Facebook Twitter RSS Reset

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Por Jime Sánchez

Las piernas pedalean solas. Es la primera vez que siento que ellas tienen su propia autonomía independientemente de lo que yo quiera hacer. No hay cansancio, el cuerpo no pesa, todo está en perfecta armonía. La ruta, la bici y yo somos uno.

No nos preocupa si hoy terminamos durmiendo en una estancia o al costado de la ruta, tampoco importa si pasamos dos o tres días sobre ruedas. Hay algo, no sabemos qué, que nos invita a avanzar.

Después de unos cuantos días en El Calafate, volvemos a empalmar con nuestra querida 40 y coincidimos que es la ruta argentina con las mejores curvas que vimos en nuestra vida.

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Sumamos una noche más en otro puesto de vialidad

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Y otra noche más al costado de la ruta

Pedaleamos hacia El Chaltén, la población más joven de nuestro país que se encuentra en el límite norte del Parque Nacional Los Glaciares. Para llegar a esta villa turística, hay que dejar atrás la mítica ruta y doblar en dirección a la Cordillera de los Andes, tomando la Ruta Provincial N°23.

Siendo las 19:40 y después de varios kilómetros recorridos, vemos un lugar detrás de una loma. Armamos la carpa, cocinamos arroz con verduras y dos horas después, nos vamos a dormir. Al día siguiente vuelvo a sentir una energía especial: el pie no quiere despegarse del pedal ni la mano del manubrio. ¿Qué es lo que pasa en este camino que son tantas las ganas de llegar?. Como el efecto magnético de dos polos que se atraen, descubrimos que en El Chaltén hay un imán natural para ciclistas, escaladores, caminantes y viajeros: el imponente cerro Fitz Roy. Ese algo que el primer día nos invitaba a avanzar, esa sensación que sentimos el segundo día de querer llegar al cruce de la Ruta 23 y los casi 100 kilómetros que hicimos en tan sólo 5 horas el tercer día de viaje, tienen nombre y apellido

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

En 1877 Francisco Pascasio Moreno bautizó al cerro con el nombre Fitz Roy

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

“Chaltén” es el nombre que usaban los Tehuelches para llamar al cerro y significa “montaña que humea”

La ruta (y la vida) nos sigue cruzando con viajeros y soñadores como nosotros. Ni bien pisamos esta ciudad vemos a El Forastero, la motorhome de los chicos de Por Las Rutas del Mundo, que por quinta vez consecutiva nos volvemos a encontrar. Juntos fuimos hasta el Chorrillo del Salto (una de las caminatas más cortas que se pueden hacer a tan sólo 3 kilómetros de la ciudad), también caminamos hasta la Laguna de los Tres en un recorrido que nos llevó nueve horas y vivimos la “experiencia Forastero” para llegar al lago del Desierto.

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña

No comments yet.

Leave a Comment