Facebook Twitter RSS Reset

El miedo envenena la democracia – 12 de junio 2015

El miedo envenena la democracia

El miedo envenena la democracia. No tengo dudas de eso. El temor paraliza y congela todo tipo de debate plural que es una de los activos del sistema republicano. Enriquecerse con la opinión del otro. Aprender, corregir, debatir para mejorar algo. Pero si mucha gente no se atreve a hablar, todo se empobrece y los autoritarios de estado tienen un terreno mas fértil. La peor opinión es el silencio, decía en una época el gremio de prensa. Y estoy absolutamente de acuerdo. El silencio es la tumba de la libertad. El miedo es la cárcel del corazón.

El miedo envenena la democracia – 12 de junio 2015

Tal vez por me gustó tanto el gesto y la frase del contador Oscar Santiago Lamberto. Citó a Perón y dijo “hay momentos en la vida en los que mas vale la verguenza que el miedo” y cambió su voto en la Auditoria General de la Nación. De esa manera se pudo aprobar el informe sobre las graves irregularidades en el manejo de los fondos del Fútbol para Todos que la semana pasada se había archivado por la decisión de los auditores oficialistas. Ahora, el riguroso informe que compromete a los últimos tres jefes de gabinete, será enviado al Congreso y a tres jueces federales para que puedan investigar quienes fueron los que metieron la mano en la lata y se robaron el dinero de todos los argentinos. En la mira están el otrora comisario político Juan Manuelito Abal Medina, Jorge Capitanich y Anibal Fernández. La presión del escándalo de megacorrupción de la FIFA que desató el FBI y la complicidad de la banda de Julio Grondona, fue una presión fuerte para que acá se avanzara con la investigación.

El miedo envenena la democracia – 12 de junio 2015

Esa fue la importancia del voto de Oscar Lamberto que los fanáticos kirchneristas no comprendieron. Los que solo son soldados disciplinados y verticalistas incorregibles dejan de tener pensamiento propio y se comportan como autómatas o soldados. Y denigran la política que esencialmente debe ser rebeldía ante las injusticias. El matrimonio Kirchner dió cátedra en esta forma de conducción autoritaria de castigar con latigazos o la Siberia a los de la propia tropa que no se verticalizaron como chupamedias eternos. Es doblemente raro porque ni Néstor ni Cristina fueron sumisos. “No soy la recluta Fernández”, fue la frase de Cristina cuando era senadora y se oponía a ciertas decisiones de su bloque. Sin embargo ahora ella exige alineamiento absoluto. Subordinación y valor para defender a Cristina. Conduce con mano de hierro y reclama una disciplina casi castrense. Divide a los argentinos entre esclavos y enemigos. Los kirchneristas no se atreven a ir a los programas de televisión opositores, no son capaces de jugarse ni para decir si prefieren a Scioli o a Randazzo, todos tiemblan y callan a pesar de que no están de acuerdo con muchas cosas que pasan. Da verguenza ajena observar a dirigentes con mucha experiencia arrodillarse ante el altar de Cristina para mendigar un carguito. Las listas en todo el país las hace ella en Olivos. Concentra tanto el poder que asfixia al Partido Justicialista que hoy está gobernado por alguien como Carlos Zannini que se formó en el sectarismo y el dogmatismo maoista.

Por eso vale tanto el voto de Lamberto. Tuvo mas verguenza que miedo. No quiso ocultar bajo la alfombra la mugre. Abrió las ventanas para posibilitar el debate y la investigación. Y no es la primera vez que este peronista santafesino, hijo de radical y hermano de un socialista, toma distancias de las bajadas de línea de la Casa Rosada. También aprobó el informe durísimo sobre Aerolíneas Argentinas y sobre esa vergonzosa estafa con viviendas populares que debió llamarse ” Pesadillas compartidas” protagonizadas por la dupla Sergio Schoklender y Hebe Bonafini. Lamberto también le contestó a Capitanich en su momento cuando el Cokristina había dicho que la AGN era un órgano de oposición. No digo que Lamberto se jugó la vida ni que es un héroe civil. Pero tomó varias decisiones con una dignidad que no todos tuvieron en estos tiempos de cólera y obsecuencia.

El miedo envenena la democracia – 12 de junio 2015

No se si será un guiño del destino o un fantasma del pasado. Pero la Auditoria es uno de los únicos organismos de control que funciona bastante bien y que Cristina no pudo silenciar ni colonizar. Esta institución fue creada cuando Lamberto fue diputado nacional y le tocó a el ser el miembro informante.

Esta vez resolvió cambiar su voto en soledad. Pensó en la frase de Perón y sintió mas verguenza que miedo. Recibió el llamado agradecido de viejos compañeros como el radical Raul Baglini, desde su lecho de enfermo y de una antigua compañera de facultad. Solo los fanáticos sicristinistas no valoran las actitudes de autonomía que debe tener un auditor. Solo los que no creen en el debate de ideas apuestan al miedo y a su estapa superior, el terror. Una parte importante de la dirigencia de este país calló demasiado frente a los atropellos del kirchnerismo.

El miedo envenena la democracia – 12 de junio 2015

Muchos temieron carpetazos del gobierno porque tienen cadáveres en el placard. Las personas decentes y honradas que no tienen nada que ocultar, pueden y deben hablar sin autocensuras. Para eso hemos construído esta democracia que ya tiene 32 años. Porque una persona que grita se escucha mas que miles que callan, como decía San Martín. Roosvelt decía que solo hay que tenerle miedo al miedo. El miedo envenena la democracia pero, como decía Lula, la esperanza, siempre vence al miedo. Ya lo dijo con sabiduría, María Elena Walsh. “No tendremos miedo, no tendremos miedo, nunca mas”.