Facebook Twitter RSS Reset

El tiempo.

El tiempo nunca fue un problema para mi. Pero me enteré que era un inconveniente para Newton y Schopenhauer. Debido a que estos dos hombres creían que el tiempo era absoluto. En cambio, Borges pensaba muy distinto, porque él creía en infinidad de mundos posibles. Es decir, en este mundo usted lee mi cuento, en otro mundo yo leo el suyo, en otro usted me asesina a mi, en otro yo lo mato a usted y, en otro conversamos cara a cara en su casa. Mencionando que en ese momento sólo soy un fantasma.

Por esa razón, dejo a varios de mis lectores -no a todos- mi deleitable y frustrante inconveniente en torno al tiempo borgiano. Un tiempo infinito, verosímil. Un tiempo que se bifurca hacia diversos presentes. Un problema urdido por hombres, para que descifren los hombres.

No comments yet.

Leave a Comment