Facebook Twitter RSS Reset

Estonia:de comunismo a capitalismo

Estonia:de comunismo a capitalismoGIF

En una reciente entrevista, le preguntaron al Primer Ministro de Estonia si era cierto que sólo tomaba cinco minutos llenar los formularios de impuestos en su país. “No, eso no es cierto. Ahora es sólo tres minutos en promedio”, respondió. No sorprendentemente, es una de las economías más libres del mundo y de las de más rápido crecimiento.

No mucho tiempo atrás, sin embargo, Estonia era un país comunista anexado a la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), potencia que la invadió en 1944. Como resultado de la ocupación, perdió el 20% de su población; la destrucción y las políticas oficiales de Rusia hacia el país le impidieron crecer económicamente hasta su independencia en 1991.

Para 1995, el producto per cápita de Estonia era casi un tercio del griego e incluso menor al argentino: U$S 6.302 contra U$S 15.350 de Grecia y U$S 8.973 de Argentina.

Durante toda la década de los noventa, Estonia se concentró en obtener superávits fiscales y un programa monetario estable con su nueva moneda, la corona estonia, atada al euro en un marco de convertibilidad. Las empresas públicas fueron privatizadas en su totalidad. Se impuso un impuesto uniforme a toda la población: 26%, sin distinciones de ingreso; entre 2005 y 2008, la tasa fue recortada a 21%.

La economía fue abierta al comercio internacional: como miembro de la Unión Europea, tiene sólo un arancel de 1%; además, tiene tratados de libre comercio con Estados Unidos y Japón. La mayor parte de las barreras aduaneras, sin embargo, fueron eliminadas. Los inversores extranjeros y estonios gozan de los mismos derechos en el sector financiero y existen pocas regulaciones para los bancos. Curiosamente, Estonia no ha tenido jamás una crisis bancaria.

Dos décadas después, en 2015, el PBI per cápita de Estonia era U$S 28.940 contra U$S 27.390 de Grecia y U$S 14.750 de Argentina.

Estonia:de comunismo a capitalismo

Lo fascinante, sin embargo, es que lo hizo casi sin tomar deuda. La relación deuda pública-producto de Estonia es la más baja de toda Europa e incluso del mundo: es sólo 14% (en rojo), comparado con 82% de Alemania o 179% de Grecia.

Estonia:de comunismo a capitalismo

Aún teniendo un impuesto uniforme en toda la población, su distribución del ingreso había mejorado y la pobreza había disminuido. Gracias a las reformas económicas, Estonia había multiplicado su producto bruto interno siete veces y media, logrando volverse un país desarrollado. En agosto de 2011, justo un día después de que las calificadoras de riesgo bajaran la nota de la deuda estadounidense, subieron la nota de Estonia por “sus expectativas de crecimiento a largo plazo”.

¿Cuál es el secreto de Estonia? ¿Cómo pasó de ser una economía agricultora pobre dominada por la Unión Soviética a una economía moderna y rica que llegó a crear servicios como Skype? No hay ningún secreto, en realidad: su economía es la novena más libre del mundo, incluso más que la de Estados Unidos o Reino Unido. Gracias a esto, y sumado a la apertura al mundo y la estabilidad monetaria y fiscal, Estonia ha conseguido altísimas tasas de crecimiento, incluso durante la peor etapa de la recesión global en 2008 y 2009.

La libertad económica funciona.

Gracias por pasar

Estonia:de comunismo a capitalismoGIF

No comments yet.

Leave a Comment