Facebook Twitter RSS Reset

El difícil camino hacia la transparencia

El difícil camino hacia la transparencia

Los “Panamá Papers”, la obra pública, la falta de transparencia y los problemas del gobierno nacional.

Mientras en Buenos Aires se esperaba que finalice la declaración de Leonardo Fariña, uno de los involucrados en el caso por supuesto lavado de dinero que tiene también imputada a la ex Presidente ahora, en Río Negro las autoridades federales allanaron las oficinas de la delegación de Vialidad Nacional radicadas en Viedma a partir de los desmanejos en la provincia. Paradojas del destino pero que tienen como punto en común la articulación de la obra pública.

La obra pública es de vital importancia para el desarrollo de un país, siempre y cuando esté bien gestionada. Pero además es de suma importancia ya que es uno de las actividades que incide en los niveles de empleo que al menos hay que mantener sino se puede aumentar. El Gobierno Nacional pone casi toda su atención en el empleo y cómo aumentar las tasas y en la inflación, y en cómo reducirlas.

Pero a veces surgen imponderables, aunque pueden ser ponderables para algunos. El caso por los “Panamá Papers” tiene mucho que ver con la falta de transparencia en los gobiernos y en su vinculación con el sector privado, algo que se habla tanto en estos días. Mientras el Presidente de la Nación está intentando re posicionar al país como una nueva Argentina y como una tierra dispuesta a recibir nuevas inversiones, haber salido en la primera plana junto a otros dirigentes globales por supuestas omisión de información ante la figuración de su nombre en empresas off shore, sólo hace que esa estrategia por lo menos vaya más despacio.

El escándalo mencionado le trae más problemas afuera que adentro al Gobierno en general pero también a Macri en particular. Si bien en Argentina se le exigió una explicación, o en realidad cada uno que habló se la pidió por diversos motivos, la justicia lo imputó y ahora debe investigarlo, Cambiemos tomó malas decisiones (sobre todo en materia comunicacional, otra paradoja) y evitó aplicar la inoculación que es aquella acción que se realiza antes que algo suceda para intentar disminuir potenciales daños.

El difícil camino hacia la transparencia

Es más, algunas de las personas que salieron públicamente a defender la actitud del Presidente de no declarar dichas sociedades, escalaron el conflicto un poco más (porque no llega a ser una crisis aún) y por momentos lograron que esas apariciones públicas de segundo grado sean más criticadas que la investigación en sí misma que tiene carácter de primer grado. El Presidente tuvo la oportunidad de dar su defensa sobre el informe antes que éste se publique. Pero no lo hizo. Tanto él como sus colaboradores especularon con el impacto y el posible daño, subestimando quizás al escenario porque fue una decisión arriesgada ya que suponían manejar la información cuando en realidad uno nunca sabe en un 100% cuanta información hay por descubrir todavía.

Y luego reaccionaron tarde desde el punto de vista comunicacional. Al aparecer otras sociedades, en las que supuestamente figura él, familiares y otros colaboradores, la verdad cuesta sostenerla un poco más aunque el mismo Primer Mandatario indique que no hizo nada de malo. Por lo menos se le da a la ciudadanía la oportunidad de la duda. Por eso se hizo lugar también a la denuncia de un Diputado del FpV para que se lo investigue al margen de su propia presentación de certeza ante la justicia. Y después escogieron otras instancias públicas para defenderlo que creo que tampoco sirvieron demasiado.

Primero fue la titular de la oficina anticorrupción, Laura Alonso que con el fin de cuidarlo lo terminó desprotegiendo más. La Lic. Alonso se olvidó quizás que su tarea es otra, lo contrario a la defensa del Presidente en un caso así. Luego Gabriela Michetti y Elisa Carrio fueron las “voceras” que intentaron demostrar la correcta conducta que tuvo Macri. Ambas no sólo son figuras de la estructura de Cambiemos, sino también son dos de las dirigentes nacionales con mejor imagen. Finalmente fue la segunda persona más cercana a Macri (el primero es Nicolás Caputo) y actual Jefe de Gabinete, Marcos Peña, que junto al Ministro de Justicia de la Nación en medio de otros anuncios, hablaron sobre el tema.

El difícil camino hacia la transparencia
Pero el Presidente no pudo esquivar la presión social y de los medios, y tuvo que hablar públicamente aunque no de manera directa, sino también a través de una conferencia en Casa Rosada para anunciar el proyecto de transparencia y gobiernos abiertos (una nueva paradoja). Antes había dicho algo sobre su caso en un medio online de Córdoba, pero sin mucho rebote ya que ese mismo día el destino y la justicia (?) quisieron que Lázaro Báez quedara detenido apenas aterriza en el Aeropuerto de San Fernando ante un supuesto intento de fuga.

Qué celeridad que tiene la justicia actual. Bienvenido sea, pero cuánto tiempo, recursos y sobre todo injusticia se pudo haber evitado si los señores representantes del Poder Judicial, hubieran actuado con mayor celeridad mucho tiempo antes. Porque como decía un profesor durante mis estudios de grado, “todo tiene que ver con todo”. Y más en nuestra política nacional.

No comments yet.

Leave a Comment