Facebook Twitter RSS Reset

Dogo argentino un perro para la familia

Dogo argentino un perro para la familia
Dogo argentino un perro para la familia

El Dogo Argentino es una perro seguro de sí mismo y con confianza, que no busca la confrontación para poner fin a sus inseguridades. Al mismo tiempo, rara vez provocará una pelea pero, si se le instiga, tenga presente que se defenderá. Generalmente, no se trata de una preocupación importante. Hemos llevado muchas veces a nuestros Dogos Argentinos a los parques, la playa y otros lugares donde hay perros y nunca hemos tenido problemas. Incluso los perros pendencieros que gruñen o ladran no molestan a nuestro superperro: les ignora con total frialdad y desinterés. Está por encima del reto. Independientemente de su confianza en él, téngale siempre sujeto por su correa, por la seguridad de la raza ante tipos miedosos e ignorantes.

Debido a los vínculos del Dogo Argentino con su amo y su familia, podrá contar con la protección del perro si se encuentran con un ataque o con otro tipo de problema. Con su fuerza, tenacidad e inteligencia, es un guardián competente que correrá a protegerle sin importarle su propio bienestar. Puede sentirse seguro llevándole de paseo por una calle solitaria en plena noche.

TEMPERAMENTO, ADIESTRAMIENTO Y EJERCICIO

El Dogo Argentino tiene un fuerte temperamento, una gran inteligencia y, como la mayoría de perros, trabaja muy duro para complacer a su amo. Esto hace que la raza sea ideal para el adiestramiento de obediencia además de para el adiestramiento para usos prácticos, como las tareas en casa o en la granja. De todas formas, existen unos pocos elementos que deben tenerse en cuenta cuando se lleva a cabo un programa de adiestramiento.

En primer lugar, no se deje embaucar por la mirada fría, dura e intimidatoria característica de la raza, ya que nunca se quiso que esta mirada fuera dirigida a las personas. Más bien al contrario, el Dogo Argentino es una raza muy sensible que no reacciona bien ante el trato severo por parte de su amo. Los castigos físicos, aparte del típico tirón del collar estrangulador, son innecesarios y no recomendables. Estos perros son muy receptivos al refuerzo positivo durante su adiestramiento y aprenden muy rápido si se les maneja de esta manera. Utilice correcciones amables y constantes junto con un tono de voz severo cuando sea necesario, y notará rápidos avances.

Como el Dogo Argentino es muy inteligente, se aburre con facilidad con la repetición y con las tareas aparentemente inútiles. Para combatir esto, haga que las sesiones de obediencia duren poco (no más de quince minutos) y enséñele al perro las máximas tareas posibles. Trate de incluir tantas diversiones como sea posible (por ejemplo, que vaya a coger y le traiga una pelota o juegos con discos voladores) entre las tareas mundanas. Su perro notará lo bien que se lo está pasando usted y él reaccionará, de forma recíproca, con el mismo entusiasmo.

El programa de adiestramiento que diseñe debería proporcionarle mucho ejercicio a su Dogo Argentino. Una simple mirada a su impresionante musculatura nos basta para ver que este perro tiene una gran capacidad atlética y que necesita actividad. Si se lleva a su perro de cacería, entonces es probable que no tenga que preocuparse de mantenerle activo. De todas formas, si lo tiene como mascota familiar, asegúrese de mantener una rutina de ejercicio vigoroso.Dogo Argentino

Lo ideal es que el Dogo Argentino disponga de mucho espacio al aire libre para correr y pasear en sus dominios. Si éste no es el caso, debe llevar al perro a una zona al aire libre como mínimo una o dos veces por semana. Debido a su instinto innato para la caza, no le deje suelto por el campo. Puede que encuentre una presa y quizás no vuelva nunca. En lugar de eso, compre una correa larga, como las que se utilizan en las pruebas de rastreo (de unos 30 m de longitud) y póngase en buena forma para así correr junto a su perro.

EL DOGO ARGENTINO EN CASA

El Dogo Argentino es una raza amistosa con la gente y que establece un vínculo fuerte y duradero con su amo y su familia. Los hermanos Nores trabajaron muy cuidadosamente para introducir este rasgo en la raza y, hoy día, los resultados se ponen, claramente, de relieve.

Hable con cualquier propietario de un Dogo Argentino y escuchará las mismas cosas: «No se tumba al lado de mis pies sino sobre mis pies», «Llora cuando nos encontramos en otra habitación», «Quiere que le acaricie y le abrace constantemente», «Es mi sombra, no puedo ir a ningún sitio sin que me siga». Desde luego que el Dogo Argentino espera el contacto humano, tanto físico como emocional. Aunque esta raza se siente muy unida a sus propietarios, rara vez sufre de ansiedad por separación. Este perro es una mascota ideal para tenerlo con los niños, ya que tolerará que le tiren de la cola, que se suban encima de él, los pellizcos, los empujones o cualquier otra cosa sin ni siquiera emitir un gruñido. De hecho, casi parecería como si estuviera disfrutando con las bromas que le gastan los niños. No se equivoque, el Dogo Argentino no disfruta con ningún tipo de trato cruel. Se debería enseñar a los niños la manera adecuada de tratar a cualquier perro, especialmente a uno tan fuerte como el Dogo Argentino.

El Dogo Argentino no es un perro al que se pueda dejar solo en el jardín o en una perrera. Ellos gravitan en torno al calor humano y prefieren estar en su compañía. Se encontrará con que aunque él necesita estar cerca de usted, no precisa, necesariamente, de caricias y de atención constante. Se mostrará muy contento tumbado en el suelo al lado de (aunque más bien sobre) sus pies y no ser un estorbo.

ENFERMEDADES INHERENTES

Al igual que sucede con cualquier otra raza grande, el Dogo Argentino es susceptible a padecer la displasia de cadera (DC). Cuando lo adquiera, asegúrese de obtener del criador un certificado conforme sus caderas están sanas. Si tiene intención de hacerle criar, es conveniente obtener una radiografía de sus caderas y que los resultados sean enviados a una organización reconocida para la evaluación de las mismas. Asegúrese de someter al perro a estas pruebas y de conseguir la aprobación antes de comenzar con un programa de cría. Se puede diagnosticar esta enfermedad degenerativa de la articulación en los cachorros de cuatro o más meses de edad. Esto es muy importante para que así los criadores se libren de la DC en sus líneas. En el caso de los cachorros de menor edad, los criadores les deberían proporcionar a los compradores los resultados de las pruebas diagnósticas del padre y la madre.

Otro problema congénito que se debe tener en cuenta es la sordera. La mayoría de las razas de capa blanca, entre las que se incluye el Dogo Argentino, parecen tener una alta incidencia de este mal. Un perro puede ser sordo de un oído (sordo unilateral) o de ambos (sordo bilateral). El único examen auditivo reconocido es el de la Respuesta Auditiva Evocada por el Tallo Cerebral (RAETC), que se suele llevar a cabo en los cachorros de ocho o más semanas de vida. Los criadores responsables deberían proporcionarles los resultados de la prueba RAETC a todos los propietarios de un Dogo Argentino.

Dogo argentino un perro para la familia


Dogo argentino un perro para la familia


Dogo argentino un perro para la familia

No comments yet.

Leave a Comment