Facebook Twitter RSS Reset

Gabriela Mistral, lesbiana (machorra/chonga/marimacho)

Gabriela Mistral, lesbiana (machorra/chonga/marimacho)

La mejor salida del sartén que conocemos es, por lejos, la salida post mortem de Gabriela Mistral. Gabriela, lesbiana camiona (machorra/chonga/marimacho), poeta, ensayista, premio Nobel de Literatura.

Muchas menosprecian su lesbiandad diciendo que no se reconoció en su tiempo. Vamos, eran los años cuarenta y mientras otras de desvivían demostrando heterosexualidad, ella se mantuvo fiel a su estilo camión de abrigo largo y zapato bajo, llevaba elegante canas y pelo corto bordeando sus rasgos de mujer indígena, fumaba puros y pipa, vivió con muchas de sus amantes y hasta crió un niño con una, inscribiéndolo como hijo de ambas, cosa que ya se quisieran las madres lesbianas de ahora. Soltera y tortillera.

Gabriela Mistral, lesbiana (machorra/chonga/marimacho)

Su metro ochenta de estatura eclipsaba otras presencias. Se le notaba lo torta. Se le notaba pero nunca lo dijo. Se le notaba tanto que habría sido comidillo de un programa de farándula, pero no lo dijo. Y como no lo dijo, el machista mundo intelectual latinoamericano, después de ignorarla por años, se rindió a sus pies, incluido el falocéntrico grupúsculo de literatos chilenos. Además de darle el premio nacional de literatura, la hicieron heroína y nombraron madre del país. Instalaron su lesbiano rostro en el billete de 5 mil pesos, pintaron su tortillero caminar en las faldas del cerro Santa Lucía, la hicieron estudio obligado en las escuelas, y le pusieron su nombre a cuanta sala, museo y universidad montaron para seguir profitando de su genio.

Gabriela Mistral, lesbiana (machorra/chonga/marimacho)

Y cuando ya estaba así, instalada en la masculina y eurocéntrica institucionalidad chilena, cuando era tema obligado de coloquios y seminarios, entonces ven la luz sus apasionadas cartas a Doris Dana, donde confirma, con la prosa sensual y enérgica que la caracterizó, lo que siempre fue un secreto a voces: Gabriela era lesbiana, escribió como lesbiana, vivió como lesbiana. En Chile, una lesbiana fue la primera Premio Nobel del país, una lesbiana adorna el billete de 5 mil pesos, una lesbiana duerme a los pies del cerro Santa Lucía y levanta su lesbiana mirada en cada estatua, en cada homenaje, en cada museo que expone sus cartas y diarios y se ríe desafiante cuando algunos intelectuales hombres, heridos en su masculinidad, todavía intentan negar lo innegable.


Gabriela Mistral, lesbiana (machorra/chonga/marimacho)

No comments yet.

Leave a Comment