Facebook Twitter RSS Reset

El hombre del abrigo (No virgohistoria)

Él aprieta el puño dentro de su abrigo negro, pasa al frente de una tienda de sillas, en la cual nota una silla algo vieja y rota, pero parece que esto no es normal, si pero esa vieja fragancia de parís y el libro olvidado que nadie leyó, y pensar que ese polvo de bebes no está hecho con bebes de verdad, muchas toallas, aquí no hay nada más que eso, el aprieta más el puño y piensa en algo bonito para olvidar su terrible día en el cual por cosas del destino no pudo leer y de tenia tanto calor, porque no había ventilador, le preguntaban muchas cosas pero él no sabe, él no sabe nada, él vive, él solo está aquí, de visita si eso es él, un visitante, no de esos que tienen plumas negras y un bonito pico, no uno de esos que te dicen Nunca más , él solo mira y aprieta con tal fuerza su puño dentro del abrigo negro, negro como la noche, negro como un cuervo, plumas negras, oscuro, pero necesita luz, ese pequeño gesto de apretar su brazo, eso no es nada más que eso un ventilador y un televisor viejo, pero no es eso lo que le distrae, la música a todo volumen, sus oídos ya no piensan más, ¿Que quiere hacer?, quiere dejar este lugar, ya no más no lo torturen, el solo está de visita en este planeta, por favor no más. Él aprieta su puño dentro de su abrigo gris, él solo está aquí de visita, no es de aquí no pertenece aquí, pero esa tienda de sillas, con la silla algo vieja y rota, parece algo extraña y él se fija en sus detalles, no es una silla normal, no es una silla normal. Él aprieta ese puño lo más que puede dentro de su abrigo blanco el mismo que utiliza para viajar, de aquí allá de allá aquí y acá. No más grita mi viejo amigo el solo aprieta el puño pero nadie lo nota nadie lo quiere ver nadie le importa, vive en una ciudad gris, una ciudad lúgubre, no es más que eso un señor apretando su puño dentro de su abrigo rojo, ya no se puede entender porque lo hace a este punto, ya las cosas parecen muy raras, ya no puedo entender que es lo que pasa, ya no, ahora lo intentare pero en mi mente todo es confuso, no entiendo, por favor, quiero eso, quiere eso, no quiero más de esto, quiero un poco de atención, porque desperdicio mi vida hablando del hombre que aprieta el puño dentro de su abrigo negro , gris ,blanco o rosa, no sé ni quien es solo lo pensé, ese hombre no deja de mirar la silla algo vieja y rota de la tienda de sillas, el teléfono descolgado, y la señora que no quiere cruzar, 3:00 A.M y el ilustre caballero aún no se ha movido de aquí no puedo creerlo, no sé lo que es esto, ya estoy harto, no entiendo lo que pasa en mi cabeza, ¿Qué es lo que pasa? Déjame aquí, no quiero seguir contando esta historia pero mis manos la escriben sola no puedo creerlo por fin lo estoy haciendo mi mente, controla mi ser, NO, esto no es tan definitivo, ¿Aquí es donde comienzan las referencias a otros relatos de mis vidas pasadas? Sí, mis vidas pasadas, donde fui un gran militar, aunque no me guste la guerra valla que me siento orgulloso, valla que sí, la silla algo rota y algo vieja esa es la silla que espero, la silla de mi vida, hay ese es el trono del señor, del rey que no hubo, la mirada gris , los ojos cerrados, el tiempo gastado, no puedo creerlo, estoy contando esto pero ahora creo que todo era un sueño, pero si no era un sueño, Él solo mira esa silla, ¿Pero qué le ve? Una silla rota y fea, ya se lo que le ve, una tienda de sillas, pronto lo revelare, no, puedo parar de contar esta historia, me siento algo apenado con Petrix, si ella, la que siempre menciono en todos mis relatos, tengo miedo de que salga, nunca la imagine pero algo me dice que es una señora algo extraña, no se si es ella quien controla esto que siento, no sé si ella existe pero ella es ella.

El hombre del abrigo (No virgohistoria)
Si era virgo historia porque el nunca la puso, los engañe.

No comments yet.

Leave a Comment