, el hermano de mi mujer, que es de Boca. Victoria apabullante.

47 ¿Son fanas en su familia? Son muy fanas, me acompañaron en todo este proyecto, porque mis hijos vivieron toda la década del 90 y querían que River volviera a eso.

48 ¿Quién fue el mejor presidente en la historia de River? Liberti. Tener la visión de que en unos terrenos inundables se pudiera armar este club fue genial. Realmente visionario. Sus pares de Comisión Directiva le discutían y Liberti se empacó. “Si el club no compra estos terrenos, los compro para mí”, les dijo. Cuando los dirigentes visitantes vienen a cenar al museo, todos, hasta los rivales más eternos, eh, no pueden creer lo que ven: River es el más grande, pero el más grande en serio, porque en fútbol podemos discutir si ganaste más campeonatos o más Copas, pero a nivel club con fútbol, es incomparable.

49 ¿Le pidió consejos a algún ex presidente? Escucho a Davicce, que fue el primero en darme un lugar en su lista, también a Hugo Santilli, a Pintado… Los invito a la cancha, a veces se sientan a mi lado y charlamos de fútbol y del club, la experiencia es muy valiosa.

50 Usted sabía del estado calamitoso del club antes de asumir, ¿qué lo sorprendió? Primero, que la deuda en la calle fuera mucho más grande de la que nos habían informado. En los últimos 40 días de Passarella, se libraron cheques por más de 100 millones. Asumimos un martes al mediodía, tuve que saludar a mi mujer y salir corriendo a las oficinas para levantar 5 millones. Y a medida que pasaron los días, me sorprendió el abandono del club.

51 ¿Un ejemplo? Al frente de fútbol interno puse a Mario Argenta, un tipo bárbaro que dirige al equipo de veteranos. Fue a la oficina, abrió el armario y se encontró con las pelotas pinchadas y las pecheras cortadas. Eso es maldad, no querían a River. Después, como marca, River no tenía nada de nada. Encontramos un club golpeado, volteado, con la gente desanimada, sin crédito. ¡River descontaba los cheques en cuevas al 100%!

52 ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de su función? Lo que más me gusta es esa varita mágica para poder ser solidario. No me gusta la política interna del club: hablar mal de Fulano para ocupar su lugar. Política es solucionar los ingresos de los hinchas, es denunciar a quien se roba algo del club. La gente te acompaña cuando vos hacés gestión, cuando ven que sos transparente y honesto.

53 ¿Se hace mala sangre cuando tiene que pagar dos veces 1 millón de pesos por el operativo policial por un partido suspendido por lluvia? Por supuesto. Todos los días sufro a River, lo vivo como si fuera propio…

''Gallardo va a superar a Bianchi''
LISTO PARA CASARSE con Patricia, también otra fanática hincha de River.

54 Se lo ve imperturbable, ¿se pone nervioso en algún momento? Pará, pará, las angustias están, lo que uno debe tener es el equilibrio y el pensamiento siempre en el objetivo, que es sacar a River de donde está, para que vuelva a ser el mejor club de la Argentina.

55 ¿Imaginaba que podía ser campeón en el primer torneo? Fantasear con ser campeón, sí. Cuando fui a Tandil, en la pretemporada, percibí la unión, y en mi vida empresarial aprendí que cuando tenés un equipo consustanciado, el éxito está cerca. Un equipo de fútbol es el reflejo de lo de arriba: socios, hinchas, directivos. Por eso, desde el primer día les abrí la puerta a los ídolos, convoqué a Caselli y pedí terminar con la política interna. Detesto a los que la hacen, les pido que no me hagan perder el tiempo en estupideces. Trabajemos donde hay que trabajar es mi abc. Después llegó la Sudamericana: a veces me pellizco a ver si estoy soñando o despierto.

56 ¿Cómo calificaría su relación con Ramón Díaz: excelente, muy buena, buena, fría, mala? Muy buena, con las diferencias de caracteres y de visión en algunos temas. Eso sí: siempre pensé que él me dijo a mí menos de lo que yo le dije a él. Soy más frontal quizás.

57 ¿Discutió feo alguna vez con él? Feo no, tuvimos algún contrapunto después de perder con Colón, cuando opiné de fútbol, y tal vez me equivoqué, porque me salió un poco el hincha. Y cuando él le agradeció a la barra, porque ese día nosotros habíamos puesto a la barra en el derecho de admisión y me pareció que si le salió espontáneamente, se había equivocado, y si lo había hecho intencionadamente, era una pifia grave.

58 ¿Es verdad que Ramón no lo dejó hablar en la fiesta por el título? Es mentira. Ganamos el campeonato y en 48 horas armamos una fiesta extraordinaria gracias a la gente que me rodea. Nunca pensé en quién hablaba o dejaba de hablar.

59 ¿Cuándo cree que Ramón tomó la decisión de irse? No lo sé, algún día lo charlaré con él. Para mí fue una sorpresa total.

60 ¿Tuvo unos minutos la sensación de vacío, de miedo? No. Y no porque me considere un valiente ni nada. Creo que en la vida las cosas no ocurren por casualidad. Ramón tomó la decisión y en ese momento pensé: “Bueno, ahora hay que afrontar esto”.

61 Tampoco se inmoló por convencerlo… Le pregunté si estaba decidido y me contestó que sí. Listo. Los hombres tienen sus decisiones personales. Cuando vino a ver el clásico nos pegamos un abrazo enorme con él y con el hijo. Fue un caballero: eligió el perfil bajo para volver, no quiso entrar en rol protagónico. Y Emiliano me parece un chico bárbaro. Con él sí tenía una relación más directa que con Ramón.

62 En el último tiempo se lo vio a Macri haciendo campaña con Ramón y con Julio Cruz, ¿se está haciendo de River? No, Macri sigue siendo un bostero insoportable que se está dando cuenta de que tiene que dejar de ser tan bostero, porque si no, la gente de River no lo va a votar.

63 ¿Qué argumentos les dio Enzo para traer a Gallardo? Que lo conocía bien, que había estado viajando por Europa para conocer modos de entrenamiento, y, sobre todo, que tenía que ver con la concepción de nuestro proyecto, con las inferiores, con una manera de jugar. Además, pregunté en Nacional y me hablaron muy bien de Gallardo como persona. Y una de las cosas más importantes que prioricé cuando tuve que salir a buscar un entrenador es que fuera buena persona. Y que sepa de fútbol, claro. Gallardo reunía esas condiciones.

64 ¿Que Enzo volviera a River es otro de sus éxitos? Todos los presidentes anteriores lo buscaron, pero él no aceptó… Enzo tenía una deuda con su familia, con sus amigos y con él mismo, siempre quiso hacer algo por River, y habrá visto que éramos serios, yo creo que lo somos. También me dijo: “Si algún día veo algo distinto, me voy a ir”. Con Enzo nos hicimos amigos hace tiempo, jugamos al golf, salimos a comer. Confío mucho en su criterio. Enzo es un caballero, honesto, serio y no cobra un peso en River.

65 ¿¡No cobra un peso!? Al principio fue un pedido que les hicimos a todos: si nos daban una mano hasta junio, porque no había un peso. Y en junio, Enzo me dijo que prefería seguir así, aunque le insistí varias veces para que cobrara. Y eso que nunca quiso ser dirigente. Antes de las elecciones le pregunté si quería ser presidente, porque en ese caso yo me corría. Me dijo que no quería meterse en la política.

66 ¿Qué fue lo que más le sorprendió de Gallardo en la primera reunión que tuvo con él? La convicción que mostraba. Nos habló de todo lo que luego veríamos: que el equipo se iba a parar en la mitad de la cancha, que iba a tener actitud ganadora, que recuperaría el estilo de River, pero prudente, sin soberbia. Y que había que trabajar con los chicos, eso lo tenía muy claro. Me sorprendió que conociera tanto del club, se ve que al llevarlo a su hijo todos los días, conocía bien lo que pasaba. En esa primera charla lo noté 100% identificado con River. Como si fuera su casa, sin verso.

67 ¿Habla seguido con él? Casi todos los sábados voy a la concentración y ceno con ellos. Cuando puedo, tengo mis charlas informales con Marcelo, ya ahora, a fin de año, serán más formales para definir muchas cosas, en eso nos ayuda Enzo, que es el nexo, así no estoy molestando tanto y él, de alguna manera, va transmitiendo sus ideas.

68 ¿Pero mete algún bocadillo de fútbol con Gallardo? Claro. Tanto a Ramón como a él les digo: “Déjenme hablar como hincha, no me escuchen como presidente. Son muchas cosas duras que me toca hacer en River, dénme ese gusto al menos”. Y entonces les pregunto por qué hicieron tal o cual cambio, por qué no metieron a tal jugador. Es un pequeño privilegio que me puedo dar (risas).

''Gallardo va a superar a Bianchi''
CON SU HERMANO Y SU HIJO VARON, alentando a la Argentina en Francia 98.

69 ¿Usted sabe de fútbol? Vi tanto que algo debo saber, pero no para dar indicaciones. Lo que tengo muy claro es que ningún técnico me va a hacer comprar jamás 9 jugadores. En River hay que comprar 1 o 2 jugadores de jerarquía, de esos que se ponen la camiseta y juegan. O algún chico para que termine su recorrido en las inferiores.

70 Usted declaró que le gustaría tener a Gallardo hasta el fin de su mandato, ¿ya se lo dijo? Sí, ya se lo dije, ya lo sabe. Hace unas semanas me preguntó cómo estaba yo, y le contesté que muy feliz, que es un esfuerzo grande el que hago, no un sacrificio, eh, pero muy feliz. Le pregunté cómo estaba él y me dijo: “Yo estoy superfeliz, donde quería estar”.

71 ¿Lo ve para quedarse hasta el final de su mandato? Estamos todos viviendo un romance: directivos, hinchada, técnicos, jugadores. Estamos todos tan felices que nadie se puede imaginar un escenario distinto al actual.

72 ¿Gallardo puede ser a River lo que fue Bianchi a Boca como DT, un antes y un después? Creo que Gallardo será a River más de lo que Bianchi fue a Boca. Ojalá consiga lo que logró Bianchi en resultados, que fue impresionante, pero sí noto la cultura deportiva que le está dejando a River en este corto tiempo, el hecho de jugar de una determinada manera, que el cuatro de la Quinta suba a la Reserva y sepa qué tiene que hacer, porque todas las divisiones juegan igual. Gallardo le está devolviendo la identidad a River. Hoy ves que la gente de River camina orgullosa con su camiseta y su escudo diciendo “aquí estoy” (levanta la voz). Lo fue siempre, pero ahora más…

73 ¿No se le fue la mano cuando dijo que este era el mejor River que vio en su vida? Dije que era el mejor como equipo, como expresión colectiva. Vi muchos equipos extraordinarios de River, pero con grandes individualidades, y quise marcar la diferencia: este es un equipo que potenció a los jugadores. Y le falta hacer su recorrido, hay que ver cuánto tiempo dura, cómo se desarrolla.

74 ¿Qué siente cuando corean su nombre al entrar a un estadio? Es raro, una cosa tremenda (risas). Son gestos de cariño y afecto que me sorprenden. También me resulta muy gratificante caminar por el anillo del Monumental y que la gente me diga “gracias”. Sólo eso. Otros tiran la bronca también. Siempre que sea con educación, está bien.

75 ¿Por qué cosas le tiran la bronca? Alguno que practica un deporte y le falta algo. A mí me gusta caminar y escuchar a la gente, en general lo hago con uno o dos colaboradores y les pido que tomen nota de esos reclamos.

76 ¿Qué es lo mejor que hicieron hasta ahora? Creo que lo mejor que hicimos fue movilizar a los dirigentes, generarles una actitud para el cambio. Un poco lo que logró Gallardo con los jugadores nosotros lo logramos con los dirigentes. No hablo sólo de la Comisión Directiva sino de los más de 200 socios que nos acompañan en otras funciones y se comprometieron. Ahora estoy charlando tranquilo con vos hace dos horas porque sé que en River están haciendo las cosas como corresponde. Que el club funciona. Hay un equipo que está convencido del proyecto, y no sólo de lo deportivo. Escucho decir “se ve un cambio, se nota la transparencia”, y eso a todos nos hace feliz.

77 ¿La interna en la barra es el grano de su gestión? No, no, con el tema de la barra no es que nos equivocamos, lo estamos manejando bastante bien porque no somos cómplices. Le he brindado todo mi tiempo, he hablado con el jefe de la Ciudad, con el jefe de Gabinete Nacional, con el gobernador, con todo el mundo. Ese es un tema que lo debe solucionar el fútbol argentino, el estado y la justicia y que llevaré a la mesa de la AFA.

78 ¿No retener a Chichizola lo considera un error de su gestión? A Chichizola no pudimos retenerlo porque la anterior gestión no le había renovado el contrato y, accidentalmente, le tocó jugar y atajar muy bien. Si no le pasaba eso, nadie se lo hubiera llevado. Me dolió porque es un chico bárbaro y estaba en todo su derecho, pero te da bronca porque vos decís: “Es mucho el tiempo y el dinero invertido en él para que después River no se lleve ni una caja de caramelos”.

''Gallardo va a superar a Bianchi''
CON DOS GLORIAS millonarias: Amadeo Carrizo y el Beto Alonso.

79 ¿Lo reta a Alonso cada vez que sale con alguna declaración fuerte? Yo no reto a nadie. Cuando el Beto dijo que Ramón dependía de los resultados, le contesté por televisión: declaré que esa decisión no le correspondía y que no era lo que sentíamos nosotros. Cuando hace poco dijo que Gallardo trabajaba más que Ramón le pedí a Patanian, que es más amigo de él, que lo charle y lo contenga. Complicarse en un momento en que estamos demasiado bien no tiene sentido.

80 ¿Cómo hará para mantener este plantel de cara a la Libertadores? La idea es mantener todo el plantel, por algo venimos renovando los contratos para que terminen algunos en diciembre del 2015 o del 2016. Nuestra idea es que no se vaya nadie, al menos hasta después de la Libertadores.

81 ¿Le va a costar retener a Teo? Nos va a costar retener a todos, como te decía, aunque nuestra intención es que se queden. Mirá lo que pasó con Lanzini: cuando a un jugador le hacen una oferta millonaria con la que se salvan él, los hijos y los nietos, es imposible competir y retenerlo.

82 Si no vende a nadie, ¿cuántos refuerzos vendrán? Me tengo que sentar con Gallardo y con Francescoli. Quiero que la Libertadores la afrontemos bien. Dentro de las posibilidades que tiene River, lógicamente…

83 De 1 a 100, ¿qué probabilidad hay de que Lucho González juegue la próxima Libertadores en River? Comunicación con Lucho González no tengo, el que habló fue Gallardo. No puedo ilusionar al hincha porque tiene contrato hasta junio en Qatar, va a depender mucho de lo que quiera hacer él.

84 La misma pregunta por Pablo Aimar… Tiene ganas, pero habrá que ver si está físicamente entero para jugar como él pretende y no para hacer pases para los costados, como declaró. Hará la pretemporada. Soy optimista.

85 En esa misma escala de porcentajes, ¿qué chances hay de que Passarella vaya preso? Ahhh, no tengo la menor idea, eso lo decidirá la justicia. Siempre dije que no habría impunidad en el club, me hubiera encantado no haber encontrado nada, porque es un ídolo de River, pero encontramos elementos que no nos gustaron y los entregamos a la justicia. Tenemos todo denunciado, y no sólo eso: la asamblea del club, por unanimidad, nombró a River como querellante.

86 ¿No le dolió que Trezeguet se fuera de River por la puerta de atrás? No se fue por la puerta de atrás. Trezeguet dejó de ser jugador de River por una decisión del entrenador, que habló con él y le explicó. No se pudo despedir del público, pero sigue unido a River. A tal punto es un señor, que la deuda que teníamos con él la puso en el fideicomiso. “Páguenme, pero pongan la plata en el fideicomiso porque quiero apoyar a River”, nos dijo. Se fue a la India, pero ya hablamos para hacer cosas en conjunto con su fundación: queremos que ayude a River en el ámbito internacional.

87 ¿La ampliación del Monumental es una utopía? No es una utopía, es un proyecto que elaboramos y estamos estudiando con economistas. No nos vamos a largar a hacer nada si no tenemos hasta el último centavo cubierto. El proyecto puede empezar en 6 meses como no empezar nunca, veremos…

88 ¿Hay chances de que vuelvan los hinchas visitantes el año que viene? Si no llega el AFA Plus, me parece difícil. Si sacaron a los visitantes fue por un motivo, y para que vuelvan tiene que haber cambiado algo y, sinceramente, no encuentro que haya cambiado nada.

89 ¿A Grondona lo vio mal en el Mundial? No. Julio nos invitó a River y a Boca al Congreso de la FIFA, antes de que empezara el Mundial, y aprendí mucho. Ahí me di cuenta de la importancia brutal que tenía Grondona en el mundo y de la geopolítica que existe en el fútbol. La FIFA tiene más de 200 países asociados, más que la ONU, incluso, y cada voto vale uno, ahí no importa si ganaste 2 mundiales. Sudamérica es muy pequeña, entonces tenemos que trabajar mucho en la unión con la CONCACAF, con Africa, con Asia.

90 ¿Le interesa ser presidente de la AFA en un futuro? En este momento lo que tenemos que hacer todos es trabajar, lo mismo que en River, conformar un equipo que trate de adecuar al fútbol argentino a lo que haga falta.

91 ¿River y Boca están vedados para la presidencia? Así escucho el foclore de afuera, pero no tengo idea.

¡VENGA ESE ABRAZO! El presidente felicita a Mercado, autor del primer gol en la final de la Sudamericana, el segundo título de su mandato.''Gallardo va a superar a Bianchi''

92 D`Onofrio aparenta ser muy tranquilo pero suele pegar un par de gritos cada tanto. ¿Verdadero o falso? Que soy calentón, soy calentón en serio… Soy de marcar mucho la cancha, eh, porque una cosa es que tenga un carácter tranquilo, pero soy tano. Me enojo, lo que me molesta lo digo en la cara, soy frontal.

93 Se suele decir que haciendo un gobierno correcto, en River uno se queda 8 años (dos períodos), ¿es posible que a usted no le interese? Yo hoy trabajo para los próximos 3 años que me quedan. Ese es mi objetivo. Y lo digo en serio. No sé qué va a ocurrir en 3 años: si tendré ganas, si estaré cansado… Hoy no trabajo para que dentro de 3 años me reelijan, si no, para que dentro de 3 años pueda decir: tarea cumplida, hice lo que tenía que hacer y River está encaminado.

94 ¿Se siente el peso de ser presidente a pesar de que le ha ido muy bien hasta ahora? Sin dudas se siente, la responsabilidad es enorme. El otro día fui a la audiencia pública en la Legislatura por la calle Saenz Valiente, escuché a más de 100 socios y ciudadanos lo que sentían por River, desde padres con hijos con capacidades diferenciadas que van a la pileta de River hasta hinchas, son cosas que te emocionan. Lo mismo cuando uno va al interior. Por supuesto que ganando, la gente está más feliz, pero ha estado cuando nos fuimos a la B, el sentimiento que hay por River es tremendo.

95 ¿En qué afectó su calidad de vida ser presidente? Duermo un par de horas menos, antes me acostaba más temprano, me acostaba más tranquilo, no me despertaba de noche pensando en River. Incorporé dos elementos a mi mesita de luz: lápiz y papel para anotar las cosas que me surgen en el momento, si me despierto de madrugada.

96 Está hecho un Bilardo cualquiera… Es que si me despierto porque me acordé algo y no lo anoto, a la mañana siguiente no me acuerdo. Y si no lo anoto, también pasa que me quedo pensando toda la noche “no me tengo que olvidar, no me tengo que olvidar”, y nunca me duermo. Igual, como te decía antes: ser presidente me ha dado una energía impresionante.

97 ¿Se enojó con la actitud de D`Alessandro de decir que quiere jugar en River pero luego renovó en Brasil? Para nada, respeto absolutamente al profesional. La vida de un deportista es corta y tiene que aprovecharla. Me enojo con los hinchas cuando dicen “es un pesetero”. No. Yo nunca hubiera sido presidente de River a los 40 años, porque tenía que trabajar, desarrollarme, tenía una familia, lo hice en el momento en que podía. A D`Alessandro le está yendo muy bien en Brasil, lo admiro, sé que quiere mucho a River y respeto su decisión.

98 ¿Qué jugador sueña traer como presidente algún día? Y… un sueño es Messi, volver a tener a Higuain, o a Falcao, que es una debilidad grande que siempre tuve, pero un sueño más cercano que espero que se cumpla en mi mandato es que Saviola se ponga otra vez la camiseta de River.

99 Si pudiera pedir tres deseos de acá al final de su mandato… A nivel deportivo, ganar la Libertadores y el Mundial de Clubes. El segundo deseo es lograr que toda esta filosofía del River que juega al fútbol que pretendemos, se mantenga y que los chicos de las inferiores lo tengan totalmente asumido. Y que por ese motivo, salgan tantos buenos jugadores del semillero que River no tenga necesidad de comprar, que sean todos del club. Y el tercero es que River tenga instalaciones y presencia a nivel internacional, que seamos pioneros, recuperar ese liderazgo en el mundo para que River vuelva a ser River, nuestra frase de cabecera

100 “D`Onofrio tiene culo”. ¿Escuchó la frase? Sí, la escuché. No sé si tengo culo, creo que en la vida hay que tener un poco de suerte para acompañar lo que se hace… Creo que está repartido entre el que pueda tener yo, Francescoli, Patanian, Brito y Ballota con los números, Funes Mori con los goles, qué sé yo, es un culo repartido (risas), pero al culo hay que acompañarlo con trabajo. Sin dudas necesitás un 20 o 30% de culo para llegar a los objetivos y un 70% de trabajo. Si lo que logramos es por un 70% de culo, dura nada… hasta que se vaya el culo.

No comments yet.

Leave a Comment