Facebook Twitter RSS Reset

Dios ante la nada

¿Por qué dios creo al hombre? considero que resolviendo este enigma se puede vencer a la nada, les anticipo que este escrito no es de índole religioso; este ensayo es el resultado de una ardua crisis de ansiedad depresiva que sufrí a mediados del 2015 donde me vi en un estado en el que me era imposible sentir el menor animo por ninguna actividad vital y quise acabar con mi vida a través del suicidio, deseo que tuvo que ser calmado temporalmente por medicamentos antidepresivos, mi pensamiento en esos momentos entendía que el ser y la existencia están caracterizados por una vacuidad perpetua, que la idea de finalidad, meta, objetivo solo se sustentan en una ilusión de relevancia, que todo lo que hizo, haga, o hará el ser es fútil, pues la nada a la larga logra que todo sucumba, perezca, y se olvide “Polvo eres y en polvo te convertiras”, y como dice en “El mito de Sisifo” de Albert Camus “Para el hombre que ha descubierto el absurdo, la vida ya no tiene nada que ofrecer”.

Ahora comprendo que el problema del absurdo es una ilusión, que lo que parecía ser el génesis del problema en realidad es el resultado final, eso se trasluce a través de pensamientos clave que tuve antes de sufrir la crisis tales como “quiero que me consientan”, “la vida es muy dura”, “perdí la fe en la humanidad” que leídos de manera somera tienden a sonar bastante simples y tontos, carecen de fuerza poética, complejidad y profundidad, y por eso tal vez no se tienden a tomar en cuenta, pero si se les toma con seriedad conducen al verdadero origen; para explicarme mejor debo hacer un pequeño resumen de mi vida:

Esta parte puede sonar algo cliché, teniendo en cuenta que muchos individuos tienen problemas de índole similar, pero debo expresarla ya que este problema tiene siempre raíces muy personales. Soy un hombre joven, de 22 años, soltero, sin hijos, que fue educado por un padre adicto a la moralidad, la pulcritud, que anteponía a todo el respeto hacia su persona y la conservación de su imagen ante la sociedad, por otra parte mi madre, un individuo sumiso, apegado a la fe religiosa, bastante sensible e ingenua, también apegada a la moralidad; me educaron teniendo como objetivo crear un individuo ejemplar para la sociedad, convenciéndome de seguir a como de lugar las llamadas buenas costumbres y una inquebrantable moral (Clave de este párrafo es ver como el propósito moral y ético no parte de mi persona, si no que es inculcado por mis padres y para mis padres), para resumir diría que producto de esto sufrí en mi infancia y adolescencia lo que yo llamaría el problema del Idiota (en razón a la novela de Dostoviesky), teniendo en cuenta que estos propósitos que me fueron inculcados con tanto vigor y esmero no eran compartidos por el resto de la sociedad, y mas en especifio por los demás padres de aquellos que fueron mis compañeros y amigos, cosa que hacia chocar esta moral e ingenuidad de mi parte con la malicia y laxitud de los demás, generando un aislamiento hacia mi persona que se prolongó de diferentes formas a lo largo de mi infancia y adolecencia, periodos que se vieron marcados por un constante odio, rencor y soberbia hacia las demás personas al ver como estas no aprobaban mi comportamiento ni mi forma de pensar supuestamente correcta.

En estos tiempos, al hallarme solo y sin amigos me refugie en el deporte solitario (ir al gimnasio) y en el arte, el cine, la literatura, el anime, el cual como sabemos en muchas de sus encarnaciones ha propendido por comprender la naturaleza humana, y estos trabajos sirvieron antes que para dilatar, para reforzar aquellos ideales que con tanta fuerza se me inculcaron, al ver la lucha del hombre en las diferentes circunstancias, a través de la pobreza, la injusticia, la soledad, es imposible no sentir empatía y respeto por la especie. Me propuse continuar apegado a mi moral aun a pesar de todo, con la firme convicción de que era la única forma respetable de ser humano, y a través de esta moral juzgue todo acto y asi el aislamiento social se perpetuo viéndose reforzado por el visto bueno del arte.

En este tiempo ocurrió algo muy particular en mi caso y es que mi aspecto físico sufrió una especie de metamorfosis mi cuerpo producto del ejercicio adquirió una contextura esbelta y marcada y mi rostro poco a poco de manera natural se convirtió en uno bastante atractivo, lo siguiente puede sonar un poco fantasioso, pero me convertí en un imán para las mujeres, todas las cualidades que se forjaron a través de los años me hicieron un hombre del cual es muy fácil enamorarse, y producto de la nueva atención provista por la damas mi ego se vio inmensamente satisfecho, amor no fue lo que recibí en estos momentos, si no atención, la atención que por años me había sido negada, y por un tiempo fui feliz. Mas sin embargo a pesar de ya no ser gobernado por el odio mi estricta formación me mantenían alejado de las relaciones de pareja, dado que no solo pretendía mi perfección moral si no también la de mi pareja, cosa difícil de encontrar teniendo en cuenta otro elemento que había olvidado mencionar, en mi casa se me enseñó a amar solo a mujeres hermosas, cosa que limito mi Angulo de visión.

Consecuente con lo anterior, mi interacción con la mujer se convirtió en un constante fracaso, ninguna mujer fue suficiente, cualquiera de ellas tenía una barrera de defectos que mi moral no podía superar, los años fueron pasando factura y fracaso a fracaso me fui cansando y perdí el ánimo de intentarlo; de nuevo me abandone a la soledad, ¿qué me quedaba por luchar en este momento? Me empecine en esas mujeres buscando tal vez el reflejo de mi madre, que era la única persona que poseía la sensibilidad necesaria para comprender el alma humana, o al menos eso crei, porque mi madre también con el tiempo abandono su convicción, su fuerza y decidió cerrar sus ojos, decidió ignorar lo que pasa a su alrededor y atarse a una vaga ilusión de que una imagen divina, un cielo o un infierno finalmente conseguirán el triunfo con la gente que ella no logro. Pero yo no podía hacer lo mismo, porque se que algunas de las cosas mas horribles que han ocurrido a la humanidad, ocurrieron por cerrar los ojos cuando mas debíamos ver; y me quede solo solo solo (asi, dicho tres veces y despacio) finalmente me halle solo con mis ideas y mis luchas sin nadie que las apreciara o mucho menos apoyara y conocí al absurdo.

Dejemos la historia hasta ahí, como podrán ver, a lo largo de la historia no hago muchas referencias del absurdo ni de la nada, sino más bien de mí y de mi interacción con los demás y es que de ahí es de donde nace el problema, el absurdo se encuentra cuando el hombre trata de dar sentido a su existencia en solitario y como único individuo ante la nada, entonces buscamos que la nada nos de valor, pero la nada no existe, es un nombre que define el no-ser; Para encontrar valor a las cosas no tenemos mas que seguir la idea del siguiente ejemplo ¿Qué valor tiene una piedra? Una piedra puede ser utilizada como parte de una construcción para dar forma a una casa, una piedra puede servir como arma al ser arrojada por una honda a un adversario, una piedra puede ser un estorbo si nos tropezamos con ella. Algo particular del ejemplo es que la razón de ser de la piedra es brindada por la persona o el cuerpo que interactúa con ella, alguien dirá “pero es que la piedra es un objeto inanimado” pero si nos detenemos un momento, nos damos cuenta que el hombre aún más que la piedra tiene valor es con razón a la interacción con los demás cuerpos, todos nuestros sentidos están creados para reaccionar a estímulos de otros cuerpos o agentes, aun el más arduo razonamiento o idea se genera de una fuerza ajena a nosotros, de hay es donde ocurre el fenómeno de la existencia que parte del contacto con otros seres, contándose entre estos seres fuerzas que con anterioridad tendían a excluirse tales como el tiempo y el espacio, siendo esto así el enunciado que prueba la existencia debería decir: “Tengo contacto, por lo tanto existo”; Por estas conclusiones es que se dice que en principio ninguna idea es original ya que parte de la interacción con otros seres.

Partiendo de las ideas anteriores es que podemos empezar a definir la vida de cada ser, por ejemplo: el sentido de la vida de un medico puede ser salvar vidas, y son estas vidas las que lo definen, el sentido de la vida de una madre puede ser criar a sus hijos, y son esos hijos los que la definen y así sucesivamente la importancia nace de un contacto reciproco; por eso digo que el problema del absurdo es una ilusión, porque usted al no encontrarse con nada que le pueda dar significado o importancia a su persona como medida extrema recurre al absurdo, y así tontamente está tratando de que algo que no existe interactúe con usted, esto me recuerda la ocasión en la que un emperador se enojó con Poseidón y ordeno a sus soldados que apuñalaran al océano; en ultimas por supuesto la nada no le dará significado al ser porque la nada es la incapacidad del contacto; problemas similares al absurdo como el afán del artista por dejar huella en el mundo terminan siendo intentos por persistir en constante interacción aun a pesar de la muerte, en ese margen también clasificaría a el deseo de tener hijos que en ultimas es el individuo tratando a mas no poder de seguir interactuando a través de otra persona.

Volviendo al tema desde mi punto de vista pueden ser dos problemas los que deriven en el absurdo 1° cuando el individuo deja de ser relevante para la sociedad; en este caso el individuo es desechado por la sociedad y pierde su papel o razón de ser en la misma, como le puede pasar a un soldado en tiempos de paz o 2° cuando la sociedad deja de ser relevante para el individuo, como en mi caso, si las personas y objetos que me rodean no tienen valor para mi, estos tampoco pueden brindarme algún valor entonces pierdo mi razón de ser. El hombre necesita del ego y ese ego debe alimentarse constantemente de los demás seres, Dios creo al hombre para tener una razón de ser, si el individuo no alimenta su ego se vuelve débil e inseguro y cuando encuentra vive el absurdo agoniza, por eso es que es tan difícil de salir de una depresión, una persona cuando tiene un problema que no puede solucionar algunas veces elige no prestarle importancia y de esta manera puede tranquilizarse o afrontarlo inteligentemente, pero esto sirve siempre y cuando este hombre tenga otras fuerzas que le den importancia, estas fuerzas puede ubicarse en cualquier tiempo, tanto presente como pasado y futuro, ejemplo, un hombre para mantener a su familia tiene un trabajo en extremo difícil, degradante y denigrante, pero al llegar a su casa recuerda quienes son estos por los que realiza el esfuerzo y esto lo motiva y revitaliza a seguir, en cambio tenemos un hombre soltero sin aspiraciones a largo plazo, que trabaja solo por el dinero para subsistir, pero es victima de los mismos tratos degradantes y denigrantes del anterior y por lo tanto esto le genera depresión ya que se encuentra con la pregunta “Porque es que hago esto” teniendo en cuenta que este hombre en el ejemplo tan siquiera esta protegiendo su dignidad, este tipo de razonamientos lo pueden llevar a encontrar al absurdo; un ejercicio que realizar muchas personas para afrontar problemas también es modificar su percepción de la realidad, para esto se pueden apoyar en diversas teorías, como la moral del placer apoyada por Wilde o e Márquez de Sade, y convencerse así de que esta también es una forma correcta de vivir, el problema es que en ocasiones estos cambios de percepción no son los más consonantes con la naturaleza del individuo y en el momento en que el individuo se encuentre con una prueba que sustente su anterior moral o importancia se puede encontrar con un auto juicio que le recrimine el haber traicionado aquellos valores o cosas importantes que existían para él.

Considero que para el individuo que esta frente al absurdo ninguna de las dos anteriores prácticas son aconsejables, propongo que se aferre a sus convicciones con paciencia, cosa que es muy difícil, pero para esto puede recurrir a otros recursos que la sociedad ha pretendido olvidar o menospreciar, tales como el odio, el rencor, el egocentrismo, y la creencia en dios, se que los anteriores enumerados pueden sonar un poco turbios y peligrosos (no el de Dios), por lo mismo estos recursos deben apoyarse en la razón para que no deriven en el abandono del individuo de su propia persona; estos recursos sirven para devolverle al individuo un papel importante a través de los demás, el odio (vuelvo y repito, no irracional, este odio debe apoyarse en conceptos claros por los cuales el individuo pueda percibir a los demás como enemigos claros, en ningún sentido debe ser un odio irracional o discriminatorio) en un ejemplo puede ser la pelea entre Mohamed Ali y Joe Frazier, donde el odio que se profesaban el uno hacia el otro servía de motor para generar energía en el corazón de cada uno de los contrincantes, el ego puedo citarlo en el ejemplo de Napoleon, la historia dice que Napoleón era un hombre solitario rechazado por su propio pueblo, mas sin embargo el identifico que las maniobras que ejecutaban los demás oficiales líderes del ejército francés eran poco prácticas, y así a través del ego se empeñó en demostrar que su teoría de guerra era la más adecuada para luchar, por último la fe, para la fe voy a nombrar a Fernando Vallejo, este individuo más que ser ateo considero que profesa un profundo odio hacia dios, dado la cantidad de referencias que hace hacia este como ente en sus libros, ese método puede servir porque en los momentos en los que el individuo es víctima de una excesiva mala suerte el creer que esta es fruto de una persecución perpetrada por dios le puede dar un tremendo animo e importancia al entrever que es víctima de un individuo tan magnánimo como Dios. Ahora, estas deben tomarse como medidas transitorias y deben apoyarse en la fe o esperanza de encontrar aquello que tanto anhelamos, fe y esperanza que están pueden sustentarse en otros individuos que hayan tenido experiencias similares, como algunos de los ejemplos que enuncie arriba, desde mi punto de vista el individuo está curado al momento que es capaz de entregar su vida por algo que considere mas grande o importante que él, algo que ame con fuerza sobre humana y ese algo corresponderá a la naturaleza del individuo, sus convicciones y sus reflexiones y para cada quien será una cosa distinta.

Como ultimo dejo esta opinión: considero que en estos tiempos se han visto incrementados los índices de depresión por efecto de los medios de comunicación, los medios de comunicación son muy útiles, el problema es que las tragedias que agobiaban al hombre, que antes se percibían cada cierto tiempo en terrenos más o menos cercanos, ahora a través de los medios de comunicación somos testigos de estas durante todos los días constantemente y son tragedias que parten de todos los lugares del mundo, estas tragedias que inicialmente generaron mucho temor y desasosiego en la comunidad han venido mermando su impacto en el ser teniendo en cuenta que el hombre al comprender que es incapaz de resolver estas tragedias se ha resignado a cambiar su percepción del valor de la vida humana, y consecuencia de esto ya no es tan sensible a la tragedia o los problemas que suceden a sus pares, de esta forma para el individuo acongojado y en gran crisis es difícil encontrar compañía y empatía en otros siendo por el contrario recibido en varias ocasiones con respuestas que perpetúan la indolencia tales como la filosofía de Leibniz en la cual vivimos en el mejor de los mundos posibles, los cual puede ser cierto para individuos con valor pero para los otros es una horrible mentira.

No comments yet.

Leave a Comment