Facebook Twitter RSS Reset

El futuro de la protección de datos, chip autodestructible

Información confidencial en manos de extraños puede ser un peligro para la sociedad, por eso en las películas de agentes secretos los mensajes de autodestruyen tras cierta cantidad de tiempo. El cine pasa a ser realidad gracias a un nuevo chip que, en caso de ser necesario, explota desintegrándose en pequeños pedazos. Creado para uso militar, promete proteger los secretos más importantes de los ojos del enemigo.

Autodestrucción para seguridad máxima

El futuro de la protección de datos, chip autodestructible

DARPA, la agencia militar de los Estados Unidos dedicada a la tecnología y a quienes le debemos inventos como internet, trabaja en conjunto con Xerox para crear chips computacionales que puedan destruirse previa orden remota.

Estos chips, que se utilizarían en dispositivos que se encuentran en zonas de guerra o contienen información sensible, serían capaces de desintegrarse en millones de diminutos fragmentos en menos de un segundo.

El futuro de la protección de datos, chip autodestructible

Los investigadores de DARPA y Xerox Parc, una división de la compañía dedicada a la investigación e innovación tecnológica, trabajan juntas en el llamado programa VAPR (Vanishing Programmable Resources) (Recursos Evanescentes Programables), que busca crear una tecnología que permita la destrucción remota de dispositivos sin generar incendios o grandes explosiones.

Los desafíos del VAPR son dos: crear un sensor minúsculo que ante la orden de destrucción active el mecanismo y generar una señal que active este sensor sin tener que estar cerca y con solo ingresar un comando.

Tecnología detrás de los chips autodestructibles

https://youtu.be/zWEmDGtce5U

Para poder generar el tipo de chips requeridos por el programa VAPR se necesitaba encontrar un material que fuera capaz hacerse añicos rápidamente y para ello modificaron el famoso gorila glass.

Al gorila glass común se le modificó para convertirse en vidrio temperado que, ante situaciones de estrés extremas, reaccione destruyéndose. En el vídeo se muestra el proceso y es tan rápido que tendrás que verlo varias veces para darte cuenta qué ocurre.

Cada chip tiene un minisensor que al ser activado por un láser crea una temperatura extrema que provoca que el material se haga añicos y cada pedazo vuelva a romperse hasta que solo quede un fino polvo del que no se puede obtener ningún dato.

https://youtu.be/TYjiUQgyNu8

Si bien el material explota por exceso de temperatura, no se produce fuego ni daños a objetos o dispositivos cercanos, lo que hace que el proceso sea ligeramente silencioso, lo que ayuda a no llamar la atención de quien se hizo de ese electrónico que no debería estar en sus manos.

Todavía faltan detalles para que el proyecto Vanishing Programmable Resources esté listo, pero tanto Xerox como DARPA están muy confiados en su éxito y la tremenda cantidad de aplicaciones.

Los usuarios comunes quedaremos fuera de esta tecnología digna de agentes secretos y por mientras deberemos conformarnos con el borrado remoto de datos que ofrecen algunos sistemas operativos y programas en caso de robo de móviles, tabletas o computadoras.

No comments yet.

Leave a Comment