Facebook Twitter RSS Reset

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Hola a todos como andan? espero que bien, hoy les traigo esta un lindo crap jaja, les voy a compartir una historia (bueno una parte) que escribí , hace un tiempo, espero que les guste.

——————————————————————————————————————-

La siguiente narración contiene personajes reales en entornos reales pero de historia ficticia que a la realidad se le podría haber asemejado.

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Estaba en casa ya iban a ser las 5 de la mañana, aún no amanecía, yo estaba sentado en una banqueta, bajando del Ares,miles de temas de Rap, también tenía abierto Taringa y el facebook,no había un alma conectada, sólo yo, que me tenía agregado, a mí mismo, la máquina estaba hirviendo, al igual que yo, que estaba re desesperado, mis viejos, no me dejaban usarla, por haberme fumado, la ropa que tenía que usar, mi viejo, para ir a laburar, los traté de convencer, de que habían sido mis amigos, igual, me re cagaron a pedos, encima, como si fuera poco, me había quedado libre en el colegio, con 46 faltas, encima, por llegadas tarde, ¡Qué gil!, y por hacer una amenaza de bomba, en mi escuela, estaba en el horno, ¿Cómo iba a poder, lograr mi puto título de secundario? , ¡Qué bajón!, como si fuera poco, no me sirve, ni para trabajar de cartonero, pero si no sigo, cuando sea grande me voy a arrepentir y me voy a querer matar, ¡No quiero dar 11 materias!, la cuestión, es que no era uno de mis días, ya había tenido, las re discusiones, con mis viejos, por boludeses, ahora estaban durmiendo, yo seguía viciando a full, no podía soltar el mouse, mi máquina, pedía a gritos, que la reiniciara, estaba toldo tildado, yo puteaba, finalmente, tuve que reiniciar, pero cuando espero, para que se inicie Windows, parece una pantalla negra, ¡Qué mal!, una frase célebre, en inglés decía que, si vos te bardeás con la máquina, ella se va a bardear con vos, ¡No!, yo sabía algo de computación, sí, un poco, nunca en mi corta vida, me había aparecido, una pantalla negra, hice un montón de cosas, ¡No andaba!, seguía dándome la misma pantalla, yo estaba re loco, encima como si fuera poco, pasa mi vieja:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Mi vieja: ¡¿Qué te dije?! ¡¿Apagá eso, ahora mismo?!

Yo: ¡Esperá mami! ¡Ya voy!

Mi vieja: ¡Apagá eso o mañana no la tocás!

Yo: ¡Qué me importa!

Mi vieja: ¡Hasta que no des todas las materias, olvidate de usarla!

Yo: ¡Dejame de joder!

Entre todo el quilombo, se levantó mi viejo, de mal humor y vino a mi habitación:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Mi viejo: ¡¡¡¿¿¿Qué te dijimos, sobre el tema de la computadora???!!!

Yo: ¡¡¡Ya voy!!! ¡¡¡Ya voy!!!

Mi viejo, me revoleó la jabonera por la cabeza, estaba re loco, yo quería huir, no sabía cómo, sólo había una manera, la ventana, pero estaba en tercer piso, mi viejo cada vez se ponía más loco, me arrojó el cepillo de dientes:

Mi viejo: ¡¡¡Si no salís, voy a vender la computadora!!!

Yo: ¡¡¡No me importa!!!

Mi viejo: ¡De acuerdo!, ¡Vas a ver!

Yo estaba desesperado, la ventana estaba abierta, me subí a la misma:

Mi vieja: ¡¡¡No te tires!!!

Mi viejo: ¡¡¡Qué se mate por idiota!!!

Me tiré, cuando caí, estaba en el patio de la vecina, estaba inconsciente, estaba re dormido, tenía suerte, de no haber pasado al otro lado, estuve durmiendo hasta las 2 de la tarde, cuando una chica, me despertó con sus manos tibias sobre mi cara, pensé que estaba en el paraíso:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Chica: ¿Estás bien?

Yo: Sí, ¿Vos estás bien?

Chica: Sí, ¿Qué hacés en mi casa?

Yo: No sé cómo acabé acá, disculpame si te corté la merienda.

Chica: ¿Qué decís huevón?, si la merienda es a las cinco, con alfajorcitos de maicena.

Yo: ¡Ah!, lo había olvidado…

Chica: ¡Sos chistoso!, voy a decirle a mi mamá, que te traiga una curita.

Yo: ¿No me podrías hacer el favor de traérmela vos?

Chica: ¿Qué diferencia hay?

Yo: Es que si me la traés vos, me voy a curar más rápido.

Chica: ¡Bueno, ya vengo!

Apenas podía moverme, su dulzura hacía que me estremeciera, ella era la causa de mi existencia, creo que me había enamorado, de repente viene una señora de edad avanzada:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Vieja: ¡¿Qué hace este intruso acá?! ¡Voy a traer la escoba para ahuyentarlo!

Chica: No tengas miedo, es un chico que cayó del cielo.

Yo: Sí, estaba practicando paracaidismo, cuando de repente, me caí, disculpe las molestias.

Vieja: ¿Qué hacías practicando paracaidismo, a estas horas del día?

Yo: Señora, tengo el cerebro atrofiado, ¿Cómo quiere que le conteste?, ¡Me pegó el bajón!

Vieja: ¡Ay estos jóvenes de hoy en día!, cuando yo era joven me fumaba un churro y a otra cosa mariposa…

Yo: Sí, yo canalizo mis problemas a través de la computadora, su hija me salvó, de no caer en la delincuencia.

Chica: ¡Ah re que yo, ni te conozco!

Yo: ¡Por favor!, ¡Ayudame!, ¡¡¡Se me cae el corazón!!!

Chica: Si querés llamo al SAME…

Yo: ¡No!, el SAME no tiene la cura, vas a tener que ayudarme vos…

Chica: ¿Cómo te puedo ayudar?

Yo: Sólo un beso tuyo, bastará para liberarme, de todo mi dolor interior…

Chica: ¡Ay, no! ¡Qué vivo!

Yo: Me duele todo, con una curita, nos vas a poder hacer nada, yo tengo un par de años en medicina, y un beso, es lo mejor, para este tipo de dolores, mi amor…

Chica: Está bien, pero sólo uno…

Cuando se acercó para darme un beso, yo no la agarré y no la solté más:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Chica: ¡¿Qué hacés, boludo?!

Yo: ¡No soy boludo, aprovecho!, ¡Creo que me curé!, ¡Qué milagro!, estoy ansioso por probar tus buñuelitos de berenjena…

Chica: ¿Qué decís?

Yo: ¡Tengo hambre!

Chica: Bueno, le pido a mi mamá algo.

Yo: ¡No!, ¡Haceme algo vos!, aún me pican las costillas.

Chica: Jajaja, ¿Y, sabés lo que me pica a mí?

Yo: ¡Qué chica más vulgar!, yo sólo quería, algo rico para comer…

Chica: Te iba a pedir, que me rasques la espalda, creo que me picó un mosquito, así creo que vos sos el mal pensado.

Yo: Bueno, ¡Si tengo el cerebro atrofiado!

Chica: ¡Está bien!, rascame.

Cuando me acerqué, ella me agarró y me dio un terrible pico, no me soltaba más, me estaba asfixiando, no podía respirar:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Yo: ¡¿Estás loca?! ¡No quiero morir asfixiado!

Chica: Creo que una piña, te hubiera ayudado más, ¿Y te sentís mejor, cabeza de tapón?

Yo: ¡Estoy re bien!, ¡Gracias, mi amor!

Chica: Haría cualquier cosa, con tal de ayudarte.

Yo: Vos, seguramente, a mí ya me conocías, yo soy el pibe del tercero.

Chica: ¿En serio, sos de acá?, y, ¿Qué hacías practicando paracaidismo, te falla el bocho?

Yo: Jeje, yo no hago eso en realidad, es que duermo en la cama cucheta arriba y cerca de la ventana, cuando me di cuenta, estaba acá bajo, jeje.

Chica: ¡Qué boludo!

Yo: Sí, pero de algo valió el golpe…

Eran ya las cinco y la mamá, llamó para la merienda, yo me hice el que rengueaba, como que todavía no estaba muy bien:

Chica: ¡Caminá boludo, que ya te recuperaste!

Yo: ¡Ah, cierto!

Fui caminando, con ella de la mano, entramos al living y nos sentamos en unas sillas de maderas, con astillas, la mesa era, un cajón de manzanas gigante, todos se sentaron:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Mamá: ¿De ves en cuando, cae alguna cosa extraña del cielo, no?

Chica: Sí, ¡No sabés!

Yo: ¡Hola a todos!, ¡Un gusto conocerlos!

Viejo: Che, ¿Y quién es éste?

Chica: Es un chico que cayó del cielo, estaba practicando paracaidismo.

Viejo: Cuando yo era chico, no me dejaban hacer ese tipo de cosas, los padres, tenían más conciencia, sobre la educación de los hijos.

Yo: Bueno, así es la vida, amigo, ahora los pibes estamos más pillos.

Mamá: ¡Acá está el desayuno, chicos!

Chica: ¡Uy!, ¡Siempre lo mismo!, ¡Chocolatada agria, con escones de manteca!

Mamá: ¡Bueno, agradecé, es lo único que tu madre sabe hacer!

Yo: ¡No se peleen!, ¡A mí me re caben los escones!, jeje.

Chica: ¡Son un asco, los odio!

Yo: No se peleen, sino van hacer que me tense y no quiero, por el bien de todos.

Todos se callaron, y siguieron comiendo, hasta que yo interrumpí:

Yo: Quiero escuchar música, ¿Qué género proponen?

Chica: ¡Poné la Disney!

Viejo: ¡No!, ¡Poné los tanguitos de las cinco!

Mamá: ¡Poné la Rock and Pop!

Yo: ¿Y, qué dice el hombre de la casa?

Mamá: El hombre de la casa, se tomó unas botellitas de más y está descansando.

Yo: ¡Bien!, he llegado a la conclusión, como la radio es una mierda, voy a poner un compilado de Rap de YouTube, ¿Me permiten la compu?

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Mamá: Sí, pero, ¿Qué es Rap?

Chica: ¡Ay, mamá!, ¡No sabés!, es esa música que cantan los negros de Estados Unidos.

Yo: No sólo los negros, hoy en día es un género universal, así que actualicen, esa tableta para mosquitos, que tienen en lugar de cerebro.

Chica: ¡Qué buena idea!

Me volví a sentar a la mesa, el Rap sonaba, música rápida, para gente lenta:

Yo: ¿Me alcanzarían la manteca?

Chica: ¿Para qué, si son escones de manteca?

Yo: Pero, a lo que menos tienen gusto es a manteca.

Chica: Y, ¿Qué querés?, si mi mamá cocina para el ogete.

Yo: Ya me había dado cuenta, pero yo, cocino peor, si quieren ahora mismo, les cocino, unos pochochos a la boloñesa, ¿Qué onda?

Vieja: No me vengan con esas mezclas raras, que sino, mañana, termino en el Ramos Mejía.

Yo: ¡Estos escones, me cayeron como patada de Taekwondo!

Chica: ¡Pobre!, ¡Todo por tu culpa mamá!

Mamá: ¡Bueno, no me hagás calentar, porque sino cobrás!, ¡¿Entendiste?!, ¡Ya me tenés cansada!

Chica: ¡Intentálo, a ver si tenés suficientes ovarios!

Yo: ¡No, por favor!, ¡No se peleen!, ¡No quiero que vuele sangre!, ¡Y menos de vos, mi amor!, ¡Recién te conozco!, ¡No quiero que terminés así!, ¡Te quiero!

Viejo: Jaja, ¡Qué tierno!, ¡Otro pobre joven enamorado!

Yo: Sí, ¿Algún problema con eso, viejo paralítico?

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Se acercó, me quiso pegar con su bastón el la cabeza, yo agarré el grisín de avena, que tenía en lugar de bastón y se lo di en el medio, de la cabeza, pero de repente, se levantó el viejo borracho, que estaba tirado en el sofá:

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Viejo: ¿¡Por qué no te hacés el malo conmigo?!

Yo: ¡Sí dale, te estoy esperando!

El viejo me metió un arrebato, lo agarré y le empecé a torcer el brazo:

Yo: ¡¿Esto es todo, viejita?!

Chica: ¡No le hagas daño, por favor!

Yo: ¡Si, es un hijo de puta!, ¡Por lo menos dejáme, que te tuerzo un brazo!

Mamá: ¡¡¡Soltálo!!!

Yo: ¡Era broma!

De pronto, voló una bandeja con patis, me dio en los lumbares:

Yo: ¡¿Quién carajo fue?!

Chico gordo: ¡Fui yo!

Escribí un cuento, déjame tu opinión

Yo: ¡Mierda!

Era gigante, tenía unos kilitos de más, me parecía que iba a cobrar por metido:

Chico gordo: ¿Vos te andás haciendo el lindo con mi hermana?

Yo: ¡No sabés!

Agarré un palo de madera que había en el suelo:

Chico gordo: ¡Eh! ¡Mano a mano!

Yo: ¡¿Qué te pensás que esto es el Mortal Kombat?! ¡Yo voy con lo que quiero!

Chico gordo: ¡Nadie toca a mi hermana y vive para contarlo!

Yo: ¡Está bien, gordo cabeza de espárrago!

Chico gordo: ¡¡¡Cuando te mande de un boleo en el orto a la Chacarita no vas a decir lo mismo!!!

Tiré el palo al suelo, se acercó para abatirme, no tenía un carajo de reflejos, le metí un terrible gancho y le abollé el cerebro, de manera tal que cayó y se comió el piso:

Yo: ¡¿Quién es el siguiente?! ¡Miren que tengo 2 años de boxeo!

Chica: ¡Qué vas a saber boxear vos!

Yo: ¡Sí! ¡Pero cuando me enojo soy bravo!

————————————————————————————————————————–

Hasta acá llega la primera parte, si les gusto, prometo subir la segunda parte y subir las demás, es una historia larga y muy flashera jaja

un saludo gente

No comments yet.

Leave a Comment