Facebook Twitter RSS Reset

“El niño que llora”, la historia del cuadro maldito :O

La pintura fue comercializado con éxito hace 40 años. Sin embargo, se dice que tiene una maldición.



El famoso cuadro conocido popularmente como “El niño que llora”, que muestra el triste e inocente rostro de un pequeño llorando. Lo que quizás desconocías es que esa pintura, del pintor italiano Bruno Amadio, tiene supuesta maldición.

La historia de este pintor (que fue conocido posteriormente por su seudónimo de Giovanni Bragolin) es bastante particular. Tras simpatizar con el fascismo de Mussolini y pelear como soldado en la Segunda Guerra Mundial, se marchó a España, lugar donde se radicó.

Aprovechando sus estudios de artes de plásticas, Amadio comenzó a utilizar el seudónimo de Giovanni Bragolin para firmar sus cuadros, especialmente sus 27 retratos de “los niños llorones”, que muestran imágenes de niños y niñas en primer plano en cara y busto, los cuáles los muestran con un gesto triste y grandes y visibles lágrimas escurriéndoles por las mejillas.


Éstos cuadros pronto se comercializaron muy ampliamente por numerosos países del mundo, sobre todo a partir de las décadas de 1970 y 1980. Sin embargo, paralelamente, comenzó a tejerse una leyenda negra con respecto a estas pinturas, pues se aseguraba que las mismas atraían desgracias a quienes las poseían.

Bragolin pronto se ganó el apodo de pintor maldito. Se decía que, frustrado por su nula fama como artista, el pintor habría hecho un pacto con el demonio para que sus pinturas alcanzaran celebridad, cosa que indudablemente ocurrió. Otros, en tanto, aseguraban que el artista era un pederasta que abusaba sexualmente de niños pequeños y después los pintaba llorando.


Con respecto al famoso cuadro del niño que llora, también se dice que era el retrato de un niño que vivía en un orfanato. Bragolin habría regalado el cuadro a la misma institución pero, al poco tiempo, habría ocurrido un voraz incendio en el lugar que acabó con la vida de todos los menores. El cuadro, increíblemente, no habría sufrido daño alguno. De ahí que algunos sostengan que el espíritu del niño quedo atrapado en la pintura. Desde entonces, se dice que quienes poseen el cuadro sufren desgracias y muertes, pues el cuadro estaría maldito.

Cuando el cuadro en cuestión comenzó a ser comercializado en todo el mundo, en muchos países, incluido el nuestro, comenzaron a contarse muchas historias de tinte paranormal. Se hablaba de casos de casas incendiadas donde todo se quemaba, pero el cuadro siempre permanecía colgado en la pared sin un solo rasguño (un caso comprobado ocurrió en 1985: la casa del matrimonio Hall, de Yorkshire, ardió en llamas y la imagen no sufrió daño alguno).

El cuadro también acarreaba otras historias. Unos aseguraban que cuando se descolgaba el cuadro, inexplicablemente detrás de él aparecían gusanos. Otros que, invirtiendo el cuadro a la hora de medianoche, se podía hacer un pacto con el mismísimo diablo. Lo único verificable, en todo caso, es que si el cuadro se gira en 90 grados, a la derecha, es posible ver a una especie de figura monstruosa que aparece devorando al pequeño, lo que demostraría el supuesto carácter maléfico de la pintura.


Aqui un video donde explica un poco mejor lince