Facebook Twitter RSS Reset

Dolar paralelo, la batalla perdida del régimen de Nicolás M.

Dolar paralelo, la batalla perdida del régimen de Nicolás M.

En otras palabras, Venezuela está encaminada a una hiperinflación, mientras que el control de cambio atrajo un desbarajuste en la economía con la fuga de divisas, la corrupción y altos costos de la vida

“Vamos a pulverizar al dólar paralelo (…) pues no le tenemos miedo a las mafias del dólar ni de ningún tipo”, dijo Nicolás Maduro en marzo de 2013 cuando era presidente encargado de Venezuela y candidato presidencial. Dos años después, la realidad muestra un dólar negro que superó la barrera de los 800 bolívares y que solo en 2015 ha tenido un crecimiento de 372%.



En otras palabras, Venezuela está encaminada a una hiperinflación, mientras que el control de cambio atrajo un desbarajuste en la economía con la fuga de divisas, la corrupción y altos costos de la vida.

Desde el año 2003, el control de cambio y el control de precio en Venezuela han establecido un antes y un después en la economía venezolana. Las consecuencias de estas medidas no tardaron ni en llegar, ni en agravarse con el paso del tiempo. Las constantes “renovaciones” dentro del control de cambio (que en la actualidad está conformado por tres tipos de cambios oficiales: Cadivi: 6,30 Sicad: Bs, 12,40 Bs y Simadi: 198.46) dieron la bienvenida al mercado paralelo de divisas, que representa al dólar paralelo.

Pero ¿cómo se establece el precio de este tipo de dólar? El economista y profesor universitario, Jesús Casique explicó que la aparición de páginas web que fijan el valor del dólar se debe a la opacidad del BCV al no publicar la información que le corresponde. El precio del dólar o del euro en este caso se determina tomando en cuenta el tipo de cambio en Cúcuta (ciudad fronteriza de Colombia) y, a partir de allí, se le suma un 15% del valor.

La gravedad de la crisis no termina ahí, pues paralelamente al control de cambio, se estableció un control de precios que trajo consigo un elevado índice de inflación que “pudiera cerrar en 2015, en 188%; mientras que en 2016 puede alcanzar el 280%”.