Facebook Twitter RSS Reset

Economía Basada en Recursos (En palabras simples)

Introducción.

La humanidad emplea, sin cuestionar y desde hace miles de años, una economía basada en la escasez y en el dinero, que está volviéndose obsoleta debido a la tecnología y que además está poniendo en riesgo nuestra supervivencia al destruir el ambiente, provocar guerras, delincuencia, corrupción, pobreza, accidentes, retraso en la investigación científica, etc.

Por ello se vuelve necesario atreverse a pensar en nuevas maneras de hacer las cosas, distintas a lo que hemos aprendido desde la infancia.

El presente documento te invitará a pensar qué pasaría si no existiera el dinero pero conserváramos todos los recursos naturales, la tecnología y los conocimientos científicos de la actualidad. Cómo podríamos resolver los problemas de una forma que beneficiara a todos por igual.

Es bajo esta premisa que surge una Economía Basada en Recursos.

¿Qué es una Economía Basada en Recursos?

Es aquella en la que no se usa el dinero para resolver los problemas, sino los recursos disponibles. Para ello es necesario que todos los recursos naturales, conocimientos y tecnologías en el mundo sean declarados patrimonio común de toda la humanidad.

Esta economía busca eliminar el mayor trabajo humano posible mediante la automatización, aprovechando al máximo los avances científicos y tecnológicos. Así como proporcionarle a cada ser humano el más alto nivel de vida posible, dándole acceso a todas sus necesidades, como vivienda, alimentación, salud, educación, entretenimiento, participación, etc. sin necesidad de pagar, endeudarse o trabajar. Es decir, lo que importa es satisfacer las necesidades humanas, no obtener ganancias económicas.

¿Parece algo utópico e imposible? No lo es. No existen las soluciones perfectas y siempre habrá problemas que resolver. Es simplemente una mejor forma de hacer las cosas. Es algo muy difícil de realizar, sí, pues es necesario que toda la población mundial entienda la idea y comprenda que no hay personas que nacen siendo “buenas” o “malas”; pero no es algo imposible si su difusión y entendimiento tiene éxito. Existe la voluntad y los recursos para lograr esto último, y el presente documento es una pequeña muestra.

Dinero y escasez vs. tecnología y abundancia

Para entender una Economía Basada en Recursos, hay que entender primero que el dinero es una invención humana que surgió desde tiempos primitivos para intercambiar bienes y servicios que eran escasos y requerían de trabajo humano.

Si un bien o servicio es abundante y no es producido o distribuido por el hombre, no tiene sentido ponerle precio (el aire, la luz solar, la lluvia, etc.).

Así que el dinero es necesario cuando existe escasez y trabajo humano.

Ahora bien, si la tecnología hace posible hoy en día producir más de lo que necesitamos, con muy poco trabajo humano, el dinero pasa de ser una necesidad a ser un problema, como ocurre con el desempleo tecnológico.

El desempleo tecnológico.

Las empresas, para ser más competitivas, contratan cada vez menos personal humano, reemplazándolo por máquinas. En términos generales, las máquinas no se fastidian, son más rápidas, más precisas, no forman sindicatos… Sólo requieren operación y mantenimiento, y muy pocas personas pueden encargarse de varias, a diferencia de los cientos de trabajos que éstas sustituyen. Y cada vez son más eficientes, al grado de autorepararse en algunos casos.

La tecnología ha ido eliminando profesiones cada vez más rápidamente en los últimos siglos. Los tractores y los brazos robóticos reemplazaron a los campesinos y a los obreros en los sectores agrícola y manufacturero. Los cajeros automáticos, las máquinas expendedoras, la producción digital de libros, discos y películas y el comercio en internet sin intermediarios son sólo unos ejemplos de lo que ahora está ocurriendo también en el sector de servicios.

La energía es otro factor importante. En un principio, los humanos usaban su propia fuerza, después la de los animales, la del vapor, los combustibles fósiles, etc. Actualmente los mecanismos son más eficientes y es posible hacer más cosas con menos energía y existen muchas alternativas renovables, ecológicas y abundantes.

Si bien aparecen nuevas formas de trabajo, son menos que las que desaparecen. Y no parece haber un nuevo sector que dé empleo a miles de millones de personas; todo lo contrario: mucha gente en su tiempo libre ofrece servicios a otros por puro gusto, como desarrollar software gratuito, compartir información en internet, editar mapas y enciclopedias o hacer cursos y tutoriales en video.

Antes era necesario que todas las personas trabajaran para producir bienes y servicios. Ahora la tecnología permite generar abundancia con muy poco trabajo humano. Los empleos ya no son una necesidad real, sino una necesidad ficticia para sostener una economía monetaria basada en la escasez.

Los problemas y la economía monetaria.

Pero, si la tecnología es tan maravillosa, ¿por qué no ha resuelto ya nuestros problemas? Porque el sistema económico obstaculiza su aprovechamiento: unas tecnologías son propiedad de empresas privadas que buscan obtener ganancias, otras son demasiado costosas o tienen que competir con sectores obsoletos pero con poder, otras no pueden desarrollarse por falta de dinero, además de que los recursos naturales son propiedad de naciones o empresas que obtienen beneficios para sí mismas.

¿Te has imaginado qué pasaría si no existieran las enfermedades, la delincuencia ni la guerra y las ciudades fueran resistentes a desastres naturales? El mundo sería un lugar mejor, ¿no lo crees? Pero, ¿qué pasaría con los doctores, la industria farmacéutica, las aseguradoras, los policías, los abogados, los jueces, los militares, la industria armamentista, la industria de la construcción, etc.? ¿En qué trabajarían para “ganarse la vida”?

Y si todas las necesidades de la población estuviesen satisfechas, ¿qué tendrían que ofrecer los políticos? En otras palabras, los problemas son necesarios para mantener las industrias y los empleos. Si no existieran los problemas, la economía colapsaría.

Las personas que necesitan o ambicionan ingresos y no consiguen empleo se ven obligadas a inventar bienes y servicios en muchos casos absurdos para ganar dinero; o a estafar o a delinquir.

Pero el desempleo continúa creciendo y el sistema económico se vuelve cada vez más inestable, con el riesgo de un colapso inminente, no sólo por el desempleo, sino por el agotamiento de los recursos naturales y el deterioro ambiental.

El desperdicio de recursos.

Para obtener ganancias, las empresas necesitan vender constantemente. Eso es necesario para mantener la economía funcionando. Pero eso significa también gastar más recursos, así como mantener una escasez real o ficticia en distintos sentidos para elevar el precio de sus bienes o servicios.

Un método para lograrlo es destruyendo los excedentes. Si una cosecha es muy abundante, significa una baja en los precios. Esto desanima al vendedor, al grado de destruir u ocultar parte de la cosecha para elevar el precio. Este ejemplo se puede encontrar en otros sectores, como la minería.

Otra forma de aumentar las ventas es produciendo artículos desechables, ya sea fabricándolos con materiales y/o técnicas de mala calidad (disminuyendo así costos de producción), “mejorando” artículos que pudieron haber hecho bien desde el principio o haciéndolos incompatibles con los de las empresas competidoras (como los cargadores de celulares), etc. Un producto que dure toda la vida y sea actualizable evita que el consumidor compre otro nuevo o gaste en reparaciones y eso detiene a la economía.

Un método más es haciéndole creer al consumidor que “lo que tiene no es suficiente”, mediante la publicidad constante desde la infancia. Además de reforzar la cultura de dar regalos para demostrar afecto, obligándolo a comprar constantemente.

Economía Basada en Recursos

En una EBR, sin la necesidad de obtener ganancias y sin la limitación del dinero, se podrían construir ciudades en las que la mayor parte de las tareas estuviesen automatizadas. Las casas podrían construirse de múltiples formas en fábricas automatizadas, de forma similar a los automóviles, y transportarse con grúas. Los sistemas de transporte tendrían un diseño que evitaría accidentes que hoy en día provocan millones de muertes. La energía se produciría en el perímetro de la ciudad, así como los alimentos, en vez de malgastar recursos transportándolos de un país o de un continente a otro, al igual que los productos, los cuales serían fabricados con la mayor calidad posible, serían totalmente compatibles y con un diseño que permita actualizarlos. (Para saber más acerca de este tipo de ciudades, visita el sitio web del Proyecto Venus).

La administración.

Un gobierno no sería necesario en esta economía, sino una administración eficiente por medio de computadoras y sensores en las zonas de transporte, producción, distribución y consumo.

Puede sonar a ciencia ficción, pero actualmente existen tecnologías aisladas que toman decisiones eficientes sin necesidad de votaciones. Desde sistemas de transporte automáticos hasta sistemas de distribución de productos en supermercados o incluso refrigeradores domésticos que detectan cuando falta algún producto y envían una orden de compra. Si un sistema de cómputo central se encargara de monitorear mediante sensores y satélites a toda una ciudad, administrando el transporte, la producción, el reciclaje, etc. podría tomar decisiones apropiadas en fracciones de segundo.

Pocas personas serían necesarias para supervisar este sistema, cualquiera podría participar, teniendo la capacidad suficiente, como ocurre en la investigación científica y no habría personas con poder, pues no habría ningún beneficio que obtener, salvo la satisfacción de ser útiles a la sociedad.

Uso personal y compartido.

Para obtener una casa, bastaría con solicitarla y la base de datos del sistema de cómputo le daría a elegir entre las viviendas disponibles. Lo mismo sería con otros artículos. Y habría centros de distribución similares a los supermercados de hoy.

Para hacer un uso más eficiente de los recursos, se buscaría aprovecharlos al máximo mediante el uso compartido.

Actualmente las personas poseemos bienes que usamos sólo una fracción del día, la semana, el mes o incluso sólo una vez en la vida y el resto permanecen almacenados sin uso. Esto crea una producción excesiva y un desperdicio de tiempo y espacio de almacenamiento. Un ejemplo son los automóviles: se usan un par de horas al día, (transportando sólo una persona por lo general) y el resto ocupan un lugar de estacionamiento.

Si en vez de poseer un bien, pudiésemos tener acceso sin restricciones al mismo, cada vez que lo necesitáramos, y al dejar de usarlo pudiésemos ponerlo de nuevo a disposición de otras personas, no sólo ahorraríamos espacio en nuestras casas y el mantenimiento de dichos bienes, sino que les daríamos un mayor aprovechamiento y disminuiríamos la producción en exceso.

En el transporte por ejemplo, se podría usar un sistema de taxis que se condujeran solos, guiados por satélite (esta tecnología existe y podría evitar millones de accidentes, pero es muy costosa en la economía monetaria). Una persona pediría uno desde su casa o algún módulo en la calle, el taxi más cercano disponible llegaría, lo llevaría a su destino y quedaría nuevamente disponible. De esta forma, dicha persona no tendría que preocuparse por el lugar de estacionamiento ni el mantenimiento del vehículo, y seguiría transportándose cuando quisiera. Además, claro, del transporte masivo y ultrarápido en trenes magnéticos.

Lo mismo puede hacerse con los instrumentos musicales, por ejemplo, e incluso con las viviendas: podrías elegir una casa para toda la vida o cambiarla varias veces, como si te hospedaras en hoteles de 5 estrellas, sin costo ni restricciones. Además, no habría necesidad de fronteras para “proteger la economía” de un país. El mundo entero sería tu casa.

La propiedad privada es necesaria cuando existe escasez y el riesgo de perder lo que se tiene. En una EBR no existirían los robos, pues habría abundancia sin precio y no tendría sentido vender nada.

La motivación sin dinero.

¿Quiénes harían los pocos trabajos necesarios en una EBR? El mismo tipo de gente que actualmente trabaja como voluntaria en cientos de organizaciones activistas, o desarrolla software gratuito, o edita enciclopedias en línea en su tiempo libre. De hecho, ya existe una base de datos con cientos de profesionistas voluntarios de varios países dispuestos a construir la primera ciudad del Proyecto Venus, cuando la sociedad esté informada y los recursos estén disponibles. Y cualquier persona capacitada puede participar.

Uno de los argumentos comunes en contra de una EBR es que “la gente no va a hacer nada”. Ese es un prejuicio basado en lo que conocemos dentro del sistema monetario actual: Las personas trabajan mucho y quedan sin tiempo ni ánimo para aprender y realizar otras actividades. Quienes no trabajan o estudian, no tienen dinero para educación, arte o investigación y sólo pueden hacer lo que tienen al alcance.

En una EBR, sería absurdo encontrar gente que pasara 24 horas al día, siete días a la semana y 52 semanas al año sin hacer absolutamente nada. ¿Tu soportarías estar así, teniendo a tu alcance cualquier tipo de educación y esparcimiento? El ser humano es inquieto desde niño y le gusta experimentar y jugar, sólo que va perdiendo esas capacidades debido al obsoleto sistema educativo y laboral actual.

Aún así, vemos personas que eligen estudiar ciencia porque les gusta, no por dinero, o que dedican su tiempo libre al arte, o a hacer trabajo voluntario. Mucho del progreso humano ha sido logrado por gente apasionada que no buscaba dinero, sino logros, como Pasteur, Darwin, Newton, Einstein, los hermanos Wright, etc.

La investigación científica para desarrollar curas a enfermedades no estaría limitada por la falta de dinero, ni el desarrollo espacial, ni la exploración terrestre o submarina, por dar unos ejemplos.

El comportamiento humano.

Otro argumento común en contra de una EBR es que “la gente es mala/corrupta/ambiciosa, etc. por naturaleza” y no funcionaría. Este prejuicio es comprensible cuando uno ve la sociedad actual, corrompida por la necesidad económica, la publicidad, etc. pero en una EBR las personas nacerían y vivirían en condiciones muy distintas y desarrollarían otro tipo de valores.

Generalmente, cuando se piensa en personas con conductas nocivas, como los adictos, corruptos o criminales, no se considera qué fue lo que los hizo ser así desde su nacimiento o incluso desde su gestación. Cómo fueron sus primeros meses de vida, su infancia y adolescencia. En qué se habrían convertido si hubieran crecido en un entorno sano, que satisfaciera sus necesidades, no sólo económicas, sino emocionales, sociales, educativas y de salud.

La sociedad actual tiene comportamientos bastante aberrantes, pero podemos evitar que los bebés de ahora lleguen a convertirse en delincuentes mañana.

Aún así podría haber otro tipo de delitos no relacionados directa o indirectamente con el dinero, pero seguiría habiendo ciencia, tecnología y científicos voluntarios para prevenir y corregir ese tipo de comportamientos.

Elección.

Después de leer todo lo anterior, muchos lectores seguirían teniendo dudas razonables respecto a esta nueva propuesta. Si piensas que es imposible, recuerda que la aviación, la exploración espacial o el internet también eran cosas imposibles hace poco más de un siglo. Si piensas que “habría muchos problemas”, piensa en las guerras, la delincuencia, la pobreza, los accidentes y la destrucción ambiental en la economía actual. Si encontraste interesantes estas ideas, puedes aprender mucho más y conocer a cientos de personas interesadas en difundir estas ideas en el Movimiento Zeitgeist y en el Proyecto Venus. Vale la pena informarse más.

Este breve texto pretende dar sólo un panorama general de algunas de las ideas básicas de una Economía Basada en Recursos. Así como no se puede aprender medicina sin dedicarle el suficiente estudio, tampoco se puede juzgar a una EBR sin profundizar en sus ideas.

Para conocer más a fondo esta economía, visita cualquiera de estos dos sitios, donde encontrarás varios materiales gratuitos:

www.thevenusproject.com

www.thezeitgeistmovement.com

No comments yet.

Leave a Comment