Facebook Twitter RSS Reset

El Perfume

Informe de la novela El Perfume

“los monstros son el producto de un coito febril entre la imaginación y el miedo. Son las representaciones de la angustia, de la cual toman su poder envolvente. Ellos asesinan a bellas doncellas, guardan un tesoro, custodian a las princesas y cuidan el pasaje al siguiente nivel”.

Silvia Guillen

Editora de la revistas Complot

“Investigación = observación se ve y se busca las pruebas. Se presenta una conjetura, se lo somete a un examen minucioso”. Esto es lo que buscamos encontrar hasta encontrar los indicios de lo monstruoso que hay en el protagonista Grenouville. Para esto usamos la novela y los principales extractos donde hay un dialógalo con los con los otros protagonistas de la novela, ya sean los principales personas como los secundarios. Buscando rasgos, características semióticas de los Grenouville mostrando su lado más irracional, según los distintos tipos de monstros sean por reglas jurídicas, religiosas, médicas y académicas.

Tratar el tema de lo monstruoso se llevar a cabo, en un análisis de las distintas perspectivas que tiene el ser humano quienes son los que caen en esa categoría de la intolerancia, de la sociedad que los obliga a ser excluidos de la actividades que son llevadas a cabo por las personas “NORMALES” . El llevarlos a ser considerados como normales les da la razón a excluí, humillar y tratarlos como seres que están destinados a realizar tareas poco agradables, denigrantes que solo seres del mundo oscuro, sucio y diabólico que los monstruos podrían hacerlo.

El ser normal dentro de una comunidad por compartir distintos hábitos y creencias dentro de la comunidad es suficiente, y me autoriza a ser un monstro con los demás monstros. El ser humano siempre ha estado creando distintos monstros desde el inicio de su historia. Ello se puede comprobar al ver la historia de las pinturas rupestres en las cuevas de Altamira España en los principios de la humanidad. Los monstruos han servido a la historia para mostrar que el mundo es un lugar lleno de cuentos oscuros esperando para salir a la luz. En muchos casos estos engendros son los culpables de los males que aquejan a la humanidad. Son los protectores de las puertas oscuras que une nuestro mundo con las desgracias más terribles que se cocinan en el infierno.

“La forma característica de razonamiento propio de esta segunda etapa es la deducción: la primera operación consiste en explicar la hipótesis, mediante el análisis de modo que ella llegue a una conclusión verdadera y luego llega a un proceder a demostración o argumento deductivo”.

Podemos buscar las historia de terribles monstros que ha caminado por la tierra, el ángel que se encontraba en el cielo sentado junto a Dios, por ser un ángel rebelde es expulsado del paraíso para ser condenado a ser eterno en el infierno de los seres humanos. El diablo creador de los seres más terribles monstros que hayan existido. Él también es un animal de la oscuridad destinado a formar parte del imaginario de los seres humanos. Tratado como un ser poderoso de amplias estrategias para controlar, manipular y crear debilidades en el alma del humano. Somos ángeles, que tenemos monstros en nuestro interior que están contenidos por jaulas psicologías, mentales, sociales que no dejan salir a la bestia interna de cada ser humano.

Esto es una simple conclusión de la tercera etapa, es necesario argumentar el modo en que esas consecuencias concuerdan con la experiencia de los seres humanos.

La deducción; se vuelve valida por el poder del hombre de explicar el significaciones que da a los signos sus propias creaciones. Esto vuelve definido lo indefinido, la deducción explica, la inducción, evalúa, eso es todo. La única forma y vía que aporta algo nuevo en el curso de sus peregrinación es la deducción, de la razón instintiva.

Buscar una explicación de los seres anormales de nuestra historia, es sencilla, el ser humano es creador de mitos y relatos. Son los recipientes en donde el ser humano vuelca su aberración, los creamos para odiarlos como quien se desprende de un tumor escupiéndolo, y llorando sabiendo que ese algo es nuestro.

Se llena la boca hablando de los viles que son los monstros, que son creados por ellos mismos. Somos los que construimos y a eso le agregamos nuestras, tragedias, peripecias, frustraciones y creamos a nuestra imagen y semejanza monstros. Buscando expulsar de nuestros cuerpos los males que nos aquejan para verlos reflejados en esas criaturas del inframundo tan distintos a nosotros sus creadores. El protagonista Grenouville no tenía olor y eso le llevaba a ser algo grotesco que no pertenece a este mundo. Eso fue lo que le marcó como algo a ser considerado como una especie de demonio, aislado de los demás por no contar con su parte desagradable, que es el olor humano, queso podrido, olor a orina, leche rancia, vinagre etc.

La abducción; es un método para formar una predicción general sin ninguna seguridad positiva de que tendrá éxito. Tanto en el caso esencial espacial como de una manera usual, y su satisfacción es que la única esperanza posible de regular nuestra conducta de manera racional.”

Caracterizar a alguien que se encuentra entre la frontera de lo socialmente considerado normal nos llevar a observar a nuestro protagonistas Grenouville que es un ser humano con rasgos monstruosos acompañados de la falta de olor humano. Somos los que nos creamos a estar dentro de una capa de cultura que nosotros mismos hemos dicho,

No comments yet.

Leave a Comment