Facebook Twitter RSS Reset

En los barrios.

En los barrios, casi siempre, la gente es feliz.

En los barrios.
En los barrios la gente es feliz. No importa quién gobierne, tampoco el día del año. No importa si hay malandros o si no hay luz.

En los barrios.
En los barrios la gente es feliz. La rutina es diferente, todos se conocen, la mayoría son familia, hay chismes, hay peleas; pero también hay sonrisas, cuentos, historias, unidad.

Tempranito por la mañana, a eso de las 5am o más temprano, el café se cuela, el agua para bañarse se calienta, se guarda el almuerzo, los muchachos preparan su ropa para ir a trabajar.

En los barrios.
El “buenos días” se cruza entre vecinos cuyas ventanas se encuentran una frente a la otra.

Vecinos que, sin importar su tendencia política, siempre estarán ahí para ayudar porque en los barrios la gente es feliz.

En los barrios.
Si es sábado, el barrio se despierta tarde. Aunque tempranito ya hay muchachitos en la calle sin mucho oficio; otros lavan la moto, arreglan la casa.

En los barrios.
A las 11am ya se comienza a despertar, la gente va a la calle sin ganas de querer pasear, el barrio se despertó, es sábado cerca de navidad y todo es alegría en aquel lugar.

En los barrios.
Olor a pintura, martillos tumbando paredes, cocinas que rediseñan, olor a guiso, el vino y la cerveza, el ponche crema.

En los barrios hubo un tiempo de tensión, donde los vecinos no se hablaban, las familias se peleaban. El éxtasis de la borrachera divisoria pasó, en medio del ratón los amigos vuelven a aparecer. Claro, aún hay vecinos que de ventana a ventana joden con la tendencia política, con las elecciones, con el país, pero ellos se quieren… En los barrios la gente es feliz.

En los barrios.
Falta la comida, falta la paz, falta la seguridad, faltan las ganas de progresar; pero sobra la hermandad, la camaradería, la mano extendida. Tal vez en los barrios entiendan algo que nosotros, quienes no vivimos ahí no entendamos, algo sobre la vida; o tal vez simplemente no saben vivir de otra manera, en otro lugar. Por ahora, por lo menos hoy, en el barrio de mis abuelos la gente es feliz.


En los barrios.

No comments yet.

Leave a Comment