Facebook Twitter RSS Reset

¿Es o no un círculo? Qué desvela tu respuesta de ti

¿Es o no un círculo?

Qué desvela tu respuesta de ti

¿Es o no un círculo? Qué desvela tu respuesta de ti

Hay pequeños detalles que desvelan mucho de nosotros. Y es que nuestra personalidad, creencias y valores se manifiestan prácticamente a cada paso y en cada decisión, incluso en las más nimias. Por eso, un grupo de investigadores de la Universidad de Yale idearon un experimento muy sencillo: les mostraron a un grupo de personas una serie de formas geométricas, y les pidieron que las identificaran. Los resultados fueron impresionantes, incluso para los propios psicólogos.

¿Cuánto estás dispuesto a alejarte de la norma?

Para realizar el estudio, los participantes vieron diferentes figuras geométricas, algunas eran perfectas, otras no. La idea de base era comprobar el nivel de tolerancia a las diferencias, ver cuánto estaban dispuestos a alejarse de la norma.

Así, se apreció que las personas más tolerantes también eran aquellas que catalogaban la figura que aparece en este artículo como un círculo. Estas personas también estaban más dispuestas a aceptar las desviaciones sociales de las normas y abrazar las diferencias.

De hecho, quines dijeron que la figura era un círculo también estaban tenían un pensamiento más flexible y liberal, estando de acuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalización del cannabis, por ejemplo.

Al contrario, quienes decían que no era un círculo mostraban un pensamiento más rígido y eran más conservadoras desde el punto de vista político. Estas personas abogaban por recrudecer muchas leyes, y se mostraban menos tolerantes con la diferencia. Además, eran más estrictas en sus juicios, manifestando una tendencia a ver todo en blanco o negro.

El sesgo de negatividad

El sesgo de negatividad puede brindar una explicación a estos resultados. De hecho, nuestra posición política, por ejemplo, ya estemos en el centro, la izquierda o la derecha, está profundamente determinada por la forma en que vemos y comprendemos el mundo.

Por ejemplo, una investigación realizada en la Universidad de Nebraska analizó cómo respondían las personas de diferentes orientaciones políticas ante estímulos negativos, como ver a alguien comiendo gusanos o ver heridas infectadas. En este experimento se apreció que las personas más conservadoras políticamente también eran las que mostraban reacciones más intensas ante las imágenes.

Estos resultados, a los que se le suman los de otros estudios, han dado lugar a lo que se conoce como “sesgo de negatividad”, que no es más que una orientación automática hacia los aspectos negativos del ambiente. En práctica, estas personas se fijan en las diferencias y resaltan los aspectos discordantes, son diferenciadores por excelencia.

Por tanto, retomando el experimento de las formas geométricas, si no consideras que la imagen es un círculo, quizá se debe a que para ti destacan las imperfecciones, porque te centras en los aspectos negativos o discordantes del mundo. Al contrario, si ves un círculo, es porque prefieres focalizarte en el todo, porque eres más flexible y porque las imperfecciones no te molestan tanto.

Como colofón, vale aclarar que no hay una respuesta adecuada. En dependencia de las circunstancias, tanto unas como otras características pueden llegar a ser adaptativas. Lo importante es ser consciente de nuestra tendencia, para aprender a modularla cuando sea necesaria.

No comments yet.

Leave a Comment