Facebook Twitter RSS Reset

El misterio de los esquiadores rusos

El misterio de los esquiadores rusos

El 25 de enero de 1959, 10 expertos esquiadores de la antigua Unión Soviética se reunieron en la cara norte de los Montes Urales para pasar unos días de convivencia en la nieve.

El objetivo era entrenar y trabajar juntos como ensayo para una futura expedición por las blancas y peligrosas tierras del ártico. Para ello, se adentrarían en el pico Otorten.

La ruta escogida era bien conocida, cómoda en su recorrido y no especialmente peligrosa. O al menos eso creían, pues no se sabe cómo ni porqué, todos murieron en extrañas circunstancias.

El grupo

El misterio de los esquiadores rusos

El grupo estaba compuesto por ocho hombres y dos mujeres,cuyas profesiones eran: un instructor de esquí, tres ingenieros y siete estudiantes del Instituto Politécnico de los Urales, ubicado en la ciudad entonces conocida como Sverdlovsk. Todos eran jóvenes, amantes de la nieve y expertos montañeros.

Se llamaban Igor Dyatlov (23 años) líder del grupo, Yuri Yudin (en la fotografía con gorro de rayas), Yuri Doroshenko (21), Zinaida Kolmogorova (22), Lyudmila Dubinina (21), Alexander Kolevatov (25), estudiantes; Alexander Zolotariov (37), guía; Rustem Slobodin (23), Georgyi Krivonischenko (24) y Nicolás Thibeaux-Brignollel (24), ingenieros.

El último refugio

El misterio de los esquiadores rusos

El 27 de enero, llegaron a Vizhai, un refugio donde alojarse antes de adentrarse en la montaña. El lugar contaba con cabañas de madera para refugiarse y descansar.

El misterio de los esquiadores rusos

El humor del grupo era bueno y todavía tenían energías para bromear y hacer el tonto.

El misterio de los esquiadores rusosIgor, Yuri Yudin y Lyudmila

Sin embargo, Yuri Yudin, único superviviente de grupo, comenzó a sentirse indispuesto. Tras la noche en el campamento, se confirmó que estaba enfermo de disentería y tuvo que abandonar la expedición.

El misterio de los esquiadores rusosLyudmila, Georgyi, Nicolas y Rustem.

En aquel momento sintió mucha envidia por sus compañeros, sin saber el terrible final que les aguardaba.

 

La travesía

El misterio de los esquiadores rusos

Los 9 esquiadores restantes siguieron con la ruta planeada, recorriendo más de 100 kilómetros por la cresta principal de los Montes Urales hasta el pico Ojkachahl.

El misterio de los esquiadores rusos

Según los mapas hallados de Igor Dyatlov, la noche del 2 de febrero alcanzaron la ladera de la montaña Kholat-Syakhl (que el dialecto Mansi significa “Montaña de la muerte”).

Estaban solo a 10 kilómetros del pico Otorten. La idea era escalarlo al día siguiente y comenzar el regreso a casa.

El misterio de los esquiadores rusos

La fecha estimada de retorno era el 11 de febrero y, una vez en Vizhai, mandar telegramas a casa para avisar del regreso a sus familiares y amigos.

Sin noticias de los esquiadores, el día 21 de febrero las autoridades militares, alertadas por los familiares, comenzaron con la búsqueda de los jóvenes.

Aunque todo el mundo temía lo peor, nunca imaginaron lo que el grupo de rescate encontraría.

El galimatias del horror

El misterio de los esquiadores rusos

¿Qué ocurrió? No se sabe a ciencia cierta, pero el rastro y las pruebas encontradas resultan muy inquietantes.

Un compañero del Instituto Politécnico de los desaparecidos, Mikhail Sharavin, encabezaba el grupo de rastreo. Al equipo de búsqueda se unieron dos aviones y un helicóptero. El 25 de febrero, un avión militar que sobrevoló la zona encontró los restos del campamento.

El misterio de los esquiadores rusos

Hasta allí se desplazó el grupo de rescate para descubrir que el campamento se encontraba completamente vacío. No había rastro de los chicos, pero en el interior de las tiendas de campaña encontraron su ropa, botas de montaña y demás pertenencias.

El misterio de los esquiadores rusos

Se descartó que hubiese podido ser un alud y la ausencia de los cuerpos mantuvo viva la esperanza. Sin embargo, que al menos 8 de los 9 montañeros hubiesen huido parcialmente descalzos, no era buena señal.

Las autoridades reconstruyeron los pasos y huellas que había alrededor del campamento. Eran caóticos y no parecían seguir una ruta lógica.

El misterio de los esquiadores rusos

Al menos dos personas se separaron del grupo hacia una zona boscosa al norte. Al otro lado, y a penas a 500 metros de campamento, se encontraron los restos de una hoguera improvisada.

El misterio de los esquiadores rusos

En el bosque había un árbol cubierto de tejido y sangre humana. En el suelo estaban los dos primeras cadáveres,Krivonischenko y Doroshenko. Los cuerpos estaban en ropa interior, descalzos y con las manos y los pies en carne viva.

Las pruebas indicaban que intentaron escalar el árbol para ponerse a salvo pero las ramas habían cedido por el peso y ambos habían caído.

¿De qué huían? No se sabe. No había marcas de animales, ni huellas, pero dos personas estuvieron dispuestas a desollarse las manos con tal de escapar.

A 270 metros de distancia descubrieron el cuerpo de Dyatlov. La escena no era menos inquietante. Tumbado boca arriba, en una mano sujetaba una rama para defenderse, mientras que con el otro brazo se protegía la cara.

Regresando hacia el campamento, pero separados entre si por unos 300 metros, hallaron los cuerpos de Rustem Slobodan y Zinaida Kolmogorov.

El misterio de los esquiadores rusosEl cuerpo de Rustem Slobodin, encontrado boca abajo.

Rustem estaba vestido, pero descalzo, y había muerto por hipotermia. Se encontraba boca abajo y tenía una herida no mortal en su craneo de unos 1,8 centímetros de diámetro. Zinaidatenía el pelo blancuzco y su piel de color anaranjado.

El misterio de los esquiadores rusos

Centrándose en el estado de las tiendas de campaña, los investigadores comprobaron que estaban desgarradas; sin embargo, las marcas indicaban que los cortes no se habían hecho desde el exterior, sino que habían sido hechos desde dentro con el objetivo de escapar.

El misterio de los esquiadores rusos

Los 5 cadáveres rescatados y el resto de pertenencias, diarios de viaje y las fotografías mostradas en este artículo fueron motivo suficiente para que las autoridades iniciaran una investigación.

Los otros cuerpos

La búsqueda de los otros cuatro montañeros se prolongó infructuosamente durante dos meses más. Con la llegada del deshielo, el día 4 de mayo encontraron sus cuerpos en el interior del bosque.

El misterio de los esquiadores rusos

Se encontraban sepultados por 4 metros de nieve. A diferencia de sus compañeros, estaban vestidos aunque de forma caótica, combinando ropas y tallas al azar.

Lo más espeluznante es que estos cuerpos sí presentaban múltiples signos de violencia, lo que no hizo sino acrecentar la inquietud de la opinión pública.

Lyudmila tenía la cabeza girada había atrás, su cuello estaba roto y su boca estaba abierta en una pose grotesca. Le faltaba la lengua y la carne que recubre la mandíbula y labios.

Zolotarev tenía grandes fracturas en el pecho y le faltaban varios dientes. Su cabello era blanquecino y su piel avejentada. Thibeaux tenía el craneo aplastado con gran fuerza. Y Kolevatov simplemente estaba allí con ellos, pero no parecía herido por fuera.

La investigación

El misterio de los esquiadores rusos

La autopsia de los primeros cuerpos reveló que todos murieron de hipotermia. Algo que concuerda con la hipótesis de que huyeron medio vestidos y a toda prisa de algo o alguien desconocido, rajando las tiendas desde dentro en el proceso.

Con temperaturas de -30ºC, viento y semi desnudos, no tardarían en enfriarse y morir. Los montañeros que trataron de subir al árbol, tampoco sintieron dolor cuando se desgarraron las manos.

Las huellas solo se correspondían con las del grupo, por lo que se descartó la intervención de otros humanos en el suceso, confirmando que todos huyeron por iniciativa propia.

El misterio de los esquiadores rusos

El contenido de los estomagos de los 9 participantes indicó quetodos murieron entre 6 y 8 horas después de su última comida.

La autopsia de los últimos cuatro cuerpos reveló signos de un gran impacto, similar a un accidente de coche. Fue clasificada como accidente mortal y la fuerza necesaria para crear esos daños,no puede ser ejercida por otro humano, lo que descartó un ataque entre ellos.

Para rematar este misterio, los informes corroboraron el extraño color de piel anaranjado de los cuerpos, el pelo blanquecino en dos víctimas y signos de radiación en la ropa de tres de los cadáveres.

También cabe destacar que, aunque estaban armados con un fusil, tres cuchillos y dos hachas, no se defendieron, y que un cinturón y unas gafas militares fueron halladas entre los restos, aunque Yuri Yudín -el único superviviente que abandonó antes del ascenso- asegura que no pertenecía a ningún miembro del grupo.

La hipótesis

El misterio de los esquiadores rusos

Más de 50 años llevan los familiares desentrañando este misterio. Se habla de psicosis de grupo y accidente. También de monstruos, experimentos militares, espías encubiertos y miembros del KGB. Incluso varios habitantes de Vizhai hablan de luces naranjas en el cielo.

Durante un tiempo se barajó la posibilidad de una avalancha que habría causado el impacto de los últimos 4 cuerpos hallados, que en realidad habrían sido los primeros en morir.

Los primeros cadáveres encontrados podrían haber intentado regresar al campamento para sobrevivir y encontrase con el resto del grupo, pero pudieron sufrir un desnudo paradójico que habría causado la muerte por hipotermia.

Un desnudo paradójico ocurre cuando alguien sometido a un frío intenso sufre la relajación involuntaria de sus músculos. De repente, la sangre caliente llega a las extremidades provocando una repentina subida de calor ante la que algunas personas optan por desnudarse.

Aunque esta teoría explicaría el desarrollo de los acontecimientos, hogueras y desnudos, no explica el color o la radiación; por no mencionar que el servicio meteorológico no reportó datos de avalanchas esos días.

El misterio de los esquiadores rusos

Las luces y la radioactividad coinciden con que la zona fuera utilizada para maniobras militares, pero eso no encaja con las marcas halladas en los cuerpos. Ninguno murió de radiación o por arma de fuego.

Obviamente hay quien habla de armas secretas, biológicas, control mental y, mi preferida, el ataque de un yeti.

Se han hecho películas, escrito novelas y creado monumentos en honor de estos 9 chicos, pero nadie ha conseguido desentrañar el misterio.

El misterio de los esquiadores rusos

Sea como sea, el gobierno mantiene el caso bajo secreto de sumario y la última foto realizada por Dyatlov es tan enigmática como el resto del caso.

El misterio de los esquiadores rusos

No comments yet.

Leave a Comment