Facebook Twitter RSS Reset

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

La obra más famosa de este pintor holandés es, indudablemente, “La joven de la perla.” Un cuadro quizá más pequeño de lo que imaginamos si es que no hemos tenido la fortuna de verlo en vivo, que causa paz, armonía y seducción. Pero no nos referimos a una seducción obvia o sexual, sino a la seducción de los sentidos. La mirada de la joven en el cuadro, nombrada también “La Mona Lisa holandesa”, es un rayo pacífico que ilumina todo lo que su pupila toca; es una calma que llega cual regalo divino, una empatía hecha trazo.


El maestro de la luz: Johannes Vermeer

Carecemos de datos certeros y completos sobre la vida del autor, pero sabemos que no siempre estuvo destinado al mundo del arte. Su abuelo, Balthasar Claesz Gerrits, era relojero y tuvo que huir por problemas de fraude. Su padre, persona de negocios vinculados al tejido de la seda, parecía que le iba a heredar su empresa, pero Vermeer se inclinó mucho más a una formación artística, en parte efecto de relaciones con artesanos y artistas cercanos a su progenitor.

Al crecer y contraer matrimonio con Catharina Bolnes, se rastrea información sobre una vida sin dificultades económicas, pues no pintaba más de dos cuadros al año y se especula sobre un seguimiento de la tradición familiar al administrar una hostería.


El maestro de la luz: Johannes Vermeer

Se cuenta que perteneció por años al Gremio de San Lucas, prestigiada corporación de artistas, y se dedicó por algún tiempo a la verificación de cuadros italianos; por mencionar, supuestos trabajos de Miguel Ángel y Rafael.

Desafortunadamente, estalló la guerra en Francia y las Provincias Unidas (Frisia, Zelanda, Holanda, etc.) afectando terriblemente la vida de Vermeer. La crisis económica en su región se vio generalizada, él cada vez vendía menos cuadros y sus negocios cayeron drásticamente. A causa de todo este ajetreo, el artista al ya no poder solventar sus gastos y el de su numerosa familia (dejó huérfanos a once menores de edad), cayó en una oscura depresión que lo arrastró finalmente a la muerte.

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

“La joven de la perla” y otras obras de Vermeer no pertenecen precisamente al género del retrato, sino a uno propio del barroco flamenco holandés conocido como tronie, rostro en lengua holandesa, que se caracterizaba por representar pequeños retratos en los que el protagonista muestra una expresión facial exagerada.

Aunque el tronie típico mostraba el retrato de una persona de medio cuerpo, o del busto únicamente, no solían realizarse con la simpleza habitual de ése sino como muestra de las dotes artísticas del pintor, y su maestría a la hora de captar gestos.

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

Hubo muchos en la historia del arte holandés, pero nadie supo atrapar la emoción y, sobre todo, la luz de una vida. Con una paleta sencilla, generalmente dominada por el blanco, el azul, el amarillo, y el gris, y una técnica del pincel muy suave, pero a la vez enérgica, captura todos los matices de la luz.

Son estos efectos de luz, reflejo mismo (o autónomo) de las inquietudes ópticas del pintor los que dan unidad y caracterización a sus pinturas más famosas.

Serenidad absoluta a partir de unos ojos expectantes, de una sonrisa a medio nacer, es la prioridad en un rostro suavemente modelado, sin demasiado detalle, con transiciones graduales y pinceladas invisibles. El nivel alcanzado por Vermeer no tiene igual.

El maestro de la luz: Johannes Vermeer

La suavidad con la que es tratada cada pieza de Vermeer, sobre todo sus estudios que tienen mayor cercanía con el trato de lo lumínico, llega como fresca bocanada de aire que atraviesa una fina tela de organza. Ha sido tema e inspiración para posteriores prácticas artísticas y ha desafiado la imaginación romántica de las personas.

El maestro de la luz: Johannes VermeerGIF

No comments yet.

Leave a Comment