Facebook Twitter RSS Reset

Dólar Finalizó Casi Estable a $3 Pesos

Lo dijo después de que la divisa volvió a tocar ese techo el viernes. También aseguró que espera llegar a un acuerdo con el FMI antes de fin de año. E insistió con que no habrá cambios de fondo.

Alfredo Gutiérrez

A una semana de asumir como Presidente, con el glaciar Perito Moreno como fondo imponente, Néstor Kirchner hizo ayer algunas de sus primeras definiciones económicas: dijo que “el dólar a tres pesos está bien para la Argentina” y que espera llegar a un acuerdo con el Fondo “antes de fin de año”.

Kirchner reiteró que quiere que los cambios sean “graduales”, sin medidas sorpresivas ni grandilocuentes, y esto encaja perfectamente en la política del ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien permanecerá en ese cargo. Lavagna también había defendido el valor del dólar, y paralelamente el Banco Central salió a sostener la divisa cuando su precio caía la semana pasada.

“No me disgustan los niveles en los que está el dólar ahora, es bueno para la producción interna, para los exportadores, para la recaudación y para estimular la competencia”, insistió ayer Kirchner. Es la primera vez que lo hace como presidente electo.

Desde el miércoles, cuando Kirchner quedó virtualmente consagrado, el dólar no dejó de buscar el techo de los 3 pesos. Algunos analistas económicos atribuyen esa suba a cierta inquietud en los mercados financieros por su discurso “contra las corporaciones”, mientras que otros la asignan a una reacción ante la baja de las tasas de interés.

La economía es uno de los temas a los que más atención le pone el presidente electo. Anteayer había dicho que “no vetará” la ley que prorroga por noventa días la suspensión de las ejecuciones hipotecarias para vivienda única —algo que tampoco hizo el presidente Duhalde hasta ahora— y habla de fortalecer el Mercosur para que la región esté en mejores condiciones de negociación ante el mundo.

Otro de los temas que le preocuparon —y lo habló con Lavagna— fue el ingreso de capitales “golondrina” a la región. Está en estudio el sistema chileno, que pone límites y obliga a la permanencia en el país de los fondos, para gestionar algo similar junto a otros países de la región.

Ayer, en un catamarán en el que navegó junto a periodistas nacionales y extranjeros cerca del glaciar Perito Moreno, también habló de política:

•Reconoció por primera vez que “puede haber cambios” en la Ley de Ministerios, destinados a crear nuevas carteras y eliminar otras. La Constitución le fija como límite los 8 ministerios actuales.

• No soltó prenda acerca de sus futuros ministros —”me armaron como 10 gabinetes”, dijo— algunos de los cuales trascendieron (ver página 4), pero aseguró que tiene pensado su gabinete desde antes de las elecciones del 27 de abril. A pesar de que anunció que presentaría sus nombres en “cualquier lugar del país”, trascendió que lo hará el miércoles en Buenos Aires.

Kirchner suele decir que con sus medidas “gradualistas” hará cambios “de fondo” en el país, “que van más allá de nombrar a ocho ministros”. Le apuntará a otras áreas del Estado, a segundas líneas con nombres conocidos de la política.

Ayer tuvo un día en el que mezcló la inevitable consulta de todos los periodistas que lo siguen, con un descanso a medias en El Calafate, cerca de los Hielos Continentales. Dicen que hoy —cuando vuelva a Río Gallegos— intentará hacer un descanso completo antes de asumir, en una semana. Nadie sabe si lo conseguirá.

No comments yet.

Leave a Comment