Facebook Twitter RSS Reset

El Racismo Inconsciente..

EL RACISMO INCONSCIENTE.


El Racismo Inconsciente..

         ¿Alguna vez has visto un cocodrilo?

–         Non…

–         ¿Y una jirafa?

–         Non…

–         ¿Seguro que eres de África…? 




El racismo es una ideología que parte de la base de que hay  razas intrínsecamente superiores a otras. Una ideología peyorativa porque genera hostilidades, prejuicios y discriminaciones. El racismo viene cuando un color de piel determina un tipo de destino. El racismo es presente cuando ya da igual donde nazcas, cuando lo que importa es el color que tienes.

El racismo inconsciente es una forma de discriminación racial, que coge sus raíces en la ignorancia, en el tipo de educación y en el peso de la Historia. 

Son errores de lenguaje, garrafales meteduras de pata de gente que juraría que no es racista. El racismo inconsciente se relaciona con prejuicios positivos o negativos que tiene la gente acerca de todo un conjunto de personas del mismo color de piel. Ya lo decía Alexis Valdés en su monologo sobre lo “Negro”, un mundo en el que todo lo que es negro es nefasto, malo, peligroso e indeseable. También se ve en aquel anuncio, en el que mandaban a unos niños escoger entre un muñequito blanco y un muñequito negro. Esto es el racismo inconsciente. Unas ideas que nos llevan a no querer y a desconfiar de una persona por su color de piel, y sin saber por qué, como instintivamente…

El racismo inconsciente es el racismo de los que no saben que en realidad son racistas. Un racismo involuntario, que tampoco deja de serlo. Un racismo escondido en las conciencias, en las ideas y en las mentes…

–         ¿Cuánto tiempo tarda un negro en pintar una pared?

–         No sé… ¿Cuánto?

–         ¡Depende de la fuerza con la que se tira el negro contra la pared!

–         …

Esto es un chiste que me explicó un chico, que seguramente juraría que él no es racista. Para él, yo era una enrollada en temas de color de piel y encontró acertadísimo explicarme este chiste. Cuando le dejé en aquella terraza, aquel día, él seguía riéndose. Yo le odié y nunca más he vuelto a saber de él y tampoco nunca me he quitado de la cabeza este chiste grotesco. No es que no me gusten los chistes raciales, pero ¿era normal que le hiciera gracia un chiste en el que empotraban un negro contra una pared?

Háblame de taparrabos y nos reiremos. Sí. Háblame de huesos en la nariz y nos reiremos. Háblame de ¿Cómo se dice “pan” en Africano? (¡Uf! Ya me exaspera este chiste) y nos reiremos. Pero no me hables de negros pintando una pared con su sangre simplemente porque son negros…

El Racismo Inconsciente..

La incultura y la ignorancia se gemelan para dar a algunos su particular visión exacerbada  del mundo. Gente que en realidad no sabe que es racista.

Pedir a un negro que baile porque “Todos los negros tienen el ritmo en la sangre”, es racismo inconsciente.

El hecho de preguntar a cualquier negro: “Y tu ¿de dónde eres…?” es racismo inconsciente.

Quedarte sorprendido porque un negro hable bien el español es racismo inconsciente.

Dar por supuesto que un negro vive entre cocodrilos y elefante es racismo inconsciente.

Pedir a un negro que te hable el “africano” es racismo inconsciente.

Ver a un negro y pensar que es “segurata de discoteca” o que  vende drogas es racismo inconsciente.

Dar por supuesto que las negras SOLO pueden ser mujeres de la limpieza es racismo inconsciente.

Decir “Uno de tu tierra” hablando de un negro a otro es racismo inconsciente.

Que una dependienta diga al entrar una negra en su tienda: “Aquí, todo es muy caro…” cuando no sabe su poder adquisitivo, es racismo inconsciente.

Decir a un negro: “A ti, ya no te veo como un inmigrante…” es racismo inconsciente.

Decir “En tu pueblo…” cuando te refieres a todo un país de negros, es racismo inconsciente.

Pensar que todos los negros están mal en sus países de origen es racismo inconsciente.

El racismo inconsciente se ha vuelto un racismo ordinario, cotidiano y muy común, una mutación del racismo que ya no es agresivo sino a veces positivo e incluso simpático. Meteduras de patas garrafales, de gente que quiere ser simpática y la caga:

·        “No te pareces a los otros negros…”

·        “Bien mirado, tampoco eres tan negra”

·        “para ser negra, eres muy guapa…”

·        “Tu, no. Pero en general los negros son todos malas piezas”

·        “A mi los negros me caéis bien eh…”

·        “En tu pueblo, no tenéis de eso…”

·        …

¿Perdona?

Yo estoy cansada de que siempre  se me pregunte de donde soy. A lo mejor soy de aquí. Ser español o ingles, o francés o alemán, YA no tiene nada que ver con le color de la piel.

El racismo inconsciente no es llamar a una persona “negro” o “blanco”. El racismo inconsciente es dar un destino a esta persona, solamente por su color de piel.

¿El racismo inconsciente es racismo?

Sí.

¿Hay que tolerar el racismo inconsciente?

No.

No comments yet.

Leave a Comment