Facebook Twitter RSS Reset

El siglo de David Rockefeller, el banquero más famoso

El siglo de David Rockefeller, el banquero más famoso del mundo

No todos los días cumple uno 100 años como David Rockefeller. Aprovechemos para repasar los hechos más importantes de su vida y de su poderoso clan familiar.

El siglo de David Rockefeller, el banquero más famoso

Entre aquellas personas vivas tan conocidas que están en boca de todo el mundo, no muchas han conseguido estarlo durante tanto tiempo como David Rockefeller, que este 12 de junio de 2015 ha cumplido cien años. Es el patriarca de una de las familias más poderosas de Estados Unidos, nieto de John Davidson Rockefeller, considerada la tercera persona más rica de la historia, por detrás de Mansa Musa y los Rothchild, con una fortuna estimada de unos 340.000 millones de dólares con la inflación actual, primer artífice del imperio económico familiar, asentado por él en el petróleo de Standard Oil con agresivas prácticas monopolísticas: “La competencia es un pecado, por eso procedemos a eliminarla”, decía.

Hoy en día resulta extraño encontrar a alguien que no haya escuchado de boca de una persona a que le han pedido dinero eso de: “¿Quién te crees que soy?, ¿Rockefeller?”. Sin embargo, Forbes estima que la fortuna de David; ronda los 3.200 millones, así que está muy lejos de la de su abuelo, al que poco le faltó para llegar también al siglo, sólo dos años.

Su abuelo tenía una

fortuna estimada

de 340.000

millones de

dólares; la suya

ronda los 3.200

millones

Como su familia en general, cuya importancia va por la sexta generación, ha continuado manteniendo la discreción del propio abuelo, y su clan sólo ha saltado ruidosamente a los medios de comunicación en contadas ocasiones, sobre todo a causa de varios fallecimientos: el de su sobrino Michael, que desapareció en 1961 a los 23 años al volcar la canoa en la que iba durante una expedición antropológica en Nueva Guinea, tras lo que hubo rumores de que habría logrado llegar a la orilla pero se lo habían comido unos caníbales, lo cual fue desmentido por la familia; el de su hermano John Davidson III, que murió en un aparatoso accidente de tráfico en julio de 1978; el de otro hermano suyo, Nelson, que fue gobernador de Nueva York y vicepresidente del Gobierno de Estados Unidos con Gerald Ford, y que pereció en enero de 1979 de un ataque al corazón que, parece ser, le sobrevino durante un coito con su secretaria y amante Megan Marshak, quien tardó una hora en pedir ayuda; y el último, el de su hijo Richard, miembro de Médicos Sin Fronteras, en un accidente del avión que pilotaba de regreso a casa tras el cumpleaños de su padre el 13 de junio de 2014.

El siglo de David Rockefeller, el banquero más famoso
John Davidson Rockefeller

Además, a David le surgió un familiar falso, Christian Gerhartstreiter, conocido en Estados Unidos como el Fake-feller o Crockefeller, que aprovechó la numerosa estirpe del clan (150 parientes consanguíneos), se labró una falsa identidad como Clark Rockefeller y se pasó una década con reputación de gran financiero, hasta que se descubrió quién era en realidad después de que secuestrara a su hija. Hoy cumple 27 años de cárcel por un asesinato que cometió en los 80, antes de “unirse” a la familia Rockefeller.

Los conspiranoicos

le reservan un

puesto de honor en

sus teorías a David

Rockefeller

Pero el propio David sólo ha dado que hablar a la revista Forbes, que le coloca en el puesto 603 de los más ricos del mundo, a los conspiranoicos, que le señalan como uno de los pocos que mueven los hilos de todo el planeta y de los forjadores de un nuevo orden mundial, financiador de los nazis a través del Chase National Bank (al que accedió en 1946, después de la Segunda Guerra Mundial), responsable del 11-S, poseedor de una cura para el cáncer y el sida que guarda en el Instituto Rockefeller, y no sé cuántos disparates más; y a los que se tragaron el bulo de que había recibido su sexto corazón transplantado, seguramente por una confusión con una noticia satírica de World News Daily Report. Conozcamos cuál ha sido su verdadera trayectoria.

Vida del banquero más conocido del mundo

Nació, como supondréis, en 1915, en una mansión que hoy es el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Es el pequeño de los seis hijos de John Davidson Jr. y Abby Greene Aldrich. El resto de sus hermanos falleció en la década de los 70 del siglo pasado, excepto Laurence, que había heredado el puesto de su abuelo en la Bolsa de Nueva York y murió en 2004.

Fue secretario del

Alcalde de Nueva

York durante

dieciocho meses

por un dólar anual

simbólico

Pasó su infancia en Pocantico Hills, en cuya propiedad familiar ofrecería años más tarde comidas formales y recibiría visitas de importantes personalidades del mundo. En 1936, se graduó en la Universidad de Harvard y estudió un año en la London School of Economics, vinculada a su familia. Allí conoció John Fitzerald Kennedy y salió brevemente con su hermana Kathleen. En 1940, se doctoró en la Universidad de Chicago, que había sido fundada por su familia en 1889, y fue secretario voluntario de Fiorello La Guardia, alcalde de Nueva York, durante año y medio. Se le pagaba un simbólico dólar anual, así que supongo que se fue con un dólar y cincuenta centavos en el bolsillo y una experiencia valiosa en la sesera.

Se alistó en el ejército en 1943, se integró en la Officer Candidate School y llegó capitán en 1945. Sirvió en Francia y en el Norte de África para la inteligencia militar durante la Segunda Guerra Mundial y fue agregado militar asistente en la Embajada de Estados Unidos de París.

El siglo de David Rockefeller, el banquero más famoso
John Davidson Rockefeller II y sus cinco hijos varones en 1937

En 1946, como primer y único banquero del clan Rockefeller, se unió al mencionado Chase National Bank, también conocido durante mucho tiempo como “el Banco Rockefeller”, que cambió de nombre a Chase Manhattan Bank en 1955 y hoy es el infausto JP Morgan Chase & Co. David fue ascendiendo y en 1960 ya era el presidente, y ese mismo año se construyó su sede en Manhattan, que entonces era el edificio bancario más grande y con la mayor cámara acorazada del mundo. Con él al frente, el banco logró expandirse internacionalmente como un cimiento del sistema financiero global; es el principal de las Naciones Unidas, cuya sede neoyorkina se asienta sobre una propiedad que el mismo David donó, y en 1973 contó con la primera sucursal de una entidad bancaria estadounidense en la antigua Unión Soviética, no muy lejos del mismísimo Kremlin.

Durante su

presidencia, el

Chase National

Bank (hoy JP

Morgan Chase), se

expandió

internacionalmente hasta convertirse

en un pilar

financiero

David asistió en 1954 a la inauguración del Grupo Bildelberg, que organiza una conferencia anual de líderes políticos y económicos, y por su iniciativa, se fundó la Comisión Trilateral en 1973 con objeto de promover la cooperación entre Estados Unidos, Europa y Japón. Valga indicar que ambas instituciones son una de las mayores obsesiones de los conspiranoicos.

Después de la muerte de su último hermano vivo, Laurance, en 2004, David ha sido el único jefe en la Habitación 5600, la oficina familiar en el Rockefeller Center, sede en la que se gestionan, con centenares de asesores y asistentes, los asuntos económicos del clan.

Publicó sus memorias en 2002, y posee una valiosísima colección, con obras impresionistas y posmodernas. En 2003, fue miembro del jurado que decidió cuál sería el memorial en el lugar del World Trade Center, algo muy propio porque su hermano Nelson y él habían presidido la Downtown-Lower Manhattan Association, que en su momento había comenzado la construcción de las Torres Gemelas.

Como última curiosidad, sabed que este centenario millonario, al que llaman filántropo como a su padre y a su abuelo, reside en un pueblecito neoyorkino llamado Sleepy Hollow. Así que ya imagino a los conspiranoicos tratando de invocar al Jinete Sin Cabeza, en cuya existencia real seguramente crean fuera del relato de Washington Irving, para ver si se cruza uno de estos días en sus dominios con el banquero más famoso del mundo.

No comments yet.

Leave a Comment