Facebook Twitter RSS Reset

Freír con aceite provoca parkinson, alzheimer y cáncer

Una de las confirmaciones de la ciencia del último año que más polémica trajo. Enfermedades neurodegenerativas están asociadas a la alimentación con frituras. Mirá por qué.

A la polémica por el consumo de carne asociado a enfermedades cancerígenes se suma un descubrimiento que ha sido confirmado por científicos del País Vasco. Según el estudio realizado por investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), el aceite recalentado (cuando se calienta a temperatura de fritura) especialmente el de girasol, podría causar enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer, y enfermedades como el cáncer.

Freír con aceite provoca parkinson, alzheimer y cáncer

El estudio fue publicado en la revista Food Chemistry en el cual se procedió a calentar a 190 grados en una freidora tres tipos de aceites: girasol, oliva y lino en periodos de 8 horas diarias en los aceites de girasol y oliva, y 20 horas en el caso del aceite de lino, hasta hacer un total de 40 horas.

Se observó que al recalentarlos, las cadenas de triglicéridos de los aceites se rompían y generaban determinadas moléculas de aldehídos tóxicos, los cuales en algunos estudios se les relacionan e implican en enfermedades neurodegenerativas y algunos tipos de cáncer.

Según la profesora María Dolores Guillén del Departamento de Farmacia y Tecnología de los Alimentos de la UPV, se ha demostrado en otras investigaciones que el aceite a temperatura de fritura emite aldehídos que contaminan la atmósfera y que se pueden inhalar, es por ello que surgió la propuesta de investigar si estos compuestos podían estar todavía presentes en el aceite después de calentarlo, donde en esta investigación se ha demostrado que sí que están.

Lee más lince! Por qué dicen que comer carne provoca cáncer

Explicación técnica

Según han explicado las autoras del estudio a la agencia SINC, el trabajo confirma la presencia simultánea en el aceite de fritura de varios aldehídos tóxicos del grupo de los oxigenados e insaturados. Además, dos de ellos se describen por primera vez en alimentos (4-oxo-Freír con aceite provoca parkinson, alzheimer y cáncer-2-decenal y 4-oxo-Freír con aceite provoca parkinson, alzheimer y cáncer-2-undecenal). Hasta ahora estas sustancias solo se habían citado en estudios biomédicos, donde se relaciona su existencia en el organismo con diversos tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer y el párkinson.

Los aldehídos tóxicos se generan como consecuencia de la degradación de los ácidos grasos del aceite y, aunque algunos son volátiles, otros permanecen en él después de la fritura. De esta forma, si se reutiliza el aceite, se pueden incorporar a los alimentos cocinados. Como son compuestos muy reactivos pueden reaccionar con proteínas, hormonas y enzimas del organismo e impedir su buen funcionamiento.

El experimento, que publica la revista Food Chemistry, ha consistido en calentar a 190 ºC en una freidora industrial tres tipos de aceite: de oliva, girasol y lino. La operación se realizó durante 40 horas (8 horas al día) en los dos primeros y en 20 horas para el caso del aceite lino. Este último no se usa habitualmente para cocinar en occidente, pero se ha seleccionado por su alto contenido en grupos omega 3. Los resultados revelan que los aceites de girasol y lino -especialmente el primero-, son los que generan más cantidad de aldehídos tóxicos y en menos tiempo. Por el contrario, el aceite de oliva, que presenta mayor concentración de ácidos monoinsaturados (como el oleico), genera menos y más tarde estos compuestos nocivos.

Fuentes: SINC / Food Chemistry/ Mundo Asistencial

No comments yet.

Leave a Comment