Facebook Twitter RSS Reset

El siglo XVIII: La ilustración

El siglo XVIII: La ilustración

El siglo XVIII fue denominado “el siglo de las luces” debido a su relevante influencia de corrientes intelectuales basadas principalmente en la razón, los métodos científicos y por consiguiente, la modernización de la sociedad que lo caracterizan. En esta fase de la historia, inicia un desempeño propio de la burguesía, rompiendo así las estructuras sociales tradicionales.

Así mismo, la ilustración tuvo también una expresión estética, denominada Neoclasicismo, renovó especialmente todo el terreno de la literatura y las artes, sin dejar atrás el campo de la política, la ciencia y la filosofía.

La ilustración es la acción de plasmar, ejemplificar o hacer atractivo lo expuesto “dar luz al entendimiento” este siglo se basaba en el uso de la razón y sostenía que a través de ella era posible construir mejores seres humanos y de esta manera, erradicar la ignorancia.

Es por ello entendible que, a través de la enseñanza oral, escrita o grafica se puede dar luz, “cuando ilustramos, damos luz a alguien”

LOS ENCICLOPEDISTAS

El siglo XVIII: La ilustración

Para ilustrar al pueblo, los ilustrados crearon la enciclopedia, la empresa cultural mas importante de la ilustración francesa, la cual contenía todos los saberes de la época. Por lo tanto, fue planteada y dirigida por Denis Diderot y D’Alambert, aunque también colaboraron los mejores escritores de aquella época.

LA SATIRA

El siglo XVIII: La ilustración

La sátira es una composición en la que se combinan la critica, la moralización y el humor, admitía la prosa y el verso.

Subgénero lirico que expresa indignación hacia alguien o algo, con deseo moralizador, lúdico o jocoso.

LA FABULA

Un género característico del siglo XVIII y que alcanzó cierta relevancia es la fábula, en relación también con las sátiras y el criticismo de esta centuria. El criterio neoclásico veía en la educación la suprema finalidad del género poético. La fábula es una narración en verso o prosa con fines didácticos, cultivado en el siglo XVIII entre otros por Félix María Samaniego y por Tomás de Iriarte, en los que se deja ver la huella de las ideas enciclopedistas, que dieron lugar a varias intervenciones de la Inquisición.