Facebook Twitter RSS Reset

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.GIF

Conoce a Olivia Farnsworth, una pequeña niña de 7 años que vive en la ciudad de Huddersfield (Reino Unido), la llaman la ‘niña biónica’ debido a sus sorprendentes síntomas.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

La ausencia del cromosoma 6 provoca en ella una sintomatología inédita hasta la fecha. Olivia no conoce lo que es el dolor, o el sueño o la sensación de tener hambre.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

Lo increíble de todo es que según indican los médicos especialistas que actualmente atienden su caso, es que nunca habían visto que estos tres síntomas se presentaran en una sola persona.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

El no sentir dolor, causó que en una ocasión mientras jugaba en su kinder, se golpeo el labio inferior, causando un gran sangrado, Olivia sin embargo no lloró ni se asusto por la sangre, reacción que sorprendió a su profesor de curso.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

El labio necesitó de cirugía, y fue el médico que la atendió quien preocupado por su forma de afrontar este tipo de situaciones en las que un niño normalmente llora inconsolablemente, alertó a la madre de que algo muy extraño le sucedía a su niña. A raíz de ahí comenzaron a hacerle pruebas.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.

Según su madre, Niki, este problema provoca que su hija no tenga miedo ante una situación peligrosa. Y es que el suceso más dramático que han vivido relacionado con su alteración genética sucedió cuando fue atropellada y arrastrada por un auto, lo que sucedió fue de no creerlo. Se levantó y preguntó: ‘¿Qué pasa?’”, relata la madre. Increíblemente solo tenía una marca de neumáticos en su pecho y perdió piel en el dedo del pie y en la cadera. Los médicos le hicieron pruebas de rayos X pero no encontraron absolutamente nada. Y Olivia en ningún momento lloró ni se lamento de algún dolor. Es tan extraño dice su madre que no existe un nombre aún para este síndrome nunca antes visto.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.


Olivia de bebé nunca lloraba y dejó de dormir la siesta a partir de los nueve meses. Su cabello no crecio hasta que tuvo 4 años y medio y la molestaban diciendole que era un niño todo el tiempo. Se alimentaba únicamente de batidos de leche y pollo con fideo, inclusive por un año entero se alimento solamente de sandwiches con mantequilla. Olivia toma somníferos y trata de vivir una vida normal y feliz, aunque tienda a sufrir ataques de ira, según la información de ‘Daily Mail’.

Esta niña no puede sentir dolor, hambre ni sueño.GIF

No comments yet.

Leave a Comment