Facebook Twitter RSS Reset

Fantasmas… Mas mito que Realidad.

Se oyen miles de historias sobre fantasmas y algunas personas juraran que los han visto, oído, hablado con ellos y hasta tocado. Lo cierto es que los pocos estudios científicos al respecto no han podido comprobar tales cosas. Se ha descubierto que la mayoría, aunque personalmente creo que todas, las imágenes de supuestas fotos o vídeos de fantasmas están arreglados. También se ha podido documentar que la mayoría de las personas que afirman verlos, sentirlos, hablarles y demás, son personas que tienen trastornos psicoafectivos y de personalidad, tienen profundos traumas de niñez de diversa índole, son fanáticos religiosos, creen en forma ciega en eventos sobrenaturales, y algunos hasta tienen alteraciones mentales. Yo personalmente fui muy religioso en una época de mi vida (ya me cure!) y en esa época también me parecía que percibía fenómenos sobrenaturales relacionados a espíritus y fantasmas.

Ahora, SI TE PUEDO ASEGURAR QUE NUESTRO ESPÍRITU PERCIBE A OTROS ESPÍRITUS. No digo para nada que los ve, ni los oye, ni les habla ni nada similar porque estas cosas solo serian posibles si los espíritus tuvieran un cuerpo material que tuviera funciones y características materiales como masa, peso, ocupar espacio, hablar, tener una figura, etc, y un espíritu siendo un ente acorpóreo no las puede tener . Todo lo que se dice que se vio, oyó, o demás, de un espíritu, normalmente se hace en relación a la predisposición y a ideas preconcebidas por las personas, y que inconscientemente agregan a “sus percepciones” espirituales y de fantasmas. El espírítu de cada ser humano si tiene la inherente capacidad de percibir a otros, que están normalmente de este lado, el de los vivos, ya que es mucho mas difícil percibir los del otro lado, como sucede a veces recién muere un ser querido, y si te ha pasado como a mí, sabes de que hablo, que tu sientes en el ambiente la presencia de la persona fallecida a veces durante varios días. Lo que sucede es que esto se da cuando tienes casi apagados tus sentidos corporales. Como en esos momentos de duelo. Habrás notado como a veces que vamos caminando, sentimos que alguien nos ve y casi siempre así es, sentimos que alguien camina detrás así no lo escuchemos y al mirar, ahí esta, fué porque percibimos su presencia espiritual sin el uso de nuestros sentidos corporales, pero también habrás notado que cuando estas distraído te pueden hablar y no escuchas, te pueden seguir y no lo ves, y hasta te pueden tocar y no lo sientes. Y ahora si lo piensas bien, la gente siempre dice que percibe cosas así cuando esta solo, deprimido, quizás en la noche y con temores y penas, pero no así cuando esta contento, en grupo, charlando, bailando, haciendo deporte y demás. De igual forma una persona sea por religión, espiritismo y similares que se la pasa pensando en ello, si tiene una mayor percepción espiritual al estar predispuesto a ella, pero no es algo tan claro para definir ni tan manejable, y muchas veces creen que pasaron cosas sobrenaturales, a las que generalmente se les agregan “cosítas de su propia cosecha y conveniencia” para pretender que se les crea sin dudar. No lo manejas a tu antojo. Generalmente el espíritu, carente totalmente de lenguaje que los vivos podamos percibir y de toda comunicación corpórea, solo te permite percibir presencias inmateriales con lo que llamaríamos el SEXTO SENTIDO, (espiritual) sensaciones buenas o malas, agradables o desagradables, y en algunos casos, percibes sentimientos buenos o malos hacia ti, de personas vivas que están generándolos, a veces de manera simultanea a tu sentir y a veces no.

CONCLUSIÓN: Entre más te adentres en ese mundo de lo espiritual, si tendrás mas percepción de presencias de seres inmateriales, aunque lo que creas que ves y oyes y demás, lo estas agregando tu. Por eso veras que la gente que menos piensa o se interesa en ello, menos lo experimenta, como los niños y personas jóvenes y alegres.

CONCEJO: El mundo espiritual existe, pero si quieres tener una vida feliz, mejor lo dejas a una lado. No escuches ni creas en todo lo que oigas.

No comments yet.

Leave a Comment