Facebook Twitter RSS Reset

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales

Éstos son realmente los 7 Pecados CapitalesGIF

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales

Sabes cuáles son realmente los 7 pecados capitales?



Quien nunca ha caído en el pecado que lance la primera piedra. Independientemente de nuestras creencias religiosas todos tenemos la noción, desde un punto de vista ético, de aquello que se considera un pecado, especialmente en el mundo del cristianismo.



Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
Para los cristianos, el acto de pecar es todo aquello que va contra los preceptos sagrados de Dios, y entre todo lo que podemos hacer mal los mortales para disgustar al creador existen siete pecados que se consideran mortales. ¿Alguna vez te preguntaste por qué?

El sitio web What Christians Want to Know pública periódicamente contenido que tiene como objetivo explicar la doctrina cristiana. Jack Wellman, uno de sus columnistas, explica algunas cuestiones sobre los pecados capitales según el Rey Salomón, échales un vistazo.

¿Por qué siete pecados capitales?

Según la sagrada Biblia, Dios creó al mundo en un lapso de seis días y se tomó el séptimo para descansar. En el calendario gregoriano, el que nos rige, la semana tiene siete días. Para los feligreses de la antigua Israel, el descanso tenía lugar el día sábado – era el séptimo día de la semana dedicado tanto al descanso como a rendir culto a la religión.

En su raíz hebrea, la palabra “siete” puede traducirse como “estar completo”, y por este motivo no es necesario agregar ni quitar nada. Es un número que se considera perfecto y final. Para los cristianos, la lógica del pecado dice que si un humano comete los siete pecados mortales enunciados por el rey Salomón termina faltándole el respeto a Dios.

1 – Un orgullo desmedido.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
Según las sagradas escrituras del cristianismo, el orgullo es un pecado que hace que los individuos vean a las otras personas con soberbia y superioridad. Además, la Biblia explica que Lucifer fue expulsado del paraíso a causa de su orgullo, lo que le valió el cambio de nombre – Lucifer significa “portador de luz”.

El orgullo que le produjo haber sido considerado como el ángel más grande del paraíso llevó a Lucifer a planear formas de tomar el lugar de Dios. Cuando se le expulsó del paraíso, pasó a ser conocido como Satán – que en hebreo significa “enemigo”. Es debido a este comportamiento de Lucifer que el mundo del cristianismo ve al orgullo como la raíz de todos los demás pecados, y por eso siempre suele aparecer en el primer lugar.

2 – Una lengua indiscreta.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
El lago de fuego de la muerte segunda, repleto de ángeles que fueron exiliados del paraíso, es el destino de aquellos que mienten, según lo explica Wellman. En este lugar se garantiza un tormento eterno y, por lógica, el orgullo es visto como el catalizador de las mentiras.

Para los cristianos, una mentira intenta ocultar determinada situación y fabricar una buena apariencia, aunque esta no sea verdadera. La mentira también se considera una forma de disculpa empleada por aquellos que no hacen las cosas bien – todo esto con la finalidad de que el mentiroso se mantenga con una apariencia positiva, incluso cuando no lo merece.

En la Biblia, la lengua se compara con una pequeña chispa, capaz de envolver en fuego a un bosque entero. Aunque sea un pequeño órgano del cuerpo humano, es capaz de detonar eventos catastróficos. “De una misma boca proceden bendición y maldición”, dice un pequeño extracto en Santiago 3:7-10

3 – Los que derraman la sangre de los inocentes.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
De la misma forma que Jesucristo, el hijo de Dios, murió siendo inocente, cualquier humano que lastime o mate a un inocente se considera un gran pecador. Wellman explica que en nuestros días hay muchas más conductas que se ajustan a este pecado capital.

Además de asesinar y herir, por ejemplo, son culpables también aquellos que promueven el uso de drogas, pues acortan el camino para que acontezca una tragedia. Y sí, el orgullo también es visto como el origen de este pecado.

4 – Los que traman planes perversos.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
Reza un dicho popular que “tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata”. Si el crimen se planeó por otra persona distinta a la que lo ejecutó, esa persona también quedará condenada. Además de los asesinatos, los crímenes en general también se consideran pecados mortales.

Aquellos que hurtan las pertenencias de las personas o planean cualquier tipo de crimen van contra los designios de Dios. Wellman ejemplifica con los casos de violación, asalto, secuestro y otras acciones que entran en la ilegalidad según la justicia del hombre.

5 – Unos pies presurosos.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
El pecado aquí consiste en mostrarse dispuesto a ayudar a alguien a hacer el mal. El razonamiento aquí es que, si una persona está dispuesta a andar en dirección al mal, también hace el mal. Además, Wellman incluye a la ambición dentro de este pecado. Ambiciosos son aquellos individuos que no titubean cuando se trata de hacer algo malo en busca de un beneficio propio. Engañan, agreden, mienten, roban y matan sin pensar en la gravedad de sus actos. Son esos individuos que sacan leña del árbol caído.

En nuestros tiempos, Wellman extrapola esas acciones a una persona que se encuentra una cartera en la calle y decide quedarse con ella, incluso teniendo la posibilidad de regresarla a su propietario. Son esas personas que tienen actitudes erradas y ni siquiera se detienen un poco a reflexionar sobre lo que hacen. Siempre optan por el camino fácil, la recompensa más grande y están convencidos de que los demás no son más que obstáculos en el camino.

6 – Un falso testimonio.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
Nuevamente volvemos a la raíz de todos nuestros problemas: el orgullo, esa motivación que impulsa a todos los que mienten sobre otras personas. Quien ofrece un falso testimonio por lo general termina enjuiciando a los demás, haciéndoles pagar por algo que no hicieron. Es el pecado de aquellos que tienen la costumbre de echar sus culpas sobre los demás con el objetivo de salir bien librados de sus problemas.

Wellman contextualiza este pecado citando los problemas que suelen aparecer en los ambientes de trabajo. Cuando algo salé mal, siempre es posible encontrar a una persona que arroja la culpa sobre otro que no se encuentra presente para defenderse.

7 – Los que generan conflictos.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales
En este punto el autor explica que las personas que traman intrigas, esparcen chismes o provocan conflictos van en dirección de los pecados que más ofenden a Dios. Según Wellman, quien lleva a cabo estos actos es como ese individuo que aviva el fuego que otros intentan extinguir. Además, los chismosos están llenos de orgullo – poniendo a los demás en problemas para demostrar superioridad.

Por otro lado, tenemos la visión social y literaria de los siete pecados capitales (la tradicional) – quizá con esta se sientas más identificado: lujuria, gula, codicia, pereza, ira, envidia y orgullo. Estas son dos formas posibles de abordar el tema de los pecados capitales.

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales

Éstos son realmente los 7 Pecados Capitales

No comments yet.

Leave a Comment