Facebook Twitter RSS Reset

El hombre más inteligente de la historia

El hombre más inteligente de la historia

William James Sidis está reconocido como el hombre más inteligente del que se tengan registros. Se le calcula un coeficiente de entre 250-300. A pesar de esto, la gente suele pensar: “¿y, para qué le sirvió esa inteligencia si no la usó?”, es decir, se piensa que Sidis fue un prodigio fallido. No podrían estar más equivocados.

Paso a enumerar algunas contribuciones de Sidis (la mayoría aportadas bajo seudónimos)

1-La invención de un calendario perpetuo (un calendario que funciona para todos los años del porvenir, con perfecta eficacia).

El hombre más inteligente de la historia

2-El descubrimiento de la democracia en las tribus norteamericanas antes de la llegada de la independencia.

3-Una teoría para explicar el fenómeno de la vida.



4-Un modelo del universo



Estos dos últimos aportes forman el cuerpo de su gran obra “The animate and the inanimate”, que concibió a los 16 años, y terminó a los 18.

En este post intentaré reducir, de la manera más corta y comprensible posible, su modelo del universo, el cual está demostrando (acorde a las últimas observaciones) estar bastante acertado.

Preámbulo

Toda la teoría de Sidis está basada en la deducción de la segunda ley de la termodinámica. La obra carece de rigor matemático (aunque Sidis era una luz de la matemática), y está escrita en un lenguaje tan sencillo, que parece estar dirigida para niños. Quizás por estos motivos, el libro fue ignorado.

En cualquier caso, veamos de qué va, más o menos, esa segunda ley.

Segunda ley de la termodinámica

La segunda ley declara, a grandes rasgos, que toda la energía del universo tiende al equilibrio (al haber intercambio de energía, aquel cuerpo con mayor temperatura cede parte de la misma al cuerpo más frío, hasta que ambos quedan “igualados”). Este equilibrio es consecuencia de un desorden molecular (básicamente las moléculas mezclan sus velocidades, porque eso es lo más probable).

Esta segunda ley es la que determina que algunos cambios sean “irreversibles”. Ejemplo, si te pones un hielo en la boca, y boca cede calor al hielo, haciendo que este se derrita. Las probabilidades de que las moléculas vuelvan a organizarse de tal modo que el hielo recupere su forma original son tan pocas, que es casi lo mismo decir que esto es imposible. Esta es la llamada “irreversibilidad” de la segunda ley, e implica el único motivo por el cual, a mirar una cinta al revés, nos demos cuenta de que efectivamente está al revés (¿no te parecería raro que una pelota salte espontáneamente del suelo, y comience a rebotar escaleras arriba?).

Leyes reversibles

Sin embargo, esta segunda ley es un problema, pues no se aplica a las partículas atómicas. Antes de seguir, recordemos que Sidis idea la teoría aproximadamente en 1918, año en el que aun la física cuántica ni siquiera era especulada.

La segunda ley es inexplicable si nos fijamos que absolutamente todas las leyes de la física (y todas las que rigen el mundo microscópico) son reversibles. La única que implica una contradicción es la segunda ley.

Tendencias positivas y negativas



El hombre más inteligente de la historia

De aquí, utilizando un razonamiento matemático, Sidis deduce que la segunda ley no es una ley universal, y por lo tanto no es una ley necesaria. Sus investigaciones lo llevan a la siguiente conclusión: Según las probabilidades, un 50% por ciento del universo tiene una “tendencia positiva”, que actúas según la según ley, y otro 50% tiene una “tendencia negativa”, que la revierte. Sin embargo, en ambos espacios (el positivo y el negativo), hay una porción, infinitesimal, de la tendencia opuesta. Es decir, en la porción del espacio en que prevalece la tendencia positiva, debe haber rastros de tendencia negativa, y viceversa. Esto genera una pregunta, ¿dónde está la tendencia negativa de nuestro universo? ¿Cuáles son los cuerpos que revierten la segunda ley? A esta pregunta Sidis contesta: los organismos vivos. Pero este es un tema que merece un post entero, así que no explayaremos. Por lo pronto, tenemos dos tendencias en el universo: una positiva, y otra negativa. Veamos qué podemos concluir de esto.

Agujeros negros

El hombre más inteligente de la historia

Este es uno de los hechos más desconcertantes. Al postular la existencia de esta “tendencia negativa”, Sidis supuso que las estrellas, bajo esta tendencia, actuarían revirtiendo la segunda ley de la termodinámica. Llamó a estas estrellas “cuerpos negros” que, en vez de expulsar luz, la absorben, ¿les suena? Los físicos actualmente les llaman agujeros negros, aunque estrellas negras no era un mal nombre. Sidis continúa reflexionando, y finalmente descubre la consecuencia de dichas estrellas, la cual sería la existencia de…

Materia oscura

Increíblemente, Sidis dedujo la existencia de materia oscura quince años antes de su postulación (postulación que fue necesaria para explicar ciertos cambios en la materia observable). Sidis no tenía noticias de las irregulares en las estrellas (y de hecho esta era una de las objeciones que encontraba a su teoría, pues él suponía que dichas observaciones tendrían que existir), pero aun así, con sólo el razonamiento lógico, llega a la conclusión de que aproximadamente el 50% de nuestro universo en el que predomina la tendencia negativa, está compuesto de un “espacio negro”, como él lo llama, invisible, pues las “estrellas negras” absorberían toda su luz.

Actualidad

En la actualidad las investigaciones están corroborando muchos de los postulados de Sidis. Abajo les dejo el enlace de la página que tiene las últimas noticias sobre esto, además de todos sus escritos.

Resumen taringuero nivel 5

El universo está compuesto por dos tipos de ”bloques” alternados, de más o menos igual volumen, unos negros, y otros blancos. Las observaciones recientes van acorde con el modelo de Sidis.

El hombre más inteligente de la historia

Tenía pensado resumir cada capítulo del libro, pero vi que así no iba a tener mucha difusión. Espero que esta versión condensada, si bien muy breve, sirva para informar más o menos la verdad sobre este gran hombre, y que algún día se reconozcan sus méritos.

Bueno, chau nos vimos. Les dejo la página.

http://www.sidis.net/index.html

No comments yet.

Leave a Comment