Facebook Twitter RSS Reset

El microbús del rock del Distrito Federal

El microbús del rock del Distrito FederalGIF

El microbús del rock del Distrito Federal
El microbús del rock del Distrito Federal

[align=center]Nueva York, 1994. En la cocina del Chez Josephine un migrante mexicano da los últimos toques a una ensalada. Listo. El plato va a manos del mesero quien apresura el paso rumbo a la puerta, la empuja y pasa rozando a un guardaespaldas. El cocinero se asoma y como puede, sigue con la mirada ese plato de ensalada verde, —de bolsa, me confesó entre risas—, que llega a una mesa donde está Mick Jagger, su ídolo, el indómito y sempiterno vocalista de The Rolling Stones.

No pensó en acercarse. Seguro despertaría el enojo del patrón y eso pone fin a las salidas temprano para ir a los conciertos de rock en la ciudad, Nueva Jersey o si de plano la banda es buena, viajar a Washington.

Además, dice don José Cortés, “no le hubiera preguntado nada, la emoción te gana, porque pues él es, no se, es algo para mí muy importante”.[/align]

Veintiún años después estamos arriba de su microbús, en la Ciudad de México. La luz neón roja nos hace a todos ver más pálidos. Él es el único que habla. Eduardo, su hijo, lo mira con atención igual que Marco Antonio, el cacharpo (los que gritan la ruta cuando están en la parada), su sobrino Jorge destapa otra caguama y la sirve en vasos de plástico.

El microbús del rock del Distrito Federal
mexico

Algunos pasajeros oscilan impávidos en el vaivén del micro, unos platican entre ellos y cuando a ratos se hace el silencio, miran a AC/DC sacar los alaridos a los fanáticos argentinos, de plano hay quien desde que sube hasta que grita la parada no deja de ver las pantallas. Otros más cuchichean mientras miran los arreglos que hacen único al Micro del Rock. Y cómo no, si de entrada brinca por la calidad del sonido, la pantalla principal con tres más pequeñas, la certeza que a esta banda sí les gusta el rock.

El microbús del rock del Distrito Federal
El microbús del rock del Distrito Federal


En el techo está tapizada la bandera británica, The Union Jack, un póster enmarcado con fotos de Rolling Stones en concierto, posando, Mick Jagger y Keith Richards abrazados, un sticker de Jim Morrison junto a la palanca de velocidades. Un altar con El Señor de la Misericordia junto al chofer.

Mientras acelera, espejea y cobra el pasaje, cuenta que primero le pusieron un estéreo normal y un amplificador, después una consola como los demás microbuses. “Le empezamos a meter cosas poco a poco, la bandera era pintada, ahora está con tapicería”, y hay un aerografiado del Guasón interpretado por Heath Ledger. Las pantallas fueron llegando, los decibeles aumentaron, ¿neón rojo y azul?, ¿por qué no?, ¿temático de Los Stones?, pues va.

El microbús del rock del Distrito Federal

Luego de una obligada terapia mecánica en el taller, este microbús Ford modelo 1991 se fue transformando, adquiriendo personalidad, llamando la atención de los pasajeros, tanto que algunos pagan de más, se sacan selfies o video, como lo hacen estos tres jóvenes turistas que antes de platicarle a su celular que van rumbo al metro, panean el Micro del Rock, se detienen en los detalles y las pantallas. “Este camión está increíble —dice uno de ellos cuando la cámara vuelve a enfocarlos— puro rock y con videos, muy padre”. Pero bueno, ahora vamos para Bellas Artes.

El microbús del rock del Distrito Federal
mexico

A los 15 ya manejaba un pesero de su papá, luego un taxi. En un descuido tuvo un accidente y a migrar para pagar la deuda, además, “uno aquí no la hace”. Así fue como don José, a los 19 años con una mochila y una muda de ropa, esperó en el Bordo de Tijuana el cambio de turno de la Border Patrol. Pagó mil dólares al pollero que juntó un grupo de 20 personas. De repente la señal. “Cientos se echaron a correr al mismo tiempo, parecíamos hormiguitas”, recuerda. Y así continuó sin parar hasta llegar al primer poblado y perderse en sus calles.

Empezó de lavaplatos “como todos” y años después ya le había preparado una ensalada con varias hierbas verdes que salieron de una bolsa a Mick Jagger en un restaurante de la calle 42 de Manhattan, “nada extraordinario” dice con la travesura reflejada en los ojos.

El microbús del rock del Distrito Federal
El microbús del rock del Distrito Federal
rock

Y ya son más de seis años acondicionando el Micro del Rock. Lo importante, dice don José, es que la gente vaya cómoda. “Le quité un asiento para que puedan estirar las piernas y pues les pongo música para alivianarles el viaje. Algunos hasta me pagan de más, si se suben unos estudiantes me piden que le suba el volumen, cuando vienen los niños les prendo las pantallas y también les pongo rock (risas), también les gusta el rock a los niños”.

El microbús del rock del Distrito Federal
mexico
El microbús del rock del Distrito Federal
El microbús del rock del Distrito FederalGIF

Dejen +10 y Reco rufianes

No comments yet.

Leave a Comment