Facebook Twitter RSS Reset

El carnivorismo humano : es una mentira

El carnivorismo humano : es una mentira

Comer carne es un acto cruel, desde pequeños nos pintaban las granjas como unos sitios llenos de felicidad donde ningún animal sufre, pero obviamente la verdad es otra, todo ser vivo siente y al igual que nosotros no quiere sufrir, ser torturado, asesinado o descuartizado vivo como pasa en muchos de los casos, solo para alimentar a otros.. pero ademas de esto el consumo de carne trae efectos nocivos para nuestra salud..

El antropocentrismo

La creencia antropocentrista tiene un origen religioso, según la cual un “Dios” o ser imaginario “creó” a su imagen y semejanza y puso el resto de su “creación” al servicio de estos. Miles de años de adoctrinamiento y tradición han hecho que la creencia antropocentrista este fuertemente enraizada a la sociedad, incluso entre ateos. Algunas religiones incluso llegaron a defender que el criterio para ser persona era ser “Dios” (teocentrismo), de esta manera el emperador-dios y sus secuaces podrían asesinar a humanos para ejercer un mayor dominio sobre la población.

El carnivorismo humano : es una mentira

El carnivorismo humano : es una mentira

“El predecesor de la especie humana (homo sapiens) era una especie hervívora. Fue durante una glaciación, en la que se echaron a perder bastos campos de vegetales y en la cual la supervivencia de muchas especies se veía amenazada, es cuando este predecesor nuestro decide imitar a los animales carnívoros y comer carne cruda”

“La Carne Roja y el Cancer”

El carnivorismo humano : es una mentira

Recientes estudios científicos demuestran la relación que hay entre la carne roja y el desarrollo del cáncer, especialmente de colon, recto, esófago, hígado, páncreas y pulmón, que son los tipos de cáncer más comunes en la sociedad occidental y los que más muertes causan.

En el estudio publicado por la revista PloS Medicine, realizado por científicos del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, se analizaron 500 mil personas con una alimentación especial y vigilada, y después de varios años 53,396 casos padecieron cáncer. Se descubrieron riesgos de entre 20 y 60% de cáncer de esófago, colorrectal, hepático y pulmonar, en comparación con quienes tuvieron un menor consumo de carne roja.

Según los científicos, la carne roja contiene un alto nivel de grasas saturadas y hierro, que han sido relacionados con la carcinogénesis.

Las carnes procesadas, enemigas de la salud

El carnivorismo humano : es una mentira

Las carnes procesadas son, por ejemplo, bacon, salchichas, perritos calientes, envasados de jamón, ‘pepperoni’, salami y prácticamente cualquier carne roja usada en comidas preparadas congeladas. Habitualmente se preparan con un ingrediente carcinogénico llamado nitrito de sodio, que se usa como fijador de color por las compañías de carne para que la carne empaquetada luzca un color rojo brillante que la haga parecer fresca. Lamentablemente, el nitrito de sodio forma nitrosaminas que favorecen la aparición de cáncer en el cuerpo humano, y causa un notable incremento de riesgo de padecer cáncer en quien lo ingiere.

Un estudio de 2005 de la Universidad de Hawai ha encontrado que comer carnes procesadas incrementa el riesgo de padecer cáncer de páncreas en un 67%. Otro estudio reveló que cada 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de padecer cáncer colorectal en un 50%. Números alarmantes… Estos riesgos de padecer cáncer no provienen de comer productos frescos o no procesados, sólo aparecen en personas que regularmente consumen carnes procesadas que contienen nitrito de sodio.

Carne cocinada a altas temperaturas y el riesgo de cáncer

El carnivorismo humano : es una mentira

Las aminas heterocíclicas (AHC) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) son sustancias químicas que se forman al cocinar carne de músculo, ya sea carne de res, de cerdo, de pescado o de aves, y al usar métodos de cocción a altas temperaturas, como freír en sartén o asar a la parrilla a fuego directo (1). En experimentos de laboratorio, se ha descubierto que las AHC y los HAP son mutagénicos, es decir, causan cambios en el ADN que pueden aumentar el riesgo de cáncer.

Las AHC se forman cuando los aminoácidos (las unidades que forman las proteínas), los azúcares y la creatina (una sustancia que se encuentra en los músculos) reaccionan a altas temperaturas. Los HAP se forman cuando la grasa y los jugos de la carne que se asa directamente al fuego gotean en el fuego y producen llamas. Estas llamas contienen HAP que se adhieren luego a la superficie de la carne. Los hidrocarburos aromáticos policíclicos se pueden formar también durante otros procesos de preparación de alimentos, como al ahumar la carne.

El carnivorismo humano : es una mentira

El carnivorismo humano : es una mentira

Cuanto tiempo vive el cerebro luego de una decapitación

El cerebro se mantiene con vida gracias al sistema circulatorio que lleva oxígeno por las venas. Para vivir este órgano necesita de la sangre y el oxígeno, y la decapitación lo priva de ambos.

Para saber si realmente el cerebro puede estar vivo luego de una decapitación los científicos decapitaron ratas despiertas y anestesiadas, mientras medían la actividad eléctrica en los cerebros de los animales con electroencefalogramas. Mediante el registro de la actividad eléctrica cerebro, se determinó que había actividad cerebral cerca de 17 segundos después de la decapitación y al parecer la rata estaba consciente durante los primeros 4 segundos.

Pero un minuto más tarde, se dieron cuanta de una onda eléctrica lenta de gran tamaño enturbiaba el cerebro de las ratas. Lo llamaron “la ola de la muerte” y creen que podría marcar la frontera exacta en la vida y la muerte.

Además del estudio sobre las ratas, existe la experiencia con gallinas, las cuales caminan hasta 29 segundos después de su decapitación. Puede parecer poco tiempo, pero para alguien que está muriendo no lo es.

Uno de los casos más famosos es el de Beaurieux, que observó la ejecución de un criminal. Por casi 30 segundos lo llamó por su nombre y vio cómo abría los ojos y los enfocaba en él. Este tipo de estudios son inhumanos en la actualidad donde la pena de muerte existe en pocos lugares, y se da con otros métodos. El informe que sigue está extraído de los Archivos de Antropología Criminal, de aquel año.

He aquí lo que pude apreciar inmediatamente después de la decapitación: los párpados y los labios del guillotinado se movieron en contracciones irregularmente rítmicas durante unos cinco o seis segundos… Yo esperé varios segundos más. Los movimientos espasmódicos cesaron. La cara se relajó, los párpados se cerraron a medias sobre los globos oculares, no dejando visible más que el blanco de la conjuntiva, exactamente como en los moribundos a los que tengo ocasión de ver todos los días en el ejercicio de nuestra profesión, o como en aquellos que acaban de morirse. Fue entonces cuando llamé con voz fuerte y aguda: “¡Languille!” Y vi que los párpados se alzaban lentamente, sin ninguna contracción espasmódica… Luego los ojos de Languille se fijaron en los míos con toda claridad y centrando las pupilas… Varios segundos después los párpados volvieron a cerrarse, de un forma lenta y tranquila, y la cabeza volvió a adquirir la misma apariencia que tenía antes de que la hubiese llamado.

Y entonces le llamé de nuevo y, una vez más, sin ningún espasmo, despacio, levantó los párpados y unos ojos indiscutiblemente vivos quizá más penetrantes aún que la primera vez se fijaron en los míos. Luego los párpados volvieron a cerrarse, pero de un modo menos completo ya. Probé a realizar una tercera llamada; ya no hubo movimiento y los ojos adquirieron el tono vidrioso que tienen los muertos.

Acabo de relataros con rigurosa exactitud lo que pude observar. Todo el proceso había durado de 25 a 30 segundos.

La consciencia sigue funcionando tras la muerte clínica.

Científicos habían descubierto que la consciencia de las personas puede seguir funcionando hasta 3 minutos después de morir. Es decir, que en algunos casos la gente está al tanto de lo que ocurre a su alrededor varios segundos después de que se produzca la muerte, y que se ha llegado a esta conclusión a través del estudio de muchos casos en los que personas reanimadas son capaces de recordar lo que les ocurrió en “su tránsito hacia la muerte”. Sin embargo, los resultados que de verdad se obtuvieron en este estudio son algo distintos.

El equipo de investigadores estudió 2.600 casos de pacientes de 15 hospitales de Reino Unido, Australia y los Estados Unidos para investigar diferentes casos de experiencias cercanas a la muerte. Los resultados mostraron que un 39% de los pacientes capaces de someterse a entrevistas estructuradas dijeron conservar una sensación de haber estado conscientes durante la muerte clínica, a pesar de no poder recordar cosas concretas.

Por otro lado, un 2% de estos pacientes afirmaron recordar aspectos concretos de lo que ocurría a su alrededor durante la muerte clínica, o bien describieron experiencias de ver cosas desde un punto de vista distinto al que correspondería la colocación de su cuerpo (Out of Body Experiences).

El carnivorismo humano : es una mentira

Entre el 1% y el 6% de la población es Psicópata

Se estima que un 1% de la población es psicópata -otras estimaciones llegarían hasta un 6%. Los psicópatas han nacido sin la capacidad para empatizar con el sufrimiento ajeno y sentir compasión. Para el psicópata los demás individuos sintientes sólo somos medios mediante los cuales satisfacer sus intereses: cosifican a los demás. No tiene cura: la tomografía por emisión de positrones y la imagen por resonancia magnética (MRI) muestran la actividad del cerebro ante determinados estímulos; los estímulos relacionados con las capacidades de empatía se encuentran ausentes en el lóbulo prefrontal del cerebro en el caso de los psicópatas.

Un psicópata nunca vivirá de manera vegana por su propia voluntad pues ello limitaría, por ejemplo, sus intereses gastronómicos, de ocio, etc. aunque podría disimular con la finalidad de engañar o de adaptarse a un mundo vegano tal y como hoy la mayoría de psicópatas evaluan las consecuencias judiciales antes de satisfacer sus intereses; pero nunca será sensocentrista. Para ampliar información puedes visitar la sección: El humano violento.

El carnivorismo humano : es una mentira