Facebook Twitter RSS Reset

El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos

El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos
El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos

Carlos Colosimo pide ayuda: “Lo que estoy viviendo es una muerte anunciada”. Está acusado por abuso sexual.

Desde la Unidad Penal Nª 48 de San Martín, Carlos Colosimo (47), más conocido como el tío de Wanda y Zaira Nara, relató su drama. El ex fisicoculturista -acusado por tres casos de abuso sexual- pelea por su vida: es portador de HIV, está inmunodeprimido y bajó 10 kilos y, lo más doloroso de todo, su familia no lo quiere ver.

“Desde que estoy en la cárcel, mi carga viral se elevó. Debe estar en 350 mil copias, la última estaba en 250 mil. Y los CD4 en 300, que son nuestras defensas. Acá estoy expuesto a todo: a una neumonía, a una tuberculosis, a un hantavirus, por el cual acaba de fallecer un encargado de uno de los sectores. Un simple resfrío me puede dejar en cama mal”, denunció en una entrevista que le ofreció a Tomás Dente para Nosotros a la mañana.

El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos
El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos

Era fisicoculturista, se cuidaba en las comidas y hacía vida sana.

“Estoy muy mal. He perdido 10 kilos de masa muscular. Tengo una salud bastante comprometida, la vengo peleando, remando, flotando, zafando…”, expresó, y aseguró que ya le envió varios escritos al juez de garantías para mejorar su calidad de vida en el lugar.

“Lo que estoy viviendo es una muerte anunciada. Es sólo cuestión de tiempo. Y yo estoy peleando por eso. Porque ninguno puede tener dudas de mis ganas de vivir. Me costó formar una familia, ser sano, nunca me drogué, nunca fumé, nunca tomé”, pidió ayuda.

“Al principio de todo esto era optimista porque siempre es lo mismo: creés que ya te vas porque sos inocente. Y pensás que de la comisaría, te ve el fiscal y te vas al otro día. Después pasan 15 días y te trasladan a un penal, y así”, describió Carlos su experiencia, aunque destacó que jamás sufrió violencia: “Nunca recibí mal trato de la Policía. En esta unidad soy un preso más. Sí, de entrada, me amenazaron que me iban a matar, a violar… Me pedían tarjetas de teléfono, hasta sushi”.

Mirá también: Último momento: Matías Alé sufrió un nuevo brote psicótico

“En esos tiempos había sólo una droga, con la que intoxicaban a los pacientes porque creían que dándole una mayor cantidad de dosis, se aplacaba el virus. Por esa época, tenía fe y le daba para adelante, así que ignoré la enfermedad”, confió el hombre.

“El virus estuvo negativizado durante 12 años. Participé en diferentes protocolos de drogas, nuevas y experimentales durante los 90. Primero, estuve en el Hospital Fernández. Después seguí en todos lados. Pero siempre estuve con problemas: tuve neumonía, Sarcoma de Kaposi, que es un cáncel terminal. En 2001 mejoré y con mi mujer, que también es portadora, decidimos tener una hija y, gracias a Dios, es sana”, agregó.

El drama del tío de Wanda: enfermo de SIDA, bajó 10 kilos

Con su sobrina política Wanda, en el día de su casamiento con Mauro Icardi.

Pero, desde agosto de 2015 cuando tres nenas de 12 años lo acusaron por abuso sexual, su bienestar cayó en picada. Su hija -amiga del colegio de las tres menores en cuestión- no lo visita en el penal. Su única hermana Nora, madre de las modelos Nara, tampoco. “Me duele. Pero uno lo supera con la fortaleza de Dios. Está en ella que recuerde las cosas buenas que vivimos”, se limitó a decir.

“Ser el tío de Wanda y Zaira a veces me resta, a veces me suma. Es feo decirlo. Pero yo estoy orgulloso de mis sobrinas porque sé el corazón que tienen”, agregó, aunque con ellas el vínculo también se cortó. “Siento que Zaira debe tener ganas de venir a verme pero es difícil porque está con una nena recién nacida. Cuando comenzó todo esto, ella estaba embarazada y, pobrecita, lo sufrió mucho”, la justificó.

Y, de yapa, le mandó un mensajes a sus sobrinas: “De corazón, que se acuerden de su abuelita. No importa el tío. El tío que se muera acá. Pero a la abuelita hay que ayudarla. Ella nos crió y nos dio amor. Tiene 85 años y un problema de salud”.

No comments yet.

Leave a Comment