Facebook Twitter RSS Reset

El Rojo perdió en Tucumán y se hunde en la tabla

Perdió 2-1 ante Atlético, mostró un bajo nivel y

sigue sin ganar. La diferencia pudo ser mayor,

pero el arquero Diego Rodríguez evitó la goleada.

Pisano descontó sobre el cierre.

El Rojo perdió en Tucumán y se hunde en la tabla

La voz sabia de los

mayores suele decir que

siempre se puede estar

peor. En independiente esa

frase popular la están

sintiendo en carne propia. La sufren. ¿Había algo peor

para una institución

gloriosa que caerse de la

categoría VIP? Parecía que

no, que esa era la pena

más grande. Sin embargo, después del papelón de

anoche queda la sensación

que lo peor está por venir,

que aún no tocó fondo.

Perdió con Atlético

Tucumán sin poner resistencia ni juego

colectivo ni respuestas individuales. No entregó nada de nada en la fría

noche tucumana. Y, si bien recién van cuatro

fechas, hoy las circunstancias lo empujan a mirar

más la tabla de abajo que la de arriba. Sí, otra vez,

pero en otra categoría. Suena cruel, pero es la

verdad. Para colmo de males, la continuidad de Miguel Brindisi quedo recontra condicionada…

Las diferencias fueron abismales desde todo

punto de vista. Desde lo táctico, desde lo

estratégico, desde lo físico y hasta desde la

voluntad y la solidaridad como equipo.

Independiente fue superado por Atlético

Tucumán en todos los sectores del campo de juego.

De arranque nomás el Decano le torció la mano al

visitante para ganarle la pulseada. Acosta fue un

demonio por derecha, le ganó siempre la espalda

a Montenegro. Por ahí pasó la estrategia del local.

Estuvo muy claro. ¿Cómo Brindisi no se dio

cuenta? Recién a los 17 minutos le dijo a Mancuello, ubicado como doble cinco, que cubra

la banda izquierda. Pero ya era tarde. Galíndez le

había puesto la primera piña de la noche al

mentón con una hermosa definición.

Con el 0-1 no hubo rebeldía en el Rojo. Al

contrario, como le viene ocurriendo en la B

Nacional, su crisis se profundizó más y más.

Independiente apeló al pelotazo y el Rolfi

desapareció. Da la sensación que ubicándolo en

una banda Brindisi busca proteger al ídolo, pero así lo termina perjudicando.

El que creció fue Martín Morel en el conjunto

tucumano. El ex Tigre hizo lo que quiso con

Alderete y le puso el moño a un jugadón colectivo

del Decano para el 2 a 0 histórico (primer triunfo

en la historia de Atlético sobre Independiente en

Tucumán). En cámara lenta, la pelota fue de los pies de Acosta a los de la Pulga Rodríguez, que la

aguantó y la cedió a Lenci, quien habilitó a Morel.

La secuencia resumió la superioridad del local y el

espanto defensivo de la visita. Ni el regreso de

Tula (debutó en el torneo) le brindó algo de

seguridad. El único acierto de Miguelito fue haber puesto a Diego Rodríguez en el arco. El Rusito

reemplazó aun discutido Assmann y evitó que la

derrota sea por goleada.

El manotazo de Brindisi fue meter a Pisano, pero

al igual que ante Aldosivi se vio un equipo

desordenado. Así y todo, el chiquitín, con

complicidad de Lucchetti, descontó para

inyectarle suspenso al final. Pero no pudo arañar

ni un punto Independiente en tierras tucumanas. La profundidad del abismo bajo sus pies es cada

vez mayor. No tiene otra que empezar a subir,

pero lo único que hace es seguir cayendo, sin un

piso a la vista.

El Rojo perdió en Tucumán y se hunde en la tabla

No comments yet.

Leave a Comment