Facebook Twitter RSS Reset

Dieta De Amor: Horacio Quiroga

Dieta De Amor: Horacio Quiroga
(¯`•._.•[ Horacio Quiroga ]•._.•´¯)
Dieta De Amor: Horacio Quiroga
(¯`•._.•[ 1878 – 1937 ]•._.•´¯)
Dieta De Amor: Horacio Quiroga

Ayer de mañana tropecé en la calle con una muchacha delgada, de ves­tido un poco más largo que lo regular, y bastante mona, a lo que me pare­ció. Me volví a mirarla y la seguí con los ojos hasta que dobló la esquina, tan poco preocupada ella por mi plantón como pudiera haberlo estado mi propia madre. Esto es frecuente.

Tenía, sin embargo, aquella figurita delgada un tal aire de modesta prisa en pasar inadvertida, un tan franco desinterés respecto de un badula­que cualquiera que con la cara dada vuelta está esperando que ella se vuel­va a su vez, tan cabal indiferencia, en suma, que me encantó, bien que yo fuera el badulaque que la seguía en aquel momento.

Aunque yo tenía qué hacer, la seguí y me detuve en la misma esquina. A la mitad de la cuadra ella cruzó y entró en un zaguán de casa de altos.

La muchacha tenía un traje oscuro y muy tensas las medias. Ahora bien, deseo que me digan si hay una cosa en que se pierda mejor el tiem­po que en seguir con la imaginación el cuerpo de una chica muy bien cal­zada que va trepando una escalera. No sé si ella contaba los escalones; pe­ro juraría que no me equivoqué en un solo número y que llegamos juntos a un tiempo al vestíbulo.

Dejé de verla, pues. Pero yo quería deducir la condición de la chica del aspecto de la casa, y seguí adelante, por la vereda opuesta.

Pues bien, en la pared de la misma casa, y en una gran chapa de bron­ce, leí:

DOCTOR SWINDENBORG

FÍSICO DIETÉTICO

¡Físico dietético! Está bien. Era lo menos que me podía pasar esa ma­ñana. Seguir a una mona chica de traje azul marino, efectuar a su lado una ideal ascensión de escalera, para concluir…

¡Físico dietético…! ¡Ah, no! ¡No era ése mi lugar, por cierto! ¡Dietéti­co! ¿Qué diablos tenía yo que hacer con una muchacha anémica, hija o pen­sionista de un físico dietético? ¿A quién se le puede ocurrir hilvanar, como una sábana, estos dos términos disparatados: amor y dieta? No era todo eso una promesa de dicha, por cierto. ¡Dietético…! ¡No, por Dios! Si algo debe comer, y comer bien, es el amor. Amor y dieta… ¡No, con mil diablos!

Esto era ayer de mañana. Hoy las cosas han cambiado. La he vuelto a encontrar, en la misma calle, y sea por la belleza del día o por haber adivi­nado en mis ojos quién sabe qué religiosa vocación dietética, lo cierto es que me ha mirado.

“Hoy la he visto… la he visto… y me ha mirado…”

¡Ah, no! Confieso que no pensaba precisamente en el final de la estro­fa. Lo que yo pensaba era esto: cuál debe ser la tortura de un grande y no­ble amor, constantemente sometido a los éxtasis de una inefable dieta

Pero que me ha mirado, esto no tiene duda. La seguí, como el día an­terior; y como el día anterior, mientras con una idiota sonrisa iba soñando tras los zapatos de charol, tropecé con la placa de bronce:

DOCTOR SWINDENBORG

Físico DIETÉTICO

¡Ah! ¿Es decir, que nada de lo que yo iba soñando podría ser verdad? ;Era posible que tras los aterciopelados ojos de mi muchacha no hubiera si­no una celestial promesa de amor dietético?

Debo creerlo así, sin duda, porque hoy, hace apenas una hora, ella aca­ba de mirarme en la misma calle y en la misma cuadra; y he leído claro en sus ojos el alborozo de haber visto subir límpido a mis ojos un fraternal amor dietético…

Han pasado cuarenta días. No sé ya qué decir, a no ser que estoy mu­riendo de amor a los pies de mi chica de traje oscuro… Y si no a sus pies, por lo menos a su lado, porque soy su novio y voy a su casa todos los días.

Muriendo de amor… Y sí, muriendo de amor, porque no tiene otro nombre esta exhausta adoración sin sangre. La memoria me falta a veces; pero me acuerdo muy bien de la noche que llegué a pedirla.

Había tres personas en el comedor -porque me recibieron en el co­medor-: el padre, una tía y ella. El comedor era muy grande, muy mal alumbrado y muy frío. El doctor Swindenborg me oyó de pie, mirándome sin decir una palabra. La tía me miraba también, pero desconfiada. Ella, mi Nora, estaba sentada a la mesa y no se levantó.

horacio quiroga cuentos

Dieta De Amor: Horacio Quiroga

horacio quiroga libros

Yo dije todo lo que tenía que decir, y me quedé mirando también. En aquella casa podía haber de todo; pero lo que es apuro, no. Pasó un mo­mento aún, y el padre me miraba siempre. Tenía un inmenso sobretodo pe­ludo, y las manos en los bolsillos. Llevaba un grueso pañuelo al cuello y una barba muy grande.

-¿Usted está bien seguro de amar a la muchacha? me dijo, al fin.

¡Oh, lo que es eso!-le respondí.

No contestó nada, pero me siguió mirando.

-¿Usted come mucho? -me preguntó. Regular -le respondí, tratando de sonreírme.

La tía abrió entonces la boca y me señaló con el dedo como quien se­ñala un cuadro:

-El señor debe comer mucho… -dijo. El padre volvió la cabeza a ella:

-No importa -objetó-. No podríamos poner trabas en su vía… Y volviéndose esta vez a su hija, sin quitar las manos de los bolsillos:

-Este señor te quiere hacer el amor le dijo-. ¿Tú quieres?

Ella levantó los ojos tranquila y sonrió:

-Yo, sí -repuso.

-Y bien -me dijo entonces el doctor, empujándome del hombro-.­Usted es ya de la casa; siéntese y coma con nosotros.

Me senté enfrente de ella y cenamos. Lo que comí esa noche, no sé, porque estaba loco de contento con el amor de mi Nora. Pero sé muy bien lo que hemos comido después, mañana y noche, porque almuerzo y ceno con ellos todos los días.

Cualquiera sabe el gusto agradable que tiene el té, y esto no es un misterio para nadie. Las sopas claras son también tónicas y predisponen a la afabilidad.

Y bien: mañana a mañana, noche a noche, hemos tomado sopas ligeras y una liviana taza de té. El caldo es la comida, y el té es el postre; nada más.

Durante una semana entera no puedo decir que haya sido feliz. Hay en el fondo de todos nosotros un instinto de rebelión bestial que muy di­fícilmente es vencido. A las tres de la tarde comenzaba la lucha; y ese ren­cor del estómago dirigiéndose a sí mismo de hambre; esa constante protes­ta de la sangre convertida a su vez en una sopa fría y clara, son cosas éstas que no se las deseo a ninguna persona, aunque esté enamorada.

horacio quiroga frases

Dieta De Amor: Horacio Quiroga

Horacio Quiroga

Una semana entera la bestia originaria pugnó por clavar los dientes. Hoy estoy tranquilo. Mi corazón tiene cuarenta pulsaciones en vez de se­senta. No sé ya lo que es tumulto ni violencia, y me cuesta trabajo pensar que los bellos ojos de una muchacha evoquen otra cosa que una inefable y helada dicha sobre el humo de dos tazas de té.

De mañana no tomo nada, por paternal consejo del doctor. A medio­día tomamos caldo y té, y de noche caldo y té. Mi amor, purificado de es­te modo, adquiere día a día una transparencia que sólo las personas que vuelven en sí después de una honda hemorragia pueden comprender.

Nuevos días han pasado. Las filosofías tienen cosas regulares y a veces algunas cosas malas. Pero la del doctor Swindenborg -con su sobretodo peludo y el pañuelo al cuello- está impregnada de la más alta idealidad. De todo cuanto he sido en la calle, no queda rastro alguno. Lo único que vive en mí, fuera de mi inmensa debilidad, es mi amor. Y no puedo menos de admirar la elevación de alma del doctor, cuando sigue con ojos de orgu­llo mi vacilante paso para acercarme a su hija.

Alguna vez, al principio, traté de tomar la mano de mi Nora, y ella lo consintió por no disgustarme. El doctor lo vio y me miró con paternal ternura. Pero esa noche, en vez de hacerlo a las ocho, cenamos a las once. Tomamos solamente una taza de té.

No sé, sin embargo, qué primavera mortuoria había aspirado yo esa tarde en la calle. Después de cenar quise repetir la aventura, y sólo tuve fuerzas para levantar la mano y dejarla caer inerte sobre la mesa, sonriendo de debilidad como una criatura.

El doctor había dominado la última sacudida de la fiera.

Nada más desde entonces. En todo el día, en toda la casa, no somos sino dos sonámbulos de amor. No tengo fuerzas más que para sentarme a su lado, y así pasamos las horas, helados de extraterrestre felicidad, con la sonrisa fija en las paredes.

Uno de estos días me van a encontrar muerto, estoy seguro. No hago la menor recriminación al doctor Swindenborg, pues si mi cuerpo no ha podido resistir a esa fácil prueba, mi amor, en cambio, ha apreciado cuán­to de desdeñable ilusión va ascendiendo con el cuerpo de una chica de os­curo que trepa una escalera. No se culpe, pues, a nadie de mi muerte. Pe­ro a aquellos que por casualidad me oyeran, quiero darles este consejo de un hombre que fue un día como ellos:

Nunca, jamás, en el más remoto de los jamases, pongan los ojos en una muchacha que tiene mucho o poco que ver con un físico dietético.

Y he aquí por qué:

La religión del doctor Swindenborg -la de más alta idealidad que yo haya conocido, y de ello me vanaglorio al morir por ella- no tiene sino una falla, y es ésta: haber unido en un abrazo de solidaridad al Amor y la Dieta. Conozco muchas religiones que rechazan el mundo, la carne y el amor. Y al­gunas de ellas son notables. Pero admitir el amor, y darle por único alimen­to la dieta, es cosa que no se le ha ocurrido a nadie. Esto es lo que yo consi­dero una falla del sistema; y acaso por el comedor del doctor vaguen de no­che cuatro o cinco desfallecidos fantasmas de amor, anteriores a mí.

Que los que lleguen a leerme huyan, pues, de toda muchacha mona cuya intención manifiesta sea entrar en una casa que ostenta una gran cha­pa de bronce. Puede hallarse allí un gran amor, pero puede haber también muchas tazas de té.

Y yo sé lo que es esto.

Dieta De Amor: Horacio Quiroga
Dieta De Amor: Horacio Quiroga
Hasta áca llegó el post.

Gracias por visitarlo.

Saludos.

No comments yet.

Leave a Comment