Facebook Twitter RSS Reset

Ensayo sobre la maldad

Ensayo sobre la maldad





Parece a veces tan facil cortar con lo que de chico se nos viene inculcando, metiendo profundamente en la cabeza, labrando el zurco del que no se puede salir. Pero no es fácil, ni para el que toma conciencia, ni mucho menos para el que no se da cuenta.

La falsa premisa de la felicidad sobrepuesta, del final feliz al que nos acostumbraron se metió tanto en nuestras vidas que ya la tomamos como un derecho y la tratamos de exigir cada vez que nos vemos en alguna encrucijada de tristeza en nuestras vidas, al son de “Esto tiene que terminar bien” y otras veces con “Todo va a salir bien”.

Me da miedo salir de la seguridad de estas palabras, de pensar que el mundo tiene las garras y los colmillos bien afilados y nos va a devorar comenzando por destrozarnos la garganta si las condiciones son necesarias o si estamos en el momento y en el lugar equivocados.

Parece todo poesía y analogías baratas, pero la evidencia esta siempre en frente a nosotros, no hace falta mas que recordar a alguien que haya sufrido una desgracia en nuestro circulo, o gracias al avance de la tecnología, no hay mas que buscar casos famosos, guerra civil en medio oriente, las atrocidades que comete el brazo africano del extremismo islámico como el Boko Haram, los habitantes de la destrozada Haití, que hasta hace poco seguían sin contemplar a las violaciones como un crimen, era el pleno derecho del macho lado superior de la raza humana.

Y la negación se complota con la mente de cada uno, formando una suerte de escudo que nos protege de la angustia y el miedo de vivir en el mismo mundo en el que pasan todas estas cosas. Cuantas veces me ha tocado quedarme con el mar sabor de boca, preguntándole a alguien si conoce algún caso de asesinato horrible o casos de magnicidios, y recibiendo como respuesta un “No me gusta hablar de eso; no quiero saber; no creo que pase acá”. Hay una frase que adorna un buen libro sobre los antecedentes del terrorismo y de la visión global del mundo respecto de este tipo de conflictos, que cita a la proclama fraterna del papa Pablo IV, en 1965

“nadie en el mundo es un extraño, nadie esta excluido, nadie esta lejos”

; esta frase esta particularmente apuntada a la solidaridad y al amor fraternal que debe existir entre los seres humanos, pero que brutal se vuelve cuando lo tomamos desde el punto de vista del terror y de la locura del frenesí asesino y auto-destructivo de la humanidad.

La verdad pienso que, en realidad, el lobo se comió a caperucita y al leñador no le importa.

Ensayo sobre la maldad

Cuando terminamos la etapa de nuestra vida de estudiante donde se nos inculca, como dije, la fraternidad y la solidaridad para con la sociedad, y nuestro propio bienestar físico y mental; pienso que es el momento en el que el individuo debe separarse el embudo que usan para meternos esas cosas en la cabeza (con el que estoy de acuerdo, por que el aprendizaje no debe dejarse al libre albedrío), y armarse con un escudo de “Beneficio de la duda”. Por que el mundo no es el bonito lugar que alguna vez soñamos, o tal vez lo fue y siempre lo sera, pero en diseminados por ahí están también aquellas personas que no merecen misericordia ni divina (Si Dios actuase como yo pienso). Ni el bosque mas tranquilo, ni el Hotel mas lujoso, ni el paisaje mas paradisíaco, esta lo suficientemente lejos de asesinos, locos, psicópatas, caníbales, que forman parte de la población; y eso debe ser menester de conocimiento de cualquier persona, para cuidado de uno y de los suyos.

Las personas que lean o a las que tratemos(quienes piensan como yo), de darle esta advertencia o tratar de encarar el tema en alguna charla amistosa o familiar, dirán que es en el todo una visión paranoica; pero eso no afecta la verdad, la verdad nos deja desprotegidos de la prevención, de usar de beneficio a la duda y pensar que esa persona que acabamos de subir al auto por que estaba haciendo dedo nos esta por apuntar con un arma, de que quien nos alquila amablemente una habitación no tiene la misma llave y va a entrar cuando no estemos, o tal vez, cuando estemos(…)

Podría citar miles de atrocidades cometidas, y cada persona puede buscar mil mas en cualquier medio de información, escrito, Internet, vídeos, imágenes, o hasta personalmente. O como yo que uno de mis puntos para tomar el colectivo para volver de ver a mi pareja, es una estación de servicio en el que se mato a 4 personas, hace 15 años.

Ensayo sobre la maldad

No digo que esten equivocadas las personas que ven el mundo desde el positivismo y se lo contagian a las personas que mas quieren, solo pienso que asi como las personas se dejan espacio para el postre en una buena cena; nos debemos dejar todo un recondito en nuestra mente o en nuestro espiritu, para el guardian personal, para las prevenciones, para ese instinto asesino de autodefensa que nos da el miedo.

Yo soy partidario de que la filosofía y el conocimiento están en cualquier cosa que vemos, sentimos, hasta lo mas miserable e ínfima, como ver a un perro comer y dejarle comer a otro, como esa persona que mientras habla le sirve a otra persona primero agua antes de tomar el y no se da cuenta. Y últimamente estuve buscando puntos de vista en cualquier cosa, y un cómic, muy bueno en mi punto de vista me pareció que tenia un epilogo muy bueno. Particularmente ese cómic era “Crossed” de Garth Ennis y Jacen Burrows; que en resumidas cuentas versa sobre un mundo post-apocalíptico en el que se transmite una enfermedad infecto-contagiosa que provoca la locura y el desenfreno asesino de todas las personas que se contagian, quienes gritan y maldicen, usando frases obscenas y psicópatas.

En fin lo que dice el personaje principal casi llegando al final, tiene un enlace real con este mundo y no es nada descabellado pensar que a cualquier persona le puede despertar su locura, como ha pasado y como va a pasar, por que es algo inherente a la mente humana, ese laberinto misterioso del que no se descifro prácticamente nada y que esconde la luz y la oscuridad de cada persona.

Para entenderla mejor hay que tener en la escena, el personaje principal vuelve a encontrarse a si mismo filosofando sobre donde provenían esas personas o mas bien de donde provenía la enfermedad que se propagaba cruelmente por el mundo, y parece que la explicación es simple y no se encuentra con miles de años de historia o alguna evidencia extraterrestre:

“Nunca había visto a alguien hacer algo que un humano no podría pensar en hacer, no haya pensado en hacer, o no haya hecho.

Todos ellos eran los aspectos horribles de la humanidad magnificados mil cien veces, pero no eran nada más. ¿De donde vinieron?.

De nosotros, eran cada bruto, cada sádico, cada violador, pedófilo, carnicero y torturador. Cada limpiador étnico, asesino en serie, extremista, tirano, asesino religioso. Cada terrorista y bombardero.

Cada criminal sonriente en la oficina. Cada padre de mierda que nunca debió haber tenido hijos, y cada cosa mala, degradante que hombres y mujeres tienen que hacer para lidiar con la maldad, las marcas que dejan cortando a través de nuestras almas”

Queda en nosotros y bien dentro de cada uno en su lucha de todos los dias, y en la vuelta a casa despues del trabajo o del ocio a altas horas de la noche como quiere encarar su vida, con el ojo avisor al fantasma asesino que vive en el mundo y se lleva personas todo los dias, o pensar y creer, que a caperucita la salvo el leñador y fueron felices por siempre…


Nadie está excluido, nadie está lejos

Ensayo sobre la maldad

No comments yet.

Leave a Comment