Facebook Twitter RSS Reset

El viaje (cuento propio)

El viaje.

Relatare cierta noche de invierno en la que esperaba el primer colectivo, a las 04:00 AM, para ir a trabajar.

Recuerdo que hacia un frío terrible, los pocos mates que alcancé a tomar no calentaron mi cuerpo, por ende padecía. Pegajosas lagañas adornaban mis ojos, y todavía tenia el gusto a la pasta dental. Mientras terminaba mi cigarrillo vi doblar a dos cuadras el primer colectivo. Subí, abone mi pasaje y me senté en un asiento individual en la parte de el medio. Tenia dos horas de viaje y por más sueño que tuviera nunca podía dormir, así que me dedicaba a meditar sobre mis asuntos cotidianos y algunas veces me ponía existencialista.

Era el único pasajero del primer colectivo, a parte del chofer, recuerdo que era un tipo gordo, era la primera vez que lo veía.

El viaje se fue haciendo cada vez más placentero, por que el simple hecho de pensar que tenía que llegar al trabajo me desalentaba de manera monumental. Recuerdo que más de una madrugada deseaba que el viaje fuera eterno, odiaba mi trabajo, dejaba divagar mi imaginación y pensaba lo genial que seria si el viaje no acabara nunca, no me preocupaba absolutamente nada, lo único que me molestaba era el trabajo.

Poco antes de llegar a mitad de camino logre ver que había ocurrido un accidente y el transito estaba bloqueado, un policía subió al colectivo y explico al chofer que no podía seguir derecho y debería doblar. Yo me acerque al chofer por pura curiosidad y entablamos una charla.

-¿Qué paso?-pregunte.

-Un accidente-contesto-no puedo seguir de largo debo doblar. Soy nuevo-me informo-no conozco muy bien las calles ¿Sabes cual es el camino mas rápido?

Había obviamente dos caminos, derecha e izquierda, el de la derecha era el más rápido, el de la izquierda el que me abonaba un par de minutos más fuera del trabajo.

-¿Sabes cual es?-me volvió a preguntar-Quiero terminar rápido con mi trabajo.

-Si, el izquierdo es el mas rápido-le informe de acuerdo a mis intereses personales.

EL chofer dobló por la izquierda, una calle solitaria y oscura la cual parecía interminable.

Lo que convirtió esto en un cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin.

Cuento sin fin

No comments yet.

Leave a Comment