Facebook Twitter RSS Reset

El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

El Caucaso, el perro de Vladimir PutínGIF

El Mastín del Cáucaso (y evitaremos llamarlo “Pastor” del caucaso ya que nunca fue un perro arriero o de pastoreo sino un fiero guardián) es una raza que tiene diferentes “localidades” que sería algo así como adaptaciones según distintos pueblos y lugares donde se usó y mejoró para ciertos fines la raza. Es por eso que se la llama de distintas maneras según sus localidades e incluso tienen grandes diferencias entre unos y otros. El Caucaso puede encontrarse con los nombres ovcharka, gampr, Coban Iti, karakachan, Volkodav entre otros… es una raza de perro muy famosa en Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Rusia, y otros países en los que se necesitan mucha protección para sus rebaños y propiedades.

El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

Los Putín siempre tuvieron Mastines del Caucaso, especialmente se recuerda en la infancia de Vladimir que tenían un macho Ovcharka llamado “Malysh” (Niño). Que fue atropellado por un vehículo cuando escapó de la casa.

Actualmente Vladimir Putín sale en diferentes fotos junto a sus perros y uno de ellos es un Caucaso (variedad búlgara) de nombre Buffy el cual hizo temblar a la canciller alemana Angela Merkel cuando vio semejante perro acompañando al presidente, al punto que dijo que “fijó su vista en los ojos de Vladimir para no observar a la bestia”.

El Caucaso, el perro de Vladimir PutínEl Caucaso, el perro de Vladimir Putín
El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

Es un perro reconocido por su bravura y su inteligencia. Es muy desconfiado con desconocidos pero un gran aliado para su amo. Generalmente cuando se habla de caucasos la mayoría coincide que estos perros ven las cosas como “Cosas de la Casa, y Cosas que NO son de la Casa” por tanto son perros extremadamente dóciles con otros animales, llevandose bien con otros perros incluso, siempre y cuando un perro desconocido no entre a su territorio e intente atacar a su “rebaño”. Recordemos que estos perros son “mata lobos” y veran a cualquier perro ajeno que intente atacar a animales o a personas como a un depredador.

El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

Poderoso y macizo, los Caucasos puede ser una raza de difícil crianza para un dueño sin experiencia, ya que solamente respeta y obedece a aquellos miembros de la familia que muestren su dominación sobre el animal. Generalmente son buenos con los niños, pero no los considerará como sus dueños. El perro desarrolla un fuerte enlace con su dueño, pero muy raramente será completamente sumiso y seguirá órdenes a ciegas, ya que un perro de esta raza principalmente confía en sus instintos, al punto de desobedecer las órdenes de su dueño en ciertas situaciones. Una raza con un cortísimo tiempo de reacción y veloces reflejos de protección, ha sido injustamente descrita por algunos como “una bala perdida”. Con un adecuado cuidado y entrenamiento, el perro es una mascota obediente y educada.

El Caucaso, el perro de Vladimir PutínEl Caucaso, el perro de Vladimir PutínEl Caucaso, el perro de Vladimir Putín

En su tierra natal, es generalmente escondido dentro del rebaño de ovejas. Una manada de lobos (3 o 4) atacará las ovejas sin darse cuenta de la presencia del perro, que los atacará por sorpresa y puede enfrentarse a dos lobos a la vez. Su pelaje es grueso y está dispuesto en varias capas, lo cual evita que las mordidas de los lobos lo hieran. Son animales fieles a su labor de protectores del rebaño y su familia, a los cuales defenderán ante cualquier amenaza en todo momento. Desgraciadamente, los Mastines del Caucaso son representados negativamente como perros peligrosos y violentos, cuando solamente reaccionan de tal manera al percibir una amenaza hacia su familia y hogar.

El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

En la actualidad suelen usarse mucho para defensa y guardia además de protección de ganado. Te imaginas recibir una mordida de un perro que se asemeja a un oso? El Caucaso, el perro de Vladimir PutínEl Caucaso, el perro de Vladimir Putín

El Caucaso, el perro de Vladimir Putín

No comments yet.

Leave a Comment