Facebook Twitter RSS Reset

El “otro yo” de Scioli

El “otro yo” de Scioli

El “otro yo” de Scioli

El “otro yo” de Scioli
Daniel Scioli, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Candidato a presidente por el FPV

El genial dibujante y humorista argentino Guillermo Divito, creador de la exitosa revista Rico Tipo, publicaba una tira cómica que era famosa en los años 50 y 60: El otro yo del Dr. Merengue.

El genial dibujante y humorista argentino Guillermo Divito, creador de la exitosa revista Rico Tipo, publicaba una tira cómica que era famosa en los años 50 y 60: El otro yo del Dr. Merengue. Se trataba de un atildado, pulcro y amable gentleman de cuyo cuerpo Divito hacía emerger una figura fantasmal que evidenciaba la existencia de otro personaje –el otro yo- completamente distinto al que se mostraba ante todos. El “otro yo” era pícaro, un poco maligno, sensual, a veces malhumorado, todo lo opuesto al Dr. Merengue, siempre amable y en extremo correcto.

Este desdoblamiento esquizoide parece haberse apoderado de Daniel Scioli. Por un lado, el gobernador bonaerense manifiesta posiciones políticas y propuestas económicas en un todo de acuerdo con lo que el oficialismo espera de él. Esa es, digamos, su versión más pública y evidente, su modo de presentarse ante la sociedad toda. Pero a través de otros personajes cercanos a él, que en apariencia hablan en su nombre aunque eso no es algo que se manifieste claramente, Scioli expresa –en voz apenas audible- puntos de vista claramente distintos si no directamente opuestos a los del gobierno de Cristina.

El Fondo Monetario

En estos últimos días ha ocurrido un hecho altamente ilustrativo de esto que decimos. El gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey habló en el Consejo de las Américas, con sede en Nueva York. Allí expresó puntos de vista completamente distantes de los del oficialismo, en aspectos sustanciales de la política económica. Sostuvo, por ejemplo, “no haber acordado con los holdouts le terminó generando mayores problemas al país” y agregó que “Argentina tiene que recuperar confianza en el mercado de capitales para poder ser un actor y tener financiamiento, y eso va a ser difícil pero hay que hacerlo”.

El reconocimiento y la estrategia propuesta por Urtubey, está muy alejada de la política seguida hasta ahora por el gobierno, que ha transformado su disputa con los holdouts en una bandera nacional de lucha contra los poderes mundiales, perfil político grato a Cristina y al oficialismo. El disgusto del gobierno se manifestó a través del Jefe de Gabinete Aníbal Fernández quien se apresuró a afirmar que los dichos de Urtubey no expresan el punto de vista del gobierno ni del candidato Scioli.

Pero ahí nomás apareció Mario Blejer, asesor económico del candidato Scioli, para pronunciar palabras que nuevamente horrorizaron al oficialismo. Dijo Blejer que “hay que buscar la forma que el problema con los fondos buitres desaparezca cuanto antes”. Dijo que era importante este arreglo con los holdouts se terminara pronto pues, en caso contrario, Argentina llegaría tarde “a la fiesta” que significa en materia de liquidez y tasas, el actual mercado de capitales.

Pero no sólo eso. También tuvo la osadía de mentar las palabras malditas: Fondo Monetario Internacional. Dijo que a nuestro país le “resultaría beneficioso” aceptar una revisión anual del FMI, de esas del Artículo IV, que junto al arreglo con los holdouts permitiría el reingreso del país al mercado mundial de capitales.

El gobierno no se lo dejó pasar. Ahí nomás apareció Axel Kicillof para refutar a Blejer lo que significa, por supuesto, reconvenir al propio candidato oficialista. Dijo el ministro que “no le gustó” la terminología utilizada por el asesor de Scioli y que dejaba un país casi desendeudado.

Sigue la polémica

Miguel Bein acompañó al candidato Daniel Scioli, al que asesora en temas económicos, a hablar frente a un grupo de empresarios. Apenas entró, hizo un chiste revelador que seguramente no arrancó ni una mueca en filas oficialistas. Dijo que allí, entre los empresarios que lo escuchaban, había “más reservas que en el Banco Central”. Un cross en la mandíbula de la política económica oficial, ciertamente.

Para calmar los ánimos, Scioli afirmó que su gobierno no va pedirle plata al Fondo Monetario. Esto es algo que suena lindo a los oídos de Cristina y su gente pero que carece de efectos prácticos y no es lo que se está discutiendo. Con la situación actual del mercado mundial de capitales, acudir al FMI es algo que pocos países hacen y que, además, está mal visto pues sería una muestra de finanzas débiles. Lo que dijo Blejer es otra cosa: pedir una revisión anual del FMI a los fines de que Argentina sea nuevamente un país elegible al momento de pedir fondos y que, además, éstos nos resulten más baratos que ahora.

La pugna entre el candidato oficialista y el gobierno recrudece a medida que se acercan los comicios. Scioli parece no conformarse con ofrecerse como una mera repetición del ciclo K, sobre todo si se tiene en cuenta que los números de la economía son complicados y que se nota una caída en el nivel de actividad aunque el gobierno se esfuerce por mantener alta la demanda a fuerza de emisión monetaria.

El gobierno no deja pasar una a Scioli. Responde cada una de las críticas esbozadas por sus asesores y recorta las alas del candidato cada vez que éste insinúa algún cambio en las políticas que viene desarrollando el kirchnerismo.

Scioli necesita abarcar más votantes si quiere ganar.

Y el kirchnerismo no parece dispuesto a facilitarle esa tarea.

El “otro yo” de Scioli

No comments yet.

Leave a Comment