Facebook Twitter RSS Reset

Estudiante de la UNR desarrolló una mano electrónica

Estudiante de la UNR desarrolló una mano electrónica
El trabajo se destaca entre las escasas experiencias locales de electrónica aplicada a la medicina.

Uno de los objetivos de la Universidad Pública es formar investigadores y profesionales que contribuyan a mejorar la vida de las personas y de la sociedad. Con esa finalidad, Juan Pablo Zoppi, estudiante avanzado de la carrera Ingeniería Electrónica, de la Universidad Nacional de Rosario, diseñó una prótesis de mano robótica que podría facilitar la vida cotidiana de personas que, por diversas causas, perdieron alguno de sus miembros superiores. Un interesante aporte que se destaca en el medio local donde escasean las experiencias de electrónica aplicada a la medicina.

Como parte de la materia Práctica Profesional Asistida, Juan Pablo puso en marcha una idea original, para la cual se contactó con traumatólogos y otros especialistas del tema”, el ingeniero Miguel Iwanow, titular de la cátedra, y nos invitó a conocer el desarrollo de su alumno

La prótesis diseñada “permite tomar objetos pequeños y medianos y es económica, aspecto importante para resaltar ya que en general, los dispositivos importados suelen rondar los 200 mil pesos, cifra que los vuelve inaccesibles para gran parte de la población, señala Juan Pablo, quien además tiene en desarrollo prótesis robóticas de dedos y brazos incluyendo codo.

El prototipo posee electrónica y movimiento independiente de dedos, y tiene además, micro motores y tendones, característica que redunda en mayor precisión.

Permite al usuario tomar un vaso con líquido, una botella de hasta medio litro y una cuchara, emula el movimiento de una mano real, funciona con una batería LiPo (Litio y polímero) recargable, con una autonomía de 6 horas aproximadamente, y se le pueden agregar funciones de acuerdo al uso que el destinatario quiera darle, por ejemplo, controlar la palanca de cambio del auto.

A diferencia de otros prototipos diseñados en el país, la prótesis diseñada por Juan Pablo se activa mediante las contracciones musculares de la persona. Dos electrodos capturan la señal muscular (señal eléctrica del músculo del bíceps contrayéndose, por ejemplo), luego la procesan y la amplifican unas 1000 veces. De ahí que al contraer algún músculo los dedos se cierren.