Facebook Twitter RSS Reset

El lince galáctico escritor y mi historia anti-virgo

Esta es una historia de ficción, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.



El lince galáctico escritor y mi historia anti-virgoGIF

Hola Linces, Soy Eder y estoy de vuelta por aquí con una historia de mi autoría.

Después de leer los cientos de post de virgos feos, y para sacar provecho de los mil millones de años luz que viaje por la galaxia para llegar hasta acá, me inspiré para realizar una historia que es el reflejo artístico de nuestra actitud taringuera frente a las mujeres desde el punto de vista de una lincesa.

Sin más, les muestro el relato que comienza con el texto contenido en la imagen. Les advierto que es un poco largo.

El lince galáctico escritor y mi historia anti-virgo

Un solo momento en su vida la había condenado a sufrir los azotes de una memoria que nunca se iba a extinguir y que se hacía real cuando el líquido amargo tocaba sus labios y sentía el sabor en su lengua.

Por ello, en ese momento Laura se encontraba en su infierno, una cafetería. Estaba acompañada con un malogrado Virgilio que la había invitado insistentemente a salir con él. Primero la había invitado al parque, después al cine, otro día la invitó a comer. Ante tanta negativa Laura se sintió culpable y aceptó a salir a desayunar con él. Si ella hubiera sabido que a una cafetería no habría sentido ninguna compasión, pero ya se encontraba ahí.

Virgilio en realidad se llamaba Luis, un compañero de la universidad. Era un buen tipo pero a Laura no le interesaba. Luis estaba extasiado, nunca imaginó salir con ella, tanto que no advirtió que su plática no era correspondida, Laura apoyaba su cabeza en su mano derecha, ocasionalmente alzaba las cejas y en tres ocasiones ocupó la misma mano para ocultar un bostezo, sin embargo, la verdadera prueba de Laura estaba por llegar.

La mesera, una muchachita agradable con su cabello negro recogido, tal y como lo dictaba la regla, llegó con los cafés de cortesía. En cuanto el aroma llegó a los comensales Britany, que era como se llamaba la mesera, observó dos reacciones totalmente diferentes. El joven que estaba a su lado izquierdo tomó la taza entre sus dos manos y la subió a la altura de su nariz, en un acto de placer absoluto cerró sus ojos y aspiró profundamente dejando salir un suave quejido después. De su lado derecho, la señorita se apoyó en el respaldo de su asiento y con una mano tocó la taza solo con los dedos, alejándola casi instintivamente de ella, después, con el cejo fruncido lanzó un suspiro pero que fue totalmente diferente al de su acompañante. Britany estaba acostumbrada a tales cosas, se retiró rápidamente anunciando que sus platos llegarían enseguida.

En ocasiones Laura acusaba una alergia o un simple desgano para rechazar las tazas de café, y es que era inevitable para ella no ponerse a pensar en aquel día y en aquel hombre causante de esos recuerdos. Pero pensó ella en ese momento que no podía ser así el resto de su vida, una esclava del pasado. Se irguió en su asiento, tomó la taza con su mano izquierda y temblorosa tomó un pequeño sorbo. Se arrepintió al instante. Ese recuerdo salía nuevamente a flote, desviándola de toda posible comunicación.

Cuando tenía 15 años, Laura se encontraba sola en casa, era un sábado de finales de marzo. El fin de semana se quedaría ella sola porque sus padres habían salido cada uno a un viaje de negocios. Eran aproximadamente las 9 de la noche cuando escuchó que tocaron su puerta, Laura dejó un bote café recién tostado en la mesa, listo para la cafetera, fue a ver quién era. Cuando abrió la puerta su corazón dio un vuelco.

Un adolescente, como dos años mayor que ella estaba afuera, Laura lo conocía, era lo más parecido a un novio que podía tener. Pensaba que no ibas a venir, habías dicho que vendrías en la mañana. Le dijo Laura. El muchacho, cuyo nombre era Marcos le respondió. Solo vengo a despedirme, me voy mañana temprano y, bueno, sobre lo que hablamos, es mejor que no hagamos nada. Laura lo vio a los ojos, su mirada empezaba a tramar lo que sería un secreto. Está bien, le respondió, pero al menos acompáñame a tomar el café, ya casi está listo.

Algo se podía ver también en la mirada de Marcos, era miedo. Laura sirvió dos tazas de café, ella también lo tenía, pero lo escondía muy bien. ¿No te vas a tomar tu café? Le preguntó al muchacho, que solo veía la taza.

¿No te vas a tomar tu café? ¿Laura? ¿Está todo bien? Estas preguntas correspondían a la presente. Luis, el universitario casi se levanta del asiento. ¿Qué? Sí, todo bien, no te preocupes ¿Ya va a llegar la comida? Respondió Laura con la pregunta para tratar de desviar la atención de Luis, que se veía extrañado. Te quedaste petrificada un momento… y si, ahí viene la señorita con la comida.

Laura volteo hacia atrás de ella, en parte para ver si era cierto y parte para evitar la mirada incómoda de Luis que comenzaba por fin a percibir su indiferencia. Efectivamente, Britany se estaba acercando pero de pronto, a causa de un pedazo de hot cake tirado, al parecer con suficiente mantequilla, hizo resbalar a la muchacha que cayó de espaldas, derramando el jugo de naranja y los huevos revueltos que habían pedido. Britany comenzó a llorar e inmediatamente sus compañeros la ayudaron a levantarse para llevarla a la cocina, nadie parecía querer juntar la comida tirada y los trozos de los platos. Estaban en el piso, uno de los pedazos llegó a los pies de Laura.

Laura, perdóname, no fue mi intención, ahora los junto. Marcos había dejado caer su taza esa noche, su voz destilaba nerviosismo, en ese momento acrecentado por su accidente. Se agacho para juntarlos pero en su prisa se cortó uno de sus dedos. Cuando vio que la sangre no dejaba de salir, Laura le dijo. Necesitas que te cure, ven, vamos por el botiquín, está en la sala. Fueron juntos a la sala, se sentaron en uno de los sillones y cómo pudieron vendaron el dedo lastimado, pero lo hicieron de tal manera que parecía que a su dedo le había salido un extraño tumor. Ambos empezaron a reír al ver su trabajo terminado.

Te voy a extrañar Lau, nunca conoceré a una chica como tú. Dijo Marcos ya más tranquilo. Laura agacho su cabeza, reprimiendo el llanto, hasta esa hora se estaba dando cuenta que esa era una despedida. Yo también te voy a extrañar. Al terminar de decirlo, se abalanzó sobre su pecho y comenzó a llorar. Duraron abrazados largo tiempo, llorando juntos, consolándose sin poder mirarse. Hasta el momento en que se atrevieron a verse a los ojos, se veían cada vez más cerca hasta que sus labios se juntaron, ocupando sus manos para conocerse. Sin decir nada subieron al cuarto de Laura, caminaron despacio, alargando los segundos, ambos cumplían su plan, para ello habían nacido.

¿Segura que todo está bien? No te preocupes, no tardaran en enviarnos otros platos. ¿No te vas a terminar tu café? Luis la volvió a interrumpir. Luis. Ahora dijo Laura con voz grave. Hay algo que tengo que decirte, se los digo a todos los chicos con los que salgo, te juro que no entiendo porque lo hago, odio el café, y disculpa mi actitud contigo, pero no me agradas. Luis se quedó absorto, quieto y sin ninguna expresión. Una de sus cejas comenzó a temblar y fue ahí cuando por fin se movió, para calmar su ceja, sin decir palabra tomó unos billetes de su bolsillo para dejarlos sobre la mesa. Después se fue.

El recuerdo de esa noche la perseguía, no por sus actos ni por sus pensamientos, lo único que ella quería era no ser olvidada, le atormentaba no saber si era así. Esa mañana Laura amaneció sola en su cama, tan sola como en este momento con la mirada en la mesa, agitando en círculos su café. Lo llevó directo a su boca al tiempo que vio en el cristal de la ventana a su derecha, el reflejo de una mujer atormentada pero que a la vez no se arrepentía de nada.

Si llegaron hasta acá en verdad les agradezco, espero que les haya gustado y si quieren leer un poco más les pongo el link de mi post anterior y de mi blog donde hay otras historias. Mi único deseo es compartir este arte y que no se quede estancado en historias de virgos. ¡Hasta luego!

Link del post anterior: http://www.taringa.net/post/arte/18833812/Soy-un-lince-galactico-escritor-y-te-lo-muestro.html

Link de mi blog: http://ederymijail.blogspot.mx/

El lince galáctico escritor y mi historia anti-virgoGIF

No comments yet.

Leave a Comment