Facebook Twitter RSS Reset

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luegoFui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego
Recientemente fui víctima de un asalto en la vía publica por parte de dos jóvenes, que además me agredieron injustificadamente ya que les dí todo lo que me exigieron, pero el motivo de este post no es el de relatar el desgraciado hecho sucedido, uno mas entre los cientos que ocurren a diario en este tiempo de inseguridad y desamparo total en que nos encontramos, sino contarte lo que sucedió luego, lo que me pareció mas aterrador que la experiencia de ser victima de un hecho de violencia he inseguridad.


Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

Varias personas a las que les relaté el hecho, me dijeron lisa y llanamente de que la culpa era mía por transitar “bien vestido” y con un celular a la vista, que la agresión se debía al hecho de no entregar rápidamente lo que me exigían.





A lo que agrego la siguiente reflexión: Estamos todos locos! la culpa ahora la tiene la victima y no del delincuente que te asalta, te quita lo que llevás y encima te agrede?

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

Estamos en tiempos (y especialmente en un país) donde todo se tergiversa, o los hechos se invierten de tal manera de que la victima termina siendo el culpable.

Mas allá de lo que me ocurrió, pienso en casos muchísimo mas graves, pienso en las mujeres que han sido abusadas y que luego, también sutilmente, se les desliza la idea de que en realidad son las culpables de dicho acto aberrante por, por ejemplo, llevar la pollera mas corta de lo debido, o los pantalones excesivamente ajustados o por tener cierto aire o comportamiento liberal.




Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

Es terriblemente trágico que además de cargar con algo tan tremendo como es el hecho de ser víctima de un delito sexual (comparable según los entendidos a las torturas padecidas en los campos de concentración) deba agregarsele otra carga mas, la de la supuesta culpabilidad de la victima.

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

La teoría de la traslación de la culpa

Impulsada en los últimos años por psicólogos, terapeutas, consejeros y demás, consiste en que básicamente la responsabilidad de nuestros malos actos es de otro, la intención de éstos profesionales es hacer que el paciente no sienta culpa, pero esta negación de la responsabilidad, está creando comportamientos y conciencias cauterizadas que razonan lo siguiente “la culpa de lo que le hago la tiene el (la pobre victima) u otro por tal o cual motivo” Así que bajo este manto de indulgencia y justificación cometen toda clase de desmanes, delitos y demás. Resultado; una sociedad enferma llena de personas, generalmente muy jóvenes, que justifican su accionar bajo el paraguas de “soy así porque cuando era chico me pasó tal cosa o porque la persona a la que se lo hice se lo merecía, o el tiene demasiado y yo nada”, etc. etc. El peór: “Esa mujer se merecía que la violara, no ven como se viste, como habla y se ríe con los hombres, como se mueve provocativamente cuando pasa…” o similares.





Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego



Hace algún tiempo me tocó viajar en un tren cuyo recorrido estaba próximo a una popular cancha de fútbol, cientos de hinchas de ese equipo, abordaron la formación, lamentablemente en el tren viajaba alguien con la camiseta del equipo rival. Este pobre muchacho no se podía escapar de manera alguna. Puertas y ventanas cerradas herméticamente convierten a los modernos trenes en una trampa mortal en cualquier circunstancia extrema. Por supuesto, nadie intervino.

El joven fue arrojado al suelo, golpeado y pateado en todo su cuerpo, especialmente en la cabeza, escupido, insultado, etc. Uno de los agresores, el mas violento, argumentaba lo siguiente: – Mirá lo que me hacés hacer, sos un H… ¿por qué nos provocás así? ¿por que te tengo que pegar? y ahora mirá lo que pasa por tu culpa, y continuaba pegándole cada vez mas fuerte, mientras los demás hinchas se dedicaron a recorrer impunemente el tren en busca de otras personas que tuvieran una vestimenta similar a la del equipo rival para así poder agredirlo a gusto (pero claro, no era su culpa…)





Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

En un reportaje televisivo el padre de un ladrón justificaba así el accionar delictivo de su hijo: -Tuvo que robar porque no podía reunir los ladrillos necesarios para terminar de construir su casa.

Todo está justificado, la responsabilidad siempre es de otro, el marido engaña a su mujer por culpa de ella, porque no lo comprende o no lo complace, etc. La mujer engaña al marido por culpa de el, porque no la entiende, porque no está con ella el tiempo suficiente, etc.

Siempre la culpa es de otro, si es la víctima mejor aún.

Esta, nuestra sociedad, se acerca lentamente a un colapso, no económico como se piensa, sino de nuestro interior, nuestro corazón se ha corrompido, nuestra alma está muriendo estando nosotros sobre nuestros pies; es inminente. Y lo peor de todo, nadie parece advertirlo.





La violencia constante a la que somos sometidos desde niños, por los medios de comunicación, el “sano entretenimiento”, películas, videojuegos, etc. van calando hondo en nuestra formación y posterior comportamiento.





Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

A todo esto le sumamos un país donde los jóvenes no tienen proyectos, ni esperanza de cambio o progreso, sin metas, sin un futuro, sin un mañana, en realidad nada por que vivir. ¿Saben algo? Estamos perdidos! Si no actuamos rápido pronto nos veremos en serios problemas.





Debemos cesar urgentemente la violencia en todo sentido, darle buenos ejemplos a los niños y jóvenes, brindarles educación, fe, un propósito altruista en la vida, un mañana, una esperanza de algo mejor.





Cada uno es responsable de sus propios actos, si alguien te dice lo contrario te está mintiendo, si robás, matás, violás, o ejercés violencia vos sos el único culpable, no pretendas justificarte, no culpes a otros, tenés libre albedrío, vos sos el que decidís que camino tomar.

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego

Te propongo algo, todo un desafío, tratemos de ser cada día un poquito mejores, como para llevarle la contra a la mayoría, ¿Por qué ser como todos? Tratemos de pulirnos, de aprender cosas buenas, de seleccionar las amistades, de ir dejando los vicios. ¿No te gustaría formar parte de algo mas grande he importante? Tratemos de hacer buenas obras de pensar, expresarnos y sentir mejor, tratemos de tener respeto y amor hacia todos, trabajemos para no pasar necesidades, ayudemos a los que lo necesitan, porque sabés, si hay un futuro mejor para vos y para todos, si es posible, hay un mañana, no te rindas, el amor es posible.





Y a vos que fuiste victima de abuso, robo , violencia, etc. tenés que saber algo no sos culpable de lo que te pasó, no te dejes convencer, no te dejes engañar.





Hay un nuevo día adelante, pero no lo alcanzaremos si no nos esforzamos por llegar a el.

Fui asaltado y golpeado, te cuento lo que ocurrió luego






El texto del Post es 100% de mi autoría

GauchoViejo – Hacia un nuevo horizonte

No comments yet.

Leave a Comment