Facebook Twitter RSS Reset

El pensamiento y el sentimiento son el Poder Creador de Dios

El pensamiento y el sentimiento son el Poder Creador de Dios

LOS DISCURSOS DEL “I AM”

DISCURSO III

10 de octubre de 1.932

SAINT GERMAIN



INVOCACIÓN: ¡Tú, Infinita Omni-Penetrante Presencia! Con

Tu Magno Resplandor surgiendo a lo visible a través de la atmósfera

de la Tierra, damos alabanzas y gracias por el imparable Poder

Crístico de Amor y Sabiduría, que sin incertidumbre, está elevando

la conciencia de la humanidad sobre el sórdido egoísmo de la

actividad del ser externo.

Damos alabanzas y gracias por haber llegado a ser conscientes de

Tu Magna Presencia Activa en todo momento, y de que en el

consciente reconocimiento de Ti, Tú cargas nuestras mentes y

cuerpos con Tu Pura Presencia por siempre.

Traigo Saludos de la Hueste Radiante a todos ustedes.

DISCURSO

Desde el interior del Resplandor del Gran Cinturón Electrónico,

“I AM” (Yo estoy) proyectando esto en el día de hoy.

Desde el Corazón de la Ciudad Dorada se manifiestan los Rayos

Gemelos, sobre los cuales se hallan la palabra, la Luz, y el sonido.

El tiempo Nos ha envuelto rápidamente, en el que debemos ser más

conscientes de los Grandes Cinturones Electrónicos que abarcan o

rodean a toda la Creación, desde la Divinidad hasta el individuo.

El Cinturón Etérico alrededor de la Ciudad Dorada es

impenetrable -mucho más de lo que puede ser una pared de un

espesor de varios metros-.

Así, en un grado menor, puede el individuo con suficiente

comprensión del Principio Activo de Dios, rodearse a sí mismo con

un Cinturón o Círculo Electrónico, que puede cualificar de cualquier

manera que elija; pero ¡ay de aquel individuo que lo cualifique

destructivamente!


Si alguien es suficientemente insensato para hacer esto,

encontrará que su Cinturón electrónico de fuerza se cerraría sobre su

propia forma externa, y su cuerpo se consumiría. Pero aquellos que

con sabiduría lo construyan y cualifiquen con el Magno Amor de

Dios y Poder constructivo, se encontrarán a sí mismos moviéndose

en un mundo intocado por la ignorancia de la humanidad.

Ha llegado el Periodo Cósmico en el que aquellos que han

obtenido un cierto grado de comprensión, deben crear, aplicar, y usar

este Maravilloso Círculo Electrónico. Cada creación, que es una

acción Auto-consciente, posee este Círculo de pura fuerza

electrónica alrededor de ella, de forma natural, pero hasta cierto

grado su fuerza no está controlada, y por lo tanto se disipa.

Al crear conscientemente este Magno Círculo de fuerza

electrónica pura, uno detiene todas las fugas en la generación de esta

Esencia Ilimitada, y la mantiene en reserva, para un consciente uso y

dirección posterior. Después de unos cuantos meses de ejercer esta

actividad creativa de, y dentro, de este Anillo Electrónico, uno

necesita ser muy cuidadoso al dirigir o liberar esta fuerza en

cualquier manera, excepto mediante el Amor Divino.

En el inicio de la individualización del hombre, él estaba rodeado

naturalmente por este Círculo Mágico; pero a medida que descendió

su conciencia cada vez más, se produjeron fisuras en este Gran

Círculo de fuerza, provocando fugas, como si dijéramos, hasta que

casi desapareció enteramente. Este Círculo, no obstante, no era una

creación consciente del individuo, sino un círculo envolvente

natural.

Ahora los estudiantes de la Luz deben ponerse a trabajar sin

incertidumbre, y deben crear conscientemente este Cinturón

Electrónico alrededor de sí mismos -visualizándolo Perfecto-, y sin

grietas o roturas en su construcción.

De este modo será posible penetrar conscientemente dentro del

Cinturón Electrónico de la Divinidad, y allí recibir Ilimitada

Sabiduría, Amor, Luz, y la aplicación o práctica de sencillas Leyes

mediante las cuales es posible todo poder creador.

A pesar de que al estudiante se le recomienda mirar siempre, sin

olvidarlo jamás, a su propio Ser Divino, que es el Creador de su

individualización, nunca ha tenido lugar un solo logro en el cual no

haya sido dada Ayuda de aquellos que son todavía más avanzados

que el propio estudiante.

Habiendo un solo Dios, la Única Presencia y Su Todopoderosa

Actividad, resulta que Aquel que es más avanzado que otro no es

sino un poco más del Ser Divino en acción. En este reconocimiento

de grados de Divinidad mayores y menores, uno puede comprender

por qué puede sentir: “‘I AM’ (Yo estoy) aquí, y ‘I AM’ (Yo estoy)

allí”, porque hay solamente Un Ser Divino en todo lugar.


Cuando el estudiante puede comprender de nuevo que la Hueste

de Maestros Ascendidos es tan sólo la Conciencia más avanzada de

él mismo, entonces comienza a sentir las incuestionables

posibilidades que tiene a su alcance. Y tanto que hable directamente

a la Divinidad, como a uno de los Maestros Ascendidos de la Luz, o

a su propio Ser Divino, en realidad no hay diferencia, porque todos

son Uno.


Hasta que uno alcanza este Estado de Conciencia, existe

diferencia, porque el individuo está casi cierto de sentir una división

del Ser Único, aunque ésta no sea posible, excepto para la ignorancia

de la actividad externa de la mente.

Cuando el estudiante valora la expresión externa, debería en todo

momento ser consciente de que ella es tan sólo la actividad externa

de la Inteligencia Una, y debe guardarse a sí mismo en todo

momento de intentar dividir en su propia conciencia este Único y

Magno Poder Divino que está centrado en él.


Nuevamente debo recordarles que este Ilimitado y Magno Poder

de Dios no puede entrometer Su maravilloso Poder en el uso externo

de uno, excepto mediante invitación. Hay solamente una clase de

invitación que puede alcanzarlo y liberarlo para uso, y esa invitación

es el sentimiento de profunda devoción y Amor. Cuando uno ha

generado alrededor de sí mismo este Cinturón o Anillo Electrónico,

no hay poder que lo puede penetrar, excepto el Amor Divino.


Es solamente la conciencia de Amor Divino en uno la que puede

penetrar dentro de este Gran e Interno Cinturón Radiante de la

Divinidad, a través del cual la Divinidad le devuelve a uno Su Gran

Emanación -ténganlo en cuenta-, a través de sus Mensajeros, Seres

Trascendentes que sobrepasan de tal modo sus presentes conceptos,

que es imposible transmitir con palabras la Majestad del Amor,

Sabiduría, y Poder de estos Grandes Seres.

En este punto, permítanme recordarles de nuevo que el estudiante

que ose actuar y mantener silencio, se encontrará elevado hasta el

Resplandor Trascendente de esta Esfera Más Recóndita; después, al

experimentar y ver, comprenderá esto de lo que he hablado. El alma

que es suficientemente fuerte para revestirse ella misma con su

Armadura de Amor Divino y proseguir adelante, no encontrará

obstrucción; porque no hay nada entre su conciencia actual y esta

Magna y Trascendente Esfera que obstruya la aproximación del

Amor Divino.

Cuando uno ha tocado este Círculo Interno, y ha visto dentro de

Él, comprenderá entonces cuán imperfecta es la actual expresión del

Amor Divino que uno manifiesta
. Una vez que uno llega a ser

consciente de estas Grandes Esferas, hasta las cuales puede elevarse,

se encontrará a sí mismo entrando intrépidamente más

profundamente dentro del Resplandor de este Magno e Inteligente

Eje del Universo, del cual proceden todos los mundos y toda la

Creación.

Hay entre ustedes almas fuertes, animosas, y valientes, que

comprenderán esto, y serán capaces de usarlo con gran bendición

para ellas mismas y otros. Hay también aquellas que comprenderán y

verán que la Presencia que hace palpitar cada corazón es Dios en

Acción; que la Actividad que envía la circulación a través del cuerpo

es Dios; que la Esencia sustentadora que vitaliza la forma externa es

Dios en Acción.

Entonces, Oh, bienamados estudiantes, despierten a esto -ahora-.

¿No ven el gran error que es hundirse en la ignorancia del ser

externo, sintiendo dolor, desasosiego, y perturbación, creado todo

por la ignorancia y actividad del ser externo; cuando unos instantes

de fervorosa consideración llevaría a uno a comprender que debe

haber tan sólo Una Presencia, Una Inteligencia, y Un Poder actuando

en su mente y cuerpo, que es Dios?


Ustedes pueden ver cuán sencilla, aunque poderosa, es esta

Conciencia dentro de ustedes, para liberar el pleno reconocimiento

de la Grande y Pura Actividad de Dios dentro de su mente y cuerpo;

y para permitir que Su Maravillosa, y Trascendente Esencia llene

plenamente hasta rebosar cada una de sus células.

Me parece a Mí, bienamados estudiantes, que no pueden fallar en

comprender esta simplicidad de su Verdadero Ser Divino actuando

en ustedes. Vuélvanse siempre a Él, alábenlo, ámenlo, demanden y

ordenen que Él se manifieste en cada célula de sus cuerpos; en cada

demanda de la actividad externa, en el hogar, en sus asuntos, y en los

negocios. Cuando su deseo es enviado revestido con la Presencia de

Dios, Poder, e Inteligencia, no puede fracasar. Debe conseguir para

ustedes eso que desean. El deseo es tan sólo una actividad menor del

decreto. Decretar es y debería ser el reconocimiento del deseo ya

logrado o realizado.


Bienamados estudiantes, desechen por siempre el miedo a usar

este Gran Poder. Ustedes conocen, sin necesidad de decirlo, que si lo

usan mal, experimentarán desarmonía. Si ustedes lo usan

constructivamente, les traerá incontables bendiciones, por las que tan

sólo podrán dar alabanzas y gracias desde el momento en que

despertaron al conocimiento de que este Poder Ilimitado es

omnipresente, siempre esperando la consciente dirección de ustedes.

El individuo que ha dicho que ustedes no pueden añadir un

‘codo’ a su estatura, con su pensamiento, ahogó la actividad y

progreso del individuo, porque el pensamiento y el sentimiento son

el Poder Creador de Dios en Acción.

El uso incontrolado y sin gobierno del pensamiento y el

sentimiento ha producido toda clase de discordias, enfermedades, y

molestias. Pocos, no obstante, creen esto, y prosiguen más y más,

continuamente, creando caos en su mundo, mediante su incontrolado

pensamiento y deseo; cuando podrían, tan fácilmente como respirar,

enfrentar su actitud, usando sus pensamientos constructivamente,

motivados por el poder del Amor Divino, y podrían construir para

ellos mismos un Paraíso Perfecto en un periodo de dos años.


Incluso la ciencia física ha dado prueba de que el cuerpo o forma

externa se renueva completamente a sí mismo en unos pocos meses.

Por tanto deben ver que dentro de la comprensión y aplicación

consciente de las Leyes Verdaderas de su Ser, es fácil hacer que se

manifieste la Perfección en su entero cuerpo y que cada órgano

recobre su actividad normal y Perfecta. En un corto periodo de

tiempo no sería posible que la desarmonía entrase en su pensamiento

ni cuerpo.

¡Oh, hijos buscadores de la Luz! Este gran privilegio es la Puerta

Abierta de Dios delante de ustedes, que nadie puede cerrar excepto

ustedes mismos. Nadie puede obstruir o interferir su camino excepto

ustedes mismos. Usen intrépidamente su Dominio y Poder dado-por-

Dios, y sean libres. Ustedes no pueden obtener y sostener esta

Libertad Perfecta excepto a través del conocimiento aplicado

conscientemente.

Ahora les daré un secreto que si es comprendido por el individuo

irritable o discordante, lo arrancaría a él o ella, de esa actividad

destructiva, incluso desde un punto de vista puramente egoísta.

La persona irritable o censuradora que emite pensamientos,

sentimientos o palabras destructivas hacia otros -que estén centrados

en su propia Divinidad-, recibe de vuelta hacia sí misma la cualidad

destructiva con la que cargó ese poder; mientras la persona centrada

en su Ser, recibe la energía positiva del Ser a quien sirve, y que ella

recalifica automáticamente por su propia actitud positiva. De este

modo, el creador de discordia a través de la ira y la condena, está

conscientemente destruyéndose a sí mismo, a su mundo de actividad,

y a sus asuntos.


Aquí hay un punto vital que los estudiantes deberían comprender.

Cuando uno entra conscientemente dentro del Círculo Electrónico

Interno de Dios, hace de su expresión y actividad externa un canal

para la emisión imparable de la Esencia Pura de la Divinidad. Esto,

en sí mismo, aunque uno permanezca enteramente silencioso en la

expresión externa, es uno de los servicios mayores a la humanidad,

el cual servicio tan sólo unos pocos seres no Ascendidos son

conscientes de lo que significa para la humanidad.

Aquel que penetra dentro del Círculo Electrónico llega a ser una

emanación continua, y esta misma Radiación por sí sola es una

enorme bendición para toda la humanidad. Así que eón tras eón, han

existido generosos Mensajeros de Dios, a través de los cuales se

derramaron las Bendiciones de esta elevadora energía, para aquellos

que no comprenden. Cuando se encuentran uno o más que pueden

ser emisores o dadores de esta gran y acumulada Presencia, semeja

el primer goteo de una fisura en una presa o embalse.

A medida que se mantiene firme y fija la conciencia, y a medida

que la fisura en la presa se incrementa, sale fuera mayor cantidad de

agua, porque finalmente es barrida toda obstrucción, y la entera

fuerza detrás de la masa de agua, la obliga a salir fuera para ser

usada. De modo diferente al del agua embalsada que sale

incontrolada disipándose ella misma -por falta de control-, el Poder

de Dios, liberado de este modo controlado, va directamente al canal

de conciencia más receptivo; y allí se almacena Él mismo, esperando

la oportunidad de salir con más y más ímpetu al exterior. Así, el

estudiante de la Luz, además de su actividad de dispensar la Verdad,

llega a ser un pozo artesiano, como si dijéramos, desde las

profundidades del cual fluye la Magna Esencia de Dios.

El estudiante debería recordar en todo momento que, no

importando cuales son los errores que haya podido cometer, Dios

nunca los critica ni condena; sino que a cada tropiezo que ocurre, en

una dulce y amorosa Voz dice: “Levántate hijo mío, y prueba de

nuevo, y sigue probando, hasta que al fin obtengas la Verdadera

Victoria de tu Dominio dado por Dios”.

Siempre que uno sea consciente de haber cometido un error,

su primer acto debería ser invocar la Ley del Perdón; y

demandar sabiduría y fortaleza para no cometer el mismo error

una segunda vez.


Siendo Dios Todo Amor, debe tener Paciencia Infinita; y no

importando la cantidad de errores que uno comete, Él repite, una vez

más, “Levántate y ven al Padre”. Tal es el Amor y la Libertad dentro

de la cual tienen el privilegio de actuar los hijos de Dios.

No hay sino un solo proceso poderoso, invencible, y

evolucionador, y ese es a través del poder de generar

conscientemente Amor Divino. Siendo el Amor el Eje de toda Vida,

cuanto más se entre en Él y se use conscientemente, más fácil y

rápidamente liberaremos este Magno Poder de Dios, que permanece

siempre como una presa llena, esperando encontrar una abertura en

nuestra propia conciencia, por la cual se pueda colar o proyectar Él

Mismo.

Por primera vez en muchos siglos los Reflectores o Rayos de la

Ciudad Dorada sobre el Desierto del Sáhara, se han puesto a

funcionar sobre América y la Tierra. Hay algunos individuos que

verán estos rayos, no sabiendo lo que son.

La humanidad no necesita pensar por más tiempo que las

personalidades pueden continuar generando sus fuerzas destructivas

y sobrevivir por largo tiempo.
Aquellos que pueden usar este

Conocimiento del Círculo Electrónico, no deberían ser privados de

sus beneficios. Háganlo saber y den el siguiente aviso con ello.

Usen esta expresión: “‘I AM’ (Yo soy) la actividad conseguida

y el poder sostenedor de cada cosa constructiva que deseo”
.

Úsenla como una expresión general, porque el poder sostenedor está

en toda cosa que existe. “‘I AM’ (Yo estoy) aquí, ‘I AM’ (Yo

estoy) allí” es un espléndido modo de sentir que uno está usando la

Actividad Única de Dios en cuanto se desea, y de este modo uno se

libera de la conciencia de separación.

BENDICIÓN: ¡Oh Poderosos Seres de la Ciudad Dorada! Somos

glorificados con Vuestra Maravillosa Radiación. Somos

privilegiados por el uso de Vuestros Grandes rayos. Somos benditos

con el consciente conocimiento de Vuestra magna presencia.

Envolvednos por siempre en Vuestra Luz Trascendente.

No comments yet.

Leave a Comment