Facebook Twitter RSS Reset

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

El Observatorio de Precios oficial detectó subas generalizadas en pocas semanas como respuesta a las expectativas de devaluación. Listas de precios distintas según la relación de fuerza entre las partes. El impacto en alimentos y medicamentos.

Un exhaustivo informe del Observatorio de Precios de la Secretaría de Comercio –organismo creado por ley en septiembre del año pasado– da cuenta del fuerte impacto que provocó en diversos rubros de consumo el anuncio anticipado del próximo gobierno sobre “la posibilidad de una futura devaluación, quita de subsidios, quita de retenciones y medidas similares que impactarán desfavorablemente en los salarios reales y en los precios”, señala el trabajo, titulado “Evolución de Precios y Cambio de Gobierno”. Entre la primera semana de noviembre y la posterior a las elecciones del domingo 22, el Observatorio verificó aumentos de precios en los rubros Alimentos, Bebidas, Lácteos, Perfumería, artículos para la construcción y Medicamentos, en algunos casos superiores al 20 por ciento, sin que hubiera variaciones de costos que lo justifiquen. También hubo alertas sobre faltantes de insumos básicos y cambios en las condiciones de comercialización (formas de pago). Por otra parte, se señaló que los cambios en las listas de precios “varían de acuerdo a los canales de comercialización y al poder de negociación de cada una de las empresas proveedoras frente a las cadenas de supermercados, tanto minoristas como mayoristas”, revela el informe.

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

“Luego de casi dos años de desaceleración de precios y estabilidad, el proceso electoral alteró este comportamiento”, plantea de arranque el informe del Observatorio, cuyo objeto, según la ley que lo creó, es “monitorear, relevar y sistematizar la información sobre precios, disponibilidad de insumos, bienes y servicios”. El trabajo señala que entre la primera semana de noviembre y la posterior al domingo 22, “los anuncios realizados por el candidato de la oposición terminaron de instalar en los medios, en mayor o menor medida, la posibilidad de una futura devaluación, quita de subsidios, quita de retenciones y medidas similares que impactarán desfavorablemente en los salarios reales y en los precios”. Ese impacto se verificó en incrementos de materias primas y en bienes finales de consumo que, en el caso de alimentos, lácteos y perfumería, alcanzaron proporciones cercanas al 30 por ciento.

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

Materias primas

El estudio hecho por el Observatorio, que depende de la Secretaría de Comercio, revela que “los anuncios de campaña de la oposición en cuanto a mercados agrícolas, como por ejemplo una baja en los derechos a la exportación, devaluación de la moneda y eliminación de la administración del comercio exterior, han tenido un claro y fuerte impacto en el precio de los granos y en el comportamiento de los productores, quienes ya han internalizado esos cambios”. Como consecuencia, señala el trabajo, “el precio interno de los tres granos más emblemáticos de nuestra producción (soja, trigo y maíz) reflejan estos cambios y se acentuaron a medida que la oposición aumentaba sus posibilidades de asumir el poder”.

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

El informe destaca que, tras el balotaje, los precios internos se dispararon por encima del valor de paridad en pesos con respecto al precio internacional. “La soja aumentó su precio interno un 20 por ciento, el trigo un 36 por ciento y el maíz un 46 por ciento desde inicios de octubre; este aumento se trasladará en mayor o menor medida, en el corto o mediano plazo, al precio de bienes esenciales, como harina, pollos y leche, consumidos en el mercado local”, señala, apuntando que la bolsa de harina de 50 kilogramos pasó de costar 160 pesos en septiembre a 210 pesos en noviembre, “en línea con los aumentos del trigo en el mercado local”.

En el caso del ganado bovino, el Observatorio señala “un efecto similar al que se vio en el mercado de granos”. Tras la segunda vuelta, el 22 de noviembre, el precio promedio de la hacienda en pie alcanzó a 19,90 pesos por kilo, con un aumento del 11,2 por ciento tan sólo en cinco semanas y después de un prolongado período de estabilidad. “El aumento de las últimas semanas es casi similar al verificado en los anteriores 14 meses”, afirma el estudio.

Precios al público

El fenómeno descripto a nivel de la agroganadería tuvo su correlato inmediato en los precios de góndolas. “Los productores y comercializadores valúan sus listas de precios considerado el costo de reposición, con lo cual una devaluación anunciada, aun antes de verse concretada, impactaría en todos los precios”, explica el Observatorio.

“Aquí, las expectativas y la especulación juegan un rol muy importante”, advierte el estudio técnico, “de manera que los proveedores buscan trasladar por adelantado las posibles subas en los costos y los comercializadores buscan mantener sus márgenes de ganancia, aumentando los precios de forma anticipada a una posible devaluación”.

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

De acuerdo a la información recabada para el estudio, “diversos comercios informaron sobre la recepción de numerosas listas de precios con incrementos que rondan el 7 por ciento promedio, con máximos de hasta 20 por ciento en algunos productos puntuales”, siempre en referencia a comunicaciones recibidas con posterioridad al 22 de noviembre. “Los cambios en las listas de precios varían de acuerdo a los canales de comercialización y al poder de negociación de cada una de las empresas proveedoras frente a las cadenas de supermercados, tanto minoristas como mayoristas”. Es decir, las firmas dominantes en mercados de consumo masivo aplicaron condiciones más duras cuando se enfrentaron a cadenas o comercios menos poderosos. De allí las diferencias de incrementos que se observan en el cuadro sobre “variaciones de precios en las góndolas”, donde se ve que los incrementos máximos, en general, se alejan mucho de los aumentos promedio. El informe revela, por firma, algunas de estas conductas:

– Molinos Río de la Plata, 12 por ciento promedio de aumento, con máximos de 20 por ciento en harinas.

– Arcor, 15 por ciento promedio con máximos de 20.

– Procter and Gumble, 18 por ciento promedio.

– Danone, 10 por ciento promedio con máximos de 16.

– Unilever, 20 por ciento promedio.

– Quilmes, 10 por ciento promedio con máximos de 15.

En base a los relevamientos físicos efectuados por la Secretaría de Comercio, el Observatorio de Precios afirma que “contrastando lo sucedido entre la semana previa a la segunda vuelta electoral del 22 de noviembre y la semana posterior, se observan importantes aumentos de precios, entre los que se destacan alimentos y bebidas”. Tal cual se aprecia en el cuadro adjunto a esta nota, en productos como puré de tomates y harinas, los aumentos alcanzaron al 28 por ciento. Los cartones de leche larga vida sufrieron remarcaciones de hasta el 32 por ciento, mientras que en leche en polvo y postres lácteos alcanzaron a superar el 20 por ciento. las diferencias según el tipo de comercio también es notable, porque se observa que para un mismo producto, según el canal de comercialización, los aumentos pueden variar entre 3 por ciento y 20 por ciento (en el caso de postres lácteos), entre 15 y 32 (leches larga vida), o entre 4,5 por ciento y 28 por ciento (harinas). La relación de posición dominante de marcas y empresas juega un papel claramente diferenciador en el impacto y revela, además, cómo una situación de incertidumbre y especulación suele provocar una redistribución regresiva de los ingresos, en la que los sectores dominantes tienen la oportunidad de sacar la mejor parte.

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

El día que Cambiemos pasó a ser Remarquemos

No comments yet.

Leave a Comment