Facebook Twitter RSS Reset

Eres Homofobico?

Eres Homofobico?

Eres Homofobico?

Tú, que dices respetar a las personas no heterosexuales pero estas contra para personas del mismo sexo porque hace peligrar a la familia tradicional. Tú, amigo heterosexual que publicó en Facebook que nos quieres, tienes amigos homosexuales (“hasta salgo con ellos”), pero que tenemos que respetar tu libertad de opinar que la homosexualidad es una desviación de la naturaleza. Tú, lesbiana que piensas que no deberíamos salir a marchar ni reclamar nuestros derechos tan efusivamente (“¡dejemos de ser escandalosos!”) porque así perpetuamos los prejuicios que nos tienen desde la sociedad conservadora… Sí, tú, eres homofóbico y te explico por qué.

La palabra homofobia, si bien pareciera estar adherida al término fobia (miedos irracionales) se define típicamente como la consideración de que la homosexualidad es una transgresión de los roles genéricos masculinos y femeninos y de la naturaleza sexual humana.

Pese a que el componente clave de la homofobia es la actitud de rechazo y odio irracional respecto de los no heterosexuales, no puede ser reducido solo a eso: es una manifestación arbitraria que consiste en señalar al otro como contrario, inferior o anormal. (Cornejo, 2012)

Además, Pichardo y colaboradores (2007) definen la homofobia como la actitud hostil que concibe y señala la orientación sexual no heterosexual como contraria, inferior, peor o anormal; y a las personas que la practican como pecadoras, enfermas, malas, delincuentes, criminales o desequilibradas, llegando incluso a despojarles de su condición de seres humanos.

“Pero si yo tengo amigos homosexuales y los respeto”

“La homofobia se expresa en diferentes formas activas de violencia física y verbal, en un rechazo silencioso e institucionalizado de las personas identificadas como no heterosexuales, y en una limitación a su acceso a derechos, espacios, reconocimiento, prestigio o poder. En su forma más explícita, la homofobia incluye diferentes formas activas de violencia física o verbal y victimización; en su forma más sutil, supone el rechazo silencioso de los homosexuales”, explican estos autores. Más claro ni el agua, ¿no?

Bajo esta definición, toda acción que sitúe a las personas no heterosexuales y no cisgénero como personas de categoría menor, o no merecedoras de un trato igualitario en derechos y en oportunidades, constituye una conducta homofóbica. O sea, violencia.

Entiendo que para un homofóbico caleta, que se le diga violento puede resultarle exagerado… pero están manifestando una profunda ignorancia sobre el concepto de violencia. La violencia, dentro de sus muchas definiciones, incluye la “obstaculización del desarrollo del ser humano, dado que impide que puedan desenvolver sus capacidades plenamente dentro de los contextos familiar, social, laboral, etcétera” (Ruiz, 1996).

Incluso, un documento del MINDES, explica que la violencia “se configura como un abuso de poder, de violación de los derechos fundamentales de las personas. Es la expresión de la intolerancia y de roles y estereotipos que justifican la inequidad”. Por lo tanto, ladiscriminación, la invisibilización y la negación de los derechos son otras formas de violencia.

¿Tu opinión te hace homofóbico? Sí

En la ciencia no hay opiniones, sino que se busca describir la realidad. La realidad es que las personas no heterosexuales EXISTIMOS… y no, no le hacemos daño a nadie ni nos hace menos capaces de ser felices.

Es por eso que las personas trans, lesbianas, gays, los que estamos en el medio del espectro de la orientación sexual e identidad de género, asexuales e intersexuales NO TENEMOS UNA ENFERMEDAD. Funcionamos exactamente igual que una persona heterosexual cisgénero… Y no empiecen con lo de “no pueden tener hijos” porque la tecnología (propia de nuestra especie homo sapiens) nos alejó hace mucho tiempo de las cosas imposibles. Y por si las dudas, tampoco constituye un riesgo para un niñx crecer con padres del mismo sexo.

Estas afirmaciones, claro, avaladas por TODAS las grandes instituciones de salud y salud mental del mundo, como la Asociación Psicológica Americana, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales y la Organización Mundial de la Salud.

Entonces, si tienes los siguientes pensamientos:

“Acepto a los homosexuales, pero no deberían casarse”

“Estoy en contra de la homosexualidad pero no soy homofóbico”

“Pueden ser homosexuales pero no manifestarlo”

“Los niños no deberían verlos besándose”

“Los homosexuales deberían poder casarse, pero no deberían permitirles que tengan hijos”

“La homosexualidad va en contra de la naturaleza humana”

“No deberían llevar niños a las marchas, ellxs no deberían ver eso”

“Yo no soy homofóbico, es más, me dan pena y rezo por ellos”

eres homofóbico.

Simple, ¿verdad?

Tienes derecho a tu “opinión”, pero debes saber que es una opinión que promueve las diferencias, es violenta e ignorante.

Fin del Post

No comments yet.

Leave a Comment