Facebook Twitter RSS Reset

Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

Menos familiar para el gran público que la mitología céltica, que se beneficia desde hace muchos años de un envidiable interés, la mitología germánica sigue siendo un terreno poco conocido que se considera, esencialmente, a través de la Tetralogía wagneriana, lo que la perjudica más que beneficiarla.



Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

Ragnarök, la batalla del fin del mundo.



Además, modernamente se ha hecho cierto mal uso de ella, por ejemplo, en el moderno mito del germánico rubio y ario. Otro mito moderno, el del vikingo, ha popularizado la imagen de unos hombres brutales y sanguinarios, groseras bestias que juran por Odín y por Thor y beben hidromiel en el cráneo de sus víctimas. No olvidemos tampoco que, hasta el siglo XIX, se seguía colocando entre las letanías el Afurore Normannorum, libera nos Domine («Señor, líbranos del furor de los normandos»). Desnaturalizada así, por desconocimiento, la antigua civilización germánica rechaza más que atraer, tanto más cuanto que la mayoría de las obras serias siguen reservadas a los especialistas, a pesar de los esfuerzos de algunos investigadores, encabezados por Régis Boyer. La mitología germánica es pues víctima de prejuicios.



¿Pero qué entendemos por germánico?



Este adjetivo designa a los pueblos que hablaban, en sus orígenes, una misma lengua. Pero todo el mundo sabe lo que ocurre cuando quienes la hablan se dividen en varios grupos: la lengua evoluciona de un modo distinto en cada uno de ellos. Buenos ejemplos de ello tenemos con el español y el portugués, el americano y el inglés, el afrikaaner y el neerlandés. Las lenguas germánicas comprenden tres grandes familias: el nórdico o escandinavo, el óstico, hoy desaparecido y que hablaban los godos, y el wéstico, que comprende el anglo-frisón, el tudesco, y el alto-alemán.



La mitología germánica es la expresión codificada y ordenada de estos pueblos, de su civilización, sus creencias, su religión. El cristianismo atacó con vigor lo que denominaba paganismo y aculturó, terminó muy pronto con las mitologías de más allá del Rhin y más allá del canal de la Mancha, de modo que sólo quedan hoy fragmentos dispersos, aquí el nombre de una divinidad, allí la descripción de una práctica de culto, más allá algunas leyendas épicas en las que aparecen enigmáticas figuras, finalmente ciertos nombres de lugar y de personas formados a partir del de los dioses. Estos testimonios bastan para mostrar que existió un fundamento común a todos estos pueblos, si bien no son suficientes para escribir una mitología inglesa o alemana, aunque les añadamos las informaciones de los escritores romanos y bizantinos, de la epigrafía, de las piedras rúnicas y las de los escritos catequéticos que anatematizaban las creencias paganas. Los escritores godos (Jordanes) y lombardos (Pablo el Diácomo) proporcionan también algunas informaciones preciosas. Sabríamos, pues, muy pocas cosas de la mitología de los pueblos germánicos si, del siglo XI al XIII, ciertos poetas y literatos islandeses no se hubieran preocupado de consignar por escrito los mitos principales.

LETRA «A»

Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

ALBERICH visita a Hagen

AEGIR:gigante del mar cuyo nombre significa «ondino». Tiene todos los rasgos de un dios marino. Sus otros nombres son Gymir y Hler, nombre que se encuentra en Hlesey, literalmente «isla de Hler», donde vive. Es hijo de Fornjotr, y Ran, la diosa del mar, es su hija o su esposa. Tiene nueve hijas que se identifican con las olas. Se llaman: Himinglaeva, Blodughalda, Hefring, Dufa, Udr, Hronn, Bylgja, Bara y Kolga

.

AGUA: el papel del agua en las creencias de todos los países germánicos es tan importante como en el mundo céltico. Buen reflejo de ello se encuentra en el gran número de ríos míticos que rodean el reino de Hel y las moradas de los dioses. Las sagas nos hablan del culto rendido a ciertas cascadas, y la literatura clerical no deja de anatematizar a los paganos que hacen ofrendas a las aguas. En el siglo XIII, el obispo Gudmund Arason exorcisa, a diestro y siniestro, manantiales y fuentes. En aquellos tiempos se creía que algunos espíritus habitaban en las aguas. Tradiciones más recientes hablan del caballo de las aguas (Vatnahestur, Islandia; Kelpie, Escocia); más allá del Rhin, se conocen los ondinos y los Nixos (as); véase también Nykur.

ÁGUILA DE SANGRE: suplicio que consiste en cortar la espalda de la víctima, entre las costillas, para extraerle los pulmones del tórax y desplegarlos luego como si fueran alas. Tiene mucho parecido con un procedimiento ritual; tal vez así se dedicaran las víctimas a Odín.

ALBERICH (Elfo poderoso): enano o elfo al que Siegfried domina en la Canción de los Nibelungos. Alberich custodia el tesoro de Schilbung y Nibelung —soberanos míticos cuyos nombres remiten a las brumas y el agua— y posee la capa de invisibilidad, la Tarnkappe, llamada «cape folette» en francés antiguo. En la gesta normánica de Sigurdr, corresponde a Andvari.

ALCI: dioses gemelos de los que Tácito dice lo siguiente: «Entre los naharvales se muestra un bosque, lugar sagrado de una antigua religión. Un sacerdote vestido de mujer lo preside, pero estos dioses, según la interpretación romana, parecen ser Cástor y Pólux; tal es el carácter de su divinidad. Su nombre es Alci […]. Se los venera como a dos hermanos, como a dos hombres jóvenes.» Se cree que este lugar sagrado está situado en Silesia, en Zobten, donde Thietmar de Merseburgo sitúa un importante santuario. El tema de los dioscuros está muy ampliamente representado en los países germánicos, desde las parejas gemelas de los petroglifos hasta las divinidades andróginas de la Edda y la pareja casi indiferenciada Freyr-Freyja. Lo que Tácito afirma del sacerdote que viste ropas femeninas hace pensar en las sacerdotisas (gydjar) que Snorri Sturluson consagra al servicio de los Vanes.

ALFABLOT (Sacrificio a los Elfos): otro de los nombres de Jol, la gran fiesta del solsticio de invierno, de los muertos y de la fertilidad. En esta ocasión se ofrece el gran sacrificio «por un año fecundo y por la paz», y se inmola un verraco.

ALFHEIMR (Mundo de los Elfos): una de las mansiones de Asgardr, el mundo de los dioses. Pertenece a Freyr, que aparece así como señor de los elfos.

ALFOEDR (Padre universal): uno de los sobrenombres de Odín. «Se le llama así porque es el padre de los dioses, de todos los hombres y de todo lo que creó» (Snorri Sturluson).

ALFRIGG (Elfo poderoso): uno de los enanos que forjaron Brisingamen, el collar de la diosa Freyja.

ALSVIDR (Muy sabio): nombre de uno de los gigantes que conocían el secreto de las runas. Siendo los primeros habitantes de la tierra, los gigantes tienen fama de poseer un inmenso conocimiento.

ALSVINNR (Muy rápido): nombre de uno de los dos caballos que tiran del carro de la diosa Sol, el sol, sustantivo femenino en las lenguas germánicas. Su compañero es Arvakr.

ALTHJOFR (Maestro-Ladrón): un enano. El nombre refleja uno de los rasgos del carácter de esas criaturas.

ALVISS (El que lo sabe todo): enano que pide la mano de la hija de Thor; el dios pone como condición que Alviss responda a todas sus preguntas sobre los nombres de la tierra, el cielo, la luna, el sol, las nubes, el viento, el fuego, el mar, los bosques, la noche, los cereales y la cerveza. La conversación dura hasta el alba que petrifica al enano.

ALVIT (Toda blanca, o toda sabia): nombre de una mujer-cisne cuyas hermanas son Svanhvit (blanca como cisne) y Oelrun (secreto de la cerveza). Esas tres personas se desposan con Wieland/Völundr y sus dos hermanos.

ANDHRIMNIR (Expuesto al hollín): cocinero que, en el Walhalla, prepara el jabalí Saehrimnir en el caldero Eidhrimnir, el alimento de los guerreros muertos.

ANDLANGR (Muy vasto): nombre del segundo cielo que se extiende entre el que vemos y Vidblainn.

ANDVARI (Guardián del Aliento): este enano se baña, adoptando la forma de un lucio, en el agua de una cascada cuando Loki le captura y le obliga a entregarle el tesoro cuya custodia tiene. Andvari lo hace pero conserva un anillo. Loki lo descubre y se lo arrebata. El enano maldice entonces el tesoro que provocará la muerte de todos sus poseedores. Este tesoro acabará en manos de Sigurdr/Siegfried. (Véase Ottr).

ANGEYJA: una de las nueve gigantescas madres del dios Heimdallr.

ANGRBODA (Provocadora de Disturbios): giganta que engendra de Loki al lobo Fenrir, la serpiente de Midgardr y a Hel, la diosa de los infiernos.

ANNAR (El Otro): segundo esposo de Nott, la noche personificada, y padre de Jörd, la Tierra.

ÁRBOLES: el culto a los árboles se encuentra en todo el Occidente medieval, pero en los países germánicos las especies que se citan con mayor frecuencia son el fresno, de cuyo tronco se creó el primer hombre, y el árbol cósmico es un fresno, el tiemblo, el sauce y el tilo, tan popular más allá del Rhin. Un fragmento del mito dice que Thor fue salvado por una rama de serbal. El espacio sagrado donde tenía lugar el duelo se hallaba delimitado por unas varitas de nochizo. El árbol más célebre es el roble de Geismar (Hesse) que derribó San Bonifacio y que, sin duda, era la representación de Irminsul, nombre del árbol cósmico en la Alemania medieval. Menos conocido, pero igualmente importante, es el tejo sagrado que se erguía junto al templo de Uppsala (Suecia), al que se hacían sacrificios. Adán de Bremen (siglo XI) habla del templo en estos términos: «Se sacrifican nueve seres de cada especie […]. Sus cuerpos se cuelgan en un bosquecillo tan sagrado que los paganos creen que cada árbol es divino debido a la muerte y la descomposición de los seres inmolados. Allí cuelgan perros, caballos y hombres.» Un escolio más reciente añade: «El festín y los sacrificios duran nueve meses […]. Este sacrificio se celebra en el equinoccio de primavera.»

ÁRBOL CÓSMICO: véase Yggdrasill.

ARNHÖFDI (Cabeza de Águila): uno de los sobrenombres de Odín. Remite sin duda al mito del robo del hidromiel maravilloso (véase Kvasir) que detenta el gigante Suttungr. Odín se apodera de él y emprende la huida en forma de águila.

ARVAKR (Madrugador): uno de los dos caballos que tiran del carro de la diosa Sol, el sol. (Véase Alsvinnr).

ASA-THORR (Thor de los Ases, o el Ase Thor): uno de los sobrenombres del dios Thor.

ASABRAGR (Príncipe de los Ases): uno de los sobrenombres del dios Thor.

ASAHEIMR (Mundo de los Ases): en la interpretación euhemerista de Snorri Sturluson, los Ases habitan en este país, que está situado en Asia.

ASBRU (Puente de los Ases): uno de los dos nombres del puente que une la tierra con el dominio de los dioses (véase Bifröst).

ASES: una de las dos grandes familias del panteón germánico, estando la otra formada por los Vanes. Los Ases incluyen a Odín y sus hijos, Thor y Baldr, así como a las siguientes divinidades: Njördr, Freyr, Tyr, Heimdallr, Bragi, Vidar, Vali, Ullr, Hoenir, Forseti y Loki. Las Asinas son: Frigg, Freyja, Gefjon, Idunn, Gerdr, Sigyn, Fulla, Nanna, a las que se añaden a veces Eir, Ljöfn, Lofn, Var, Vör, Syn, Hlin, Snotra y Gna. Los Ases viven en Asgardr y los más importantes de todos ellos tienen una morada cuyo nombre se conoce. Tienen función guerrera (2da función dumeziliana), pero invaden también la primera (realeza/sacerdocio) y la tercera (fertilidad/fecundidad).

ASGARDR (Recinto de los Dioses): lugar de residencia de los Ases. Allí se encuentra la gran sala llamada Valhöll, «Reducto de los guerreros caídos en combate», Walhalla en alemán. Asgardr fue construido por un gigante que pidió como salario a Freyja, el sol y la luna. Por consejo de Loki, los Ases aceptaron el trato. Con la ayuda de su caballo Svadilfari, el constructor puso manos a la obra y los trabajos avanzaron con rapidez. Los dioses deliberaron para saber cómo arreglar el asunto. Obligaron a Loki a reparar el mal consejo que les había dado. Loki se transformó en una yegua en celo. El caballo del gigante se lanzó en su persecución, abandonando el trabajo. Cuando el gigante vio que no podría cumplir el plazo fijado, cayó en una violenta cólera y, aterrorizados, los Ases llamaron a Thor, que le rompió el cráneo con su martillo. La yegua tuvo un potrillo gris con ocho patas, Sleipnir, que se convirtió en el corcel de Odín.

Asgardr, la morada de los dioses, está en el centro de Midgardr, que rodea Utgardr, la tierra de los gigantes, los demonios, las criaturas maléficas y los monstruos.

ASKR (Fresno): nombre del primer hombre. Los dioses Odín, Vili y Ve encontraron un día dos troncos de árbol en la orilla; crearon con ellos un hombre, Askr, y una mujer, Embla. Odín les dio la vida y el aliento, Vili el entendimiento y el movimiento, Ve la vista, el oído y el lenguaje. Según otra tradición, Odín iba acompañado de Lodurdr y de Hoenir. En el Atharva-Veda, el Skambha, «el puntal cósmico» que corresponde a Yggdrasill (sería el hombre de los orígenes), la antigua mitología india ofrece un notable parentesco con las tradiciones germánicas.

ATLA (Pendenciera): una de las nueve gigantescas madres del dios Heimdallr.

ATLI: Atila, rey de los hunos, llamado Etzel en alemán y Aetla en viejo-inglés. Ocupa un lugar importante en las leyendas épicas germánicas y es, sobre todo, célebre por su papel en la Canción de los Nibelungos. Se casa con Kriemhild tras la muerte de Siegfried y los burgundios son masacrados en su corte.

ATRIDR (Atacante): uno de los sobrenombres de Odín, dios de la guerra.

AUDR (Riqueza): hijo de Nott, la noche, y de su primer marido, Naglfari.

AUDUMLA: nombre de la vaca original, que nace al fundirse la escarcha primordial. De sus ubres corren cuatro ríos de leche. Ella alimenta a Ymir, el primer gigante. Al lamer la escarcha que cubre las piedras, hace salir de ella un ser humano, Buri, el abuelo de Odín.

AURBODA: giganta que se casa con Gymir (otro nombre de Aegir). Es la madre de Gerdr, a la que el dios Freyr pide en matrimonio por intercesión de Skirnir. Gymir acepta la demanda a condición de que Freyr le regale su espada, y el dios se la da. Le hará falta durante el combate escatológico.

AURGELMIR: gigante que sin duda es idéntico a Ymir; es el abuelo de Vergelmir. Su nombre se formó del normánico aurr, «arcilla», lo que remite a sus orígenes.

AURVANDILL: el personaje está incluido en un mito que cuenta lo siguiente: Thor se enfrenta con el gigante Hrungnir, lo mata, pero un fragmento del arma de este último, una maza de sílex, queda clavada en su cráneo. Al regresar a casa, el dios se encuentra con Groa, una vidente, esposa de Aurvandill. Gracias a sus encantamientos, ella desprende lentamente la piedra y Thor está tan contento que, sin aguardar a que el tratamiento finalice, quiere recompensarla dándole noticias de su esposo. Le dice pues que, al atravesar los Elivagar, a Aurvandill se le ha helado un dedo del pie y él mismo lo ha roto y lo ha arrojado al cielo, donde se ha convertido en la estrella que se llamaba «Dedo de Aurvandill». El júbilo de Groa fue tan grande que olvidó sus hechizos y la piedra permaneció clavada en el cráneo de Thor.

AUSTRI (Este): uno de los cuatro enanos que, en los cuatro puntos cardinales, sostienen la bóveda celeste formada por el cráneo del gigante Ymir. En la poesía escáldica, el cielo es llamado «Fardo de Austri» por esta razón.

LETRA «B»



Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

La muerte de BALDER

BALDR (Señor): hijo de Odín y de Frigg. Es el mejor de los Ases y todos le alaban; se le denomina «El Bueno». Se casa con Nanna, de la que tiene un hijo, Forseti. En el cielo, mora en Breidablik. Posee una embarcación llamada Hringhorni y el anillo maravilloso Draupnir, forjado por los enanos. Baldr tuvo funestos sueños y los contó a los Ases. Estos pidieron a toda la creación gracia para Baldr.

Frigg recibió el juramento de que su hijo sería respetado por el agua, el fuego, todos los metales, la tierra, la madera, las piedras, los animales y las enfermedades. Cuando estuvo hecho y ratificado, los Ases organizaron un juego: todos podían lanzar contra Baldr lo que quisieran. Aquello disgustó a Loki, que se convirtió en anciana, fue al encuentro de Frigg y le preguntó si todas las cosas habían jurado respetar a su hijo. Ella le respondió que no había exigido juramento a un brote muy joven de muérdago. Loki lo arrancó y lo entregó a Hödr, el hermano ciego de Baldr, indicándole luego en qué dirección debía lanzarlo. Hödr arrojó el muérdago contra Baldr, que fue atravesado y murió. Se le hicieron hermosos funerales: fue incinerado en su navío una vez que la giganta Hyrokky lo hubo puesto en el agua, y Thor bendijo la pira con su martillo Mjöllnir. Nanna murió de pena y fue depositada junto a su esposo. Asistieron a la ceremonia Odín y sus valquirias, Freyr y Freyja, Heimdallr, los Thursos de la Escarcha y los gigantes de las montañas. Otro hijo de Odín, Hermodr, partió hacia el reino de las sombras para convencer a la diosa Hel de que permitiera a Baldr volver con los Ases, pero la misión fracasó a causa de Loki. Baldr corresponde a un arquetipo de ser ideal cuya inocencia es intolerable en un mundo que se sabe imperfecto y culpable.

Tras el apocalipsis, Baldr volverá junto a los hombres. La alta antigüedad de este dios parece demostrada por una inscripción hallada en Utrecht, fechada en el siglo III o IV y dedicada a una divinidad llamada Baldruus.

BALEYGR (Ojo de Fuego): uno de los sobrenombres de Odín. En Saxo Grammaticus, aparece en la forma Balwisus y se le considera hermano de un tal Bilwisus.

BARA (Ola): una de las hijas de Aegir, el gigante del mar.



BARRI o BARREY: lugar de encuentro entre el dios Freyr y la giganta Gerdr. Dependiendo de las tradiciones es un bosquecillo o una isla.

BATALLA ESCATOLÓGICA: véase Ragnarök.

BATALLA ETERNA: véase Hjadningavig.

BELI (Chillón): nombre del gigante que se enfrenta con el dios Freyr en la batalla escatológica. Puesto que Freyr dio su espada a Gymir para obtener la mano de Herdr, combate con un cráneo de ciervo y atraviesa a Beli, que le mata.

BEOWULF: héroe epónimo de una epopeya en viejo-inglés, redactada en versos aliterados entre los siglos VII y IX. Beowulf es el sobrino de Hygelac, rey de los godos. Se dirige a Dinamarca para ayudar al rey Hrodgar, que ve su prestigiosa morada visitada por un demonio denominado Grendel que le arrebata sus hombres uno tras otro. Beowulf se enfrenta a Grendel en singular combate y le arranca un brazo. El monstruo huye hasta su antro, un lago en las marismas. Entra en escena la madre de Grendel. Beowulf se ve obligado a zambullirse en el agua del lago, encuentra una gruta de cuyo muro pende una espada; se apodera de ella y mata a la monstruosa criatura.

Mucho más tarde, Beowulf se entera de que un dragón asuela sus tierras. Se enfrenta con él en compañía del joven Wiglaf, le mata y se apodera del tesoro que guarda el gigantesco reptil, pero sucumbe poco después a causa de las heridas recibidas. Su cuerpo es incinerado y enterrado bajo un túmulo con el tesoro. Esta epopeya tiene, en algunos de sus episodios, cierto parentesco con muchos de los cantos mitológicos y con las sagas. Más de un personaje citado —Wieland el herrero, Atila, Ermanarico, etc.— se encuentra en otros textos. El combate de Beowulf contra Grendel corresponde al que Grettir mantiene contra el aparecido Glamr; ambos relatos se remontan a una fuente común, sin duda el relato de un combate contra un muerto maligno; el combate contra el dragón es, por su parte, un tópico de la mitología y la epopeya.

BERGELMIR: nieto de Ymir, el gigante primordial, e hijo de Thrudgelmir. Su mujer y él sobrevivieron a la inundación provocada por el derramamiento de la sangre de Ymir, el gigante primordial, que mató a todos los gigantes. De Bergelmir descienden todos los Thursos de la Escarcha (Hrimthursar).

BERLINGR (Pequeña Viga): uno de los cuatro enanos que forjaron Brisingamen, el collar de la diosa Freyja.

BERSERKR (plur. Berserkir, Camisa de Oso): raza de guerreros odínicos célebres por su ardor combativo. «Los hombres de Odín iban al combate sin cota de mallas, rabiosos como perros o lobos, mordiendo sus escudos, fuertes como osos o toros. Mataban a la gente, y ni el fuego ni el hierro hacían mella en ellos» (Snorri). Se les llama también Ulfhednar, «Pelliza de Lobo». Según el Lai de Harbardr, es posible que tuvieran un equivalente femenino, las Mujeres-Lobas (vargynjur). El berserkr es una figura frecuente en las sagas. Se le menciona por primera vez en el siglo XI.

BESTLA: giganta, hija de Bölthorn; se casa con Borr, hijo de Buri, del que tiene tres hijos: Odín, Vili y Ve. Su nombre significa sin duda «Corteza».

BEYLA: esposa de Bygvir, un servidor o una hipóstasis del dios Freyr. Su nombre se interpreta como «Vaca» o como «Abejita».

BIFRÖST (Vacilante Camino del Cielo): puente construido por los dioses entre Asgardr y la tierra. En el cielo, llega a Himinbjörg, donde vela el dios Heimdallr que acecha un eventual asalto de los gigantes. Esta obra se llama también Puente de los Ases (Asbru), pues los Ases pasan por allí cada día al dirigirse a la Fuente de Urdr. Snorri Sturluson describe Bifröst como el arco iris.

BIL: diosa enigmática en estrecha relación con la luna. Según Snorri Sturluson es una Asina, hija de Vidfinnr. Bil es la personificación de una fase de la luna, el cuarto menguante, considerado maléfico, pues detiene el crecimiento de las cosas. Parece que aquí se transponga al campo mitológico una creencia popular. Véase Mani.

BILEYGR (El Mal Vidente): sobrenombre de Odín; alude al hecho de que el dios es tuerto pues, para obtener el conocimiento, dejó su ojo como prenda al gigante Mimir.

BILFRÖST: uno de los nombres del puente que une la tierra con el cielo.

BILLINGR: con toda probabilidad es un gigante. Padre de una muchacha a la que Odín quiere seducir, aunque ella consigue evitarlo y coloca una perra en la cama.

BILSKIRNIR: nombre de la mansión que posee Thor; está en Thrudvangr y tiene quinientas cuarenta puertas, como el Walhalla.

BILWIZ (var. pilweicz, pilbis, bulwechs): El bilwiz es un espíritu que se asimila a los enanos y los elfos. Se dice que dispara flechas contra los hombres y el ganado, provocando su enfermedad. Según otras tradiciones, es un pequeño demonio (daimon) que rapta a los niños de los humanos —tema del francés changelin (lat. cambio, al. Wechselbalg)—, o un genius loci que poseería un árbol a cuyo pie se depositarían las ofrendas que se le hacen. Para proteger a los niños, se les pone en la garganta una filacteria.

Recientes investigaciones han demostrado que el bilwiz está vinculado a la diosa nórdica Bil, una asina, que sería la personificación del curso de la luna y, por ello, habría recibido un carácter maléfico, provocando la parálisis de los seres humanos y deteniendo el crecimiento de los vegetales.

BJÖRN (Oso): un sobrenombre de Odín. Sin duda en relación con su papel de jefe de los Berserkir.

BLAINN: otro nombre de Ymir, el gigante primordial. Véase Cosmogonía.

BLIKJANDABÖL (Desgracia pálida): nombre de las cortinas del lecho de Hel, la diosa de los muertos.

BLINDI (Ciego): uno de los sobrenombres de Odín; alude al hecho de que el dios es tuerto.

BLODÖRN: véase Águila de Sangre.

BLODUGHADDA (Con los Cabellos Ensangrentados): una de las hijas de Aegir y Ran, la diosa del mar.

BLOTKELDA: véase Lodazal del sacrificio.

BODN (Recipiente): nombre de una de las dos jarras en las que se conserva la sangre de Kvasir; la otra se llama Sogn. Con esta sangre, los enanos Fjalarr y Galarr hicieron un hidromiel maravilloso que transforma en poeta a quien lo bebe.

BÖLTHORN (Espina de Desgracia): padre de la giganta Bestia, la madre de Odín y de sus hermanos.

BÖLVERKR (Artesano de Desgracia): nombre de Odín en la siguiente anécdota. Cierto día, Odín se encuentra con los segadores del gigante Baugi, provoca entre ellos una pelea por una piedra de amolar y se matan entre sí. Odín se enrola, en su lugar, al servicio de Baugi, que le promete como recompensa un trago del hidromiel maravilloso que posee Suttungr, su hermano. Odín no obtiene esta recompensa. Véase Kvasir.

BOSQUE DE HIERRO: cf. Jarnvidr.

BRACTEATE: especie de medalla acuñada en el Norte a partir del siglo XII. A menudo representa una cabeza de hombre o un caballero, acompañada por motivos ornamentales, esvásticas y trísceles, que son símbolos solares.

BRAGARFULL: nombre del brindis que acompaña los juramentos solemnes. Solía hacerse en dos ocasiones: en la fiesta del solsticio de invierno, Jol, y durante la libación fúnebre. Snorri escribe el término como Bragafull, es decir: «Brindis del dios Bragi».

BRAGI: dios de la poesía. Es un Ase célebre por su sabiduría y su elocuencia. Se casó con Idunn, la diosa que posee las manzanas de la juventud. Se cree que el dios no es otro que el gran escaldo Bragi Bodddason el Viejo (siglo IX) divinizado, pero es más razonable admitir que ese personaje se confundió con un dios más antiguo que llevaba el mismo nombre. Los kenningar le denominan «Hijo de Odín; dios de la Barba oblicua; el primer versificador».

BREIDABLIK (Resplandeciente): nombre de la morada de Baldr, el hijo de Odín y de Frigg.

BRIMIR: lugar donde los dioses hacen sus libaciones.

LETRA «B»

BRISINGAMEN (Collar de los Brisingar): joya forjada por los enanos Alfrigg, Dvalinn, Berlingr y Grerr. Para obtenerla, Freyja tuvo que acostarse con todos ellos. Loki lo supo y se lo dijo a Odín, que le ordenó entregarle el collar. Odín se lo dio a Freyja con la condición de que provocara un eterno combate entre dos reyes, y la diosa se doblegó. Véase Hjadningavig.

BROKKR (Herrero): enano, hermano y compañero de Sindri. Ambos forjan los atributos de los dioses: Draupnir, el anillo de Baldr; Gullinborsti, el jabalí de Freyr; y Mjöllnir, el martillo de Thor.

BRUNI (Moreno): uno de los nombres de Odín. Es también el de un enano; ahora bien, en inglés éstos se denominan brownies…

BRYNHILDR (Hildr con la Coraza): valquiria que desobedece a Odín dando la victoria a Agnnar. Odín la castiga pinchándola con la espina del sueño, y ella descansa tras un escudo y un muro de fuego, en el Monte de la Cierva. Sigurdr se dirige allí, la despoja de su coraza y la despierta. Ella le cuenta su vida y le enseña la ciencia y la sabiduría. Suplantada por Gudrun en el corazón de Sigurdr, se suicida cuando éste es asesinado. En la Canción de los Nibelungos, Brynhildr conserva algunos rasgos que indican su origen mítico: tiene una fuerza extraordinaria, pero está vinculada a su virginidad. Es engañada dos veces por Sigfrido y desaparece del relato cuando el héroe muere.

BURGUNDIOS: pueblo germánico originario, sin duda, de la isla de Bornholm, llamada antaño Bordungarholm, en el Báltico, al sur de Suecia, o de Bordung, en Noruega. Descienden hacia el sur en el siglo V, toman Maguncia y se instalan en el Rhin. Derrotados por los auxiliares húnicos del patricio romano Aetius, los burgundios llegan a Saboya y Provenza. Su rey Gundobad (hacia 473-516) hizo consignar por escrito la Ley de los Burgundios, cuyo prólogo da una lista de reyes que encontramos, en buena parte, en los cantos heroicos y en la Canción de los Nibelungos: Gibica, Gudomar, Gislahar (=Giselher), Gundharius (=Gunther). Los reyes burgundios eran famosos por el tesoro que poseían y que la leyenda ha convertido en el oro de los Nibelungos. En la Canción los soberanos burgundios se denominan Gunther, Gernot y Giselher; residen en Worms y tienen por hermana a Kriemhild, que se casa con Sigfrido. Cuando éste muere, se casa con Etzel (=Atila) y atrae a sus hermanos a Etzelburg, para vengarse del asesinato de su marido, y todos son eliminados.

BURI (Genitor): antepasado de todos los dioses. Lamiendo el hielo que cubría el mundo, la vaca Audumla le hizo aparecer. Buri era capaz de reproducirse a sí mismo y tuvo un hijo llamado Burr que se casó con Bestla; ésta dio a luz a Odín, Vili y Ve.

BURR o BORR (Hijo): hijo de Buri, se casa con la giganta Bestla, hija de Bölthorn, que tiene de él tres hijos, Odín, Vili y Ve.

BYGGVIR (Cebada): servidor o hipóstasis del dios Freyr. Su mujer es Beyla. Presume de saber elaborar buena cerveza. En sus orígenes, Bygvirr fue sin duda un genio del grano.

BYLEISTR: uno de los dos hermanos del dios Loki.

BYLGYA (Ola): una de las nueve hijas de Aegir, el gigante del mar.

LETRA «C»



Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

CANCIÓN DE LOS NIBELUNGOS. Siegfried mata al dragón Fafnir



CABALLERO DEL CISNE: Wagner le popularizó con el nombre de Lohengrin y su leyenda es muy conocida. Poseemos varias redacciones efectuadas en Francia, Alemania y los Países Bajos. Wolfram de Eschenbach fue el primero que la narró, hacia 1210, al final de su Parzival. La duquesa de Brabante sufre los ataques de un pretendiente indeseable. Cierto día llega, solo, en una barquilla tirada por un cisne, un caballero desconocido. Se convierte en su campeón y la desposa tras haberle hecho jurar que nunca le preguntará de dónde procede. Tienen hijos. La duquesa rompe su juramento, el cisne vuelve para buscar al caballero, que desaparece, dejando a sus hijos un cuerno, una espada y un anillo. Con toda verosimilitud, el caballero del cisne es la hipóstasis de un dios germánico de 3ra función, Freyr sin duda, divinidad frumentaria, pero el cisne le vincula a Njördr, del que es pájaro sagrado, y a Freyja, cuyo carro es tirado por dos cisnes y dos palomas. El caballero del cisne está también vinculado, de un modo u otro, al Sceaf anglosajón.

CABALLO: desempeña un importante papel en el culto y se lo sacrificaba durante algunas ceremonias religiosas. Tácito nos dice que los germanos sacaban partido de los presagios y las advertencias que hacían los caballos. En la mitología, son siempre estos animales quienes transportan a los dioses hasta el reino de los muertos. Su papel de psicopompos se ve confirmado por el hecho de que se han encontrado caballos en las tumbas, inmolados junto a sus dueños. La presencia bajo las baldosas del umbral de las antiguas mansiones de un cráneo de caballo demuestra que se le dedicaba un culto privado y que desempeñaba un papel tutelar, lo que debe compararse con las decoraciones de las granjas de la Alemania del Norte, donde su cabeza era esculpida en los aguilones. En las creencias populares, el caballo es la forma más habitual de los genios de las aguas. Véase Nykur.

CABALLOS MÍTICOS: véase Falhöfnir y Sleipnir.

CANCIÓN DE LOS NIBELUNGOS: redactada a comienzos del siglo XIII a partir de fuentes más antiguas, tiene dos partes: la leyenda de Siegfried y la venganza de Kriemhild. Relata lo siguiente: Siegfried es hijo del rey Sigemundo y de Sigelinde, que viven en Xanten. Se dirige a la corte de los burgundios, en Worms, pues quiere casarse con Kriemhild, la hermana del rey Gunther. Cuando se presenta, el autor anónimo de la Canción da un breve resumen de sus hazañas míticas: mató un dragón y se bañó en su sangre, lo que le hizo invulnerable, salvo entre los hombros, el lugar donde cayó una hoja de tilo; mató a los reyes Schilbung y Nibelung, se apoderó de su tesoro tras haber vencido a su vasallo, el enano Alberich, al que arrebató la capa de invisibilidad (Tarnkappe), y a sus aliados, doce fuertes gigantes.

Siegfried ayuda a Gunther a conseguir la mano de Brünhild a cambio de la promesa de poder casarse con Kriemhild. Gracias a la capa que hace invisible, facilita a Gunther la victoria sobre Brünhild en las pruebas que la dama impone a todos sus pretendientes. Si son vencidos, deben perder la vida. De regreso a Worms, Gunther se casa con Brünhild y Siegfried con Kriemhild. Como Gunther no puede dominar a su mujer en el lecho nupcial, apela a su cuñado que, invisible e irreconocible, le substituye en el lecho, somete a la dama y le arrebata el cinturón y un anillo que entrega a su propia esposa. Por una querella jerárquica, Kriemhild revela a Brünhild lo que ocurrió en su noche de bodas y le muestra los objetos robados. Desde entonces, la venganza se pone en marcha y su ejecutor es Hagen que, en el Odenwald, junto a una fuente, atraviesa a Siegfried con su venablo. Hagen se apodera del tesoro de Siegfried y hace que lo arrojen al Rhin para que Kriemhild no tenga medios para vengarse.

El rey Etzel (Atila) pide y obtiene la mano de la hermana de los reyes burgundios y Kriemhild se dirige a Etzelburg, donde reside a su lado y tiene de él dos hijos. Invita a sus hermanos a que la visiten y ellos aceptan, a pesar de los consejos de Hagen, que ha descubierto las intenciones de Kriemhild. Al encontrarse con las ondinas a orillas del Danubio, Hagen ve cómo su intuición se confirma: los burgundios perecerán en el viaje. En Etzelburg, son asesinados todos ellos; Gunther y Hagen son capturados. Kriemhild hace decapitar a su hermano pues Hagen se niega a revelar dónde ha sumergido el tesoro mientras el otro siga vivo. Tomando la cabeza de Gunther por los cabellos, Kriemhild la presenta a Hagen que declara: «Ahora nadie sabe dónde está el tesoro, salvo Dios y yo. ¡Mujer diabólica, el tesoro permanecerá oculto para siempre!» Kriemhild desenfunda entonces a Balmung, la espada de Siegfried, y corta la cabeza de Hagen, pero perece inmediatamente bajo los golpes de maese Hildebrand.

En el norte, el héroe se llama Sigurdr y una veintena de poemas de la Edda así como la Saga de los Völsungar y la de Thidrekr de Berna cuentan entera o parcialmente la leyenda. La comparación de estos textos con la Canción alemana muestra que el autor de ésta ocultó casi por completo lo que se refería al fondo mítico. Esta leyenda es de origen franco y está vinculada a la historia de los burgundios, los godos y los hunos, en la época de las grandes invasiones. El arquetipo de Siegfried podría ser el rey Sigebert, asesinado en 575, el de Kriemhild, Brunehaut, cuyo mortal conflicto con Fredegunda conocemos gracias a Gregorio de Tours.

CHAMANISMO: el contacto entre los pueblos escandinavos y los lapones produjo como resultado que la mitología se viera marcada por rasgos típicamente chamanistas. Odín, en especial, obtuvo su conocimiento extraordinario y sus poderes mágicos tras una iniciación vinculada a ese universo mental. Sus transportes a distancia y sus metamorfosis lo convierten en un chamán. Existe también la singular concepción de un alma plural, que todavía hoy se encuentra entre los pueblos uro-altaicos y a orillas del mar Báltico. En la Edad Media, los textos en viejo sajón y en viejo inglés demuestran que la influencia del chamanismo no sólo afectó a los germanos del norte. Véase Hamr.

CINTURÓN DE FUERZA (megingjörd): uno de los objetos maravillosos que posee el dios Thor. Como su nombre indica, este cinturón tiene la propiedad de aumentar la fuerza de quien se lo ciñe.

COLGAMIENTO: los hombres sacrificados a Odín eran colgados ritualmente, y este dios es el de los colgados. Él mismo se colgó tras haber sido herido de un lanzazo, y se balanceó nueve noches en el «árbol de los batidos por los vientos», para obtener la ciencia sagrada. Un pasaje de la Saga de Gautrekr cuenta que cuando la flota del rey Vikarr estaba inmovilizada por falta de viento, se supo por adivinización que Odín exigía el sacrificio del rey. Starkadr (cf. este nombre) propone un simulacro de sacrificio. Anuda alrededor del cuello de Vikarr unos intestinos de ternera y los ata a la rama de un árbol, mientras finje atravesar al rey con una caña. Pero los intestinos se transforman en una sólida cuerda que estrangula al rey y la caña se convierte en una jabalina mortal.

COLLAR DE TIERRA (Nor. hardarmen): cuando dos personas se juraban fraternidad (fostbroedralag), la ceremonia de carácter mágico iba acompañada por un paso bajo un collar de tierra. «Era necesario cortar tres franjas de tierra con césped; sus extremos debían permanecer fijados en la tierra y se las levantaba para formar arcos, con el fin de que se pudiera pasar por debajo», dice la Saga de los Hermanos jurados. Además, los Hermanos jurados deben hacer correr su sangre de modo que se mezcle con la tierra; al mismo tiempo, pronuncian una fórmula de juramento. Es posible que se estableciera así una relación mágica con un culto arcaico de la Tierra-Madre y que el acto equivaliera a un paso por el seno materno.

COMBATE ESCATOLÓGICO: véase Ragnarök.

COMBATE ETERNO: véase Hjadningavig.

CONJUROS DE MERSEBURG: se denominan así dos hechizos que datan del siglo X y están inscritos en la página de cubierta de un misal de Fulda. Son importantes por los nombres que revelan y por su contenido. He aquí la traducción del primero: «Un día las Idisi estaban sentadas aquí y allá. Unas anudaban ataduras, otras paralizaban al ejército, otras deshacían las ataduras. ¡Escapa de las ataduras! ¡Escapa del enemigo!» (Véase Disas y Herfjöturr). El segundo conjuro habla de la curación del caballo de Baldr por Wodan (Odín): «Phol y Wodan fueron al bosque, el caballo de Baldr se dislocó el tobillo. Primero hechizó Sintgunt, luego Sunna, su hermana; entonces hechizó Erija y luego Volla, su hermana; entonces Wodan pronunció los hechizos que conocían bien…» Los nombres de Sintgunt, Sunna y Phol han dado lugar a una serie de conjeturas, pero el misterio que los rodea está muy lejos de haberse aclarado.

CORTEJO SALVAJE: Se designa así a un grupo de muertos conducidos por un gigante tuerto, que recorre la tierra durante el ciclo de Doce Días (Navidad-Primero de Año). Se interpreta como una personificación de la tempestad. Pero no es éste el significado original; se trata más bien de un avatar del culto a los muertos. Los Doce Días son un período clave durante el que los fallecidos pueden regresar, durante el que el más allá está abierto.

COSMOGONÍA: en los orígenes era el caos, Ginnungagap, un abismo sin fondo, que se extendía entre el país de los hielos, de las tinieblas y de las brumas (Niflheimr), al norte, y el país del fuego (Muspellsheimr), al sur. Algunos ríos procedentes del sur y que corrían hacia Niflheimr se cubrieron de escarcha y murieron en las inmensidades heladas; esas masas de agua helada colmaron poco a poco el abismo, y los vientos meridionales, cada vez más cálidos, comenzaron a fundir los hielos. Las gotas de agua, vivificadas por el viento, se reunieron para formar el cuerpo del gigante Ymir que pronto tuvo para alimentarle la vaca Audumla, nacida del mismo modo. Ymir comenzó a transpirar y entonces crecieron, bajo su brazo izquierdo, un hombre y una mujer, y uno de sus pies engendró un hijo del otro pie. Lamiendo el hielo, Audumla hizo brotar un hombre que se denominó Buri y era capaz de reproducirse, como Ymir. Tuvo un hijo, Borr, que se casó con Bestla, una descendiente de Ymir. De su unión nacieron los dioses Odín, Vili y Ve. Estos mataron a Ymir y crearon el mundo a partir de su cuerpo: sus huesos fueron las montañas, su cráneo el cielo y su sangre el mar. Hecho esto, los dioses colocaron un enano en cada uno de los cuatro puntos cardinales para sostener la bóveda celeste.

COSMOLOGÍA: en líneas generales, el universo se compone de Midgardr, el mundo de los hombres, Asgardr, el de los dioses, y Utgardr, el de los gigantes, los demonios y todos los seres maléficos. Bajo Midgardr se extiende el reino de los muertos, confiado a la diosa Hel; al este, Jötunheimr, está poblado por gigantes. El eje vertical de esos mundos es el árbol cósmico Yggdrasill y su coherencia horizontal está asegurada por Midgardsormr, la gran serpiente marina que rodea toda la tierra. Asgardr está en el centro de Midgardr y unido a él por un puente, Bifröst o Asbru. El mundo de los hombres está separado de Jötunheimr por unos ríos que nunca se hielan, así como por el Bosque de Hierro (Jarnvidr), donde residen unos gigantes con forma de lobos.

CREPÚSCULO DE LOS DIOSES: designación popular y wagneriana de la batalla escatológica; se apoya en una interpretación errónea de los textos. La batalla apocalíptica se llama «Juicio» o «Destino de las Potencias». Véase Ragnarök.

CUERVO: pájaro sagrado de Odín. Sus graznidos tenían valor de oráculo. Se sacrificaba a los cuervos cuando se quería invocar a Odín. El pájaro es utilizado como insignia guerrera y el tapiz de la reina Matilde, en Bayeux, muestra a Guillermo el Conquistador seguido por un soldado que lleva el estandarte con el cuervo. Se creía que si se desplegaba bien se obtenía la victoria, pero su abanderado estaba condenado a muerte. La popularidad del cuervo está demostrada por la antroponomástica. Una escultura galo-romana de Compiégne representa una figura masculina con dos cuervos en los hombros que le hablan al oído, algo que recuerda mucho lo que se dice de Odín: sus cuervos Huginn y Muninn recorren el mundo, vuelven a posarse en sus hombros y le relatan lo que han visto y oído.




LETRA «D»






Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

DIOSES. Loki y su esposa Sigyn. Sigyn proteje a su esposo recogiendo el veneno de las serpientes. 



DAGR (Día): hijo de Nott (Noche) y de Dellingr, es el día personificado. Es el ancestro fundador del linaje de los Döglinggar, al que pertenece Helgi, el Asesino del Rey Hundingr. Dagr cabalga el caballo Drasill.

DAINN (Muerte): 1.- enano que, con Nabbi, fabricó el jabalí Hildisvini, la montura de la diosa Freyja; 2.- uno de los cuatro ciervos que pacen en las ramas del árbol cósmico Yggdrasill.

DESTINO: mientras el castellano, el francés y otras lenguas latinas disponen de pocas palabras, el antiguo escandinavo tiene al menos quince términos para expresar la noción de destino, lo que atestigua la importancia del concepto, cuyos más finos matices pueden así evocarse: destino neutro, objetivo, subjetivo, activo o pasivo, benéfico o maléfico, colectivo o individual, personificado, simbólico, etc. Es normal, pues, que su eco se encuentre en la mitología. Es el caso de las Disas y las Nornas que lo encarnan, siendo estas últimas representadas como hilanderas.

DIAR (Dioses): nombre que Snorri Sturluson da al grupo de doce sacerdotes de Asgardr al servicio de Odín. «Su función es presidir los sacrificios e impartir justicia. La gente del país les debía servicio y homenaje.»

DIOSAS-MADRES: su culto es atestiguado, sobre todo, por algunas inscripciones votivas encontradas en la parte de la Germania ocupada por los romanos, con una fuerte concentración en las provincias renanas —y por otras, descubiertas en Inglaterra junto al muro de Adriano—. Todas datan de un período comprendido entre el siglo I y el siglo V de nuestra era. En el curso inferior del Rhin, la epigrafía habla de Matronae, más allá de la Mancha de Matres, y es difícil saber qué diferencia puede encubrir esta doble denominación. Los escultores representan casi siempre tres mujeres de pie o sentadas, y una de ellas sujeta un cesto de fruta. Los nombres cambian dependiendo del lugar. Los que más a menudo se encuentran son las Aufaniae, las Suleviae, las Vacallinehae, las Austriaenae y Nehalennia. Eran, pues, protectoras de clanes, de pueblos, de lugares, como indican inscripciones del tipo: «A las Madres suevas; a mis Madres frisonas paternas». Se ha podido relacionar así a las Albiaheniae con la ciudad de Elvenich, las Manhlinehae como Malinas, y las Nersihenae con el río Nierse. La interpretación etimológica de los ciento dieciocho nombres encontrados en los ex-votos muestra que las diosas-madres tenían una función tutelar y dispensadora de bienes, y que algunas son sin duda divinidades de ríos o manantiales. Su culto parece haber sobrevivido a la Edad Media a través de las Disas.

DIOSES (Moradas de los d.): véase Alfheimr, Asgardr, Breidablik, Folkvangr, Gladsheimr, Glitnir, Hel, Himinbjörg, Noatun, Sokkvabekkr, Thrudheimr, Walhalla (Valhöll), Ydalir.

DIOSES: véase Aegir, Baldr, Bragi, Forseti, Freyr, Frigg, Freyja, Hlin, Hoenir, Idunn, Loki, Njördr, Odín (Wodan, Voden), Saga, Skadi, Thor, Tyr, Ullr.

DISABLOT (Sacrificio a las Disas): ofrendas hechas a las Disas a comienzos del invierno, mediados de octubre en Noruega y en febrero en Suecia. Sabemos pocas cosas sobre esta expresión del culto doméstico, salvo que se celebraba un banquete. Verosímilmente se intentaba hacerse propicias a las Disas, entendidas aquí como divinidades vinculadas a la fertilidad. El origen de estas pequeñas divinidades es, ciertamente, indo-europeo, y las Disas germánicas tienen sus compañeras en las Dishanas védicas.

DISARSALR (Sala de la Disa): nombre de un templo de Uppsala (Suecia) consagrado a las Disas. El singular es inusual y extraño pues, por lo general, sólo se utiliza el plural, siendo las Disas una entidad indiferenciada.

DISAS: divinidades femeninas que tal vez sean idénticas a las Idisi que cita el primer Conjuro de Merseburg, y cuyo nombre se encuentra en Tácito, en Idisiaviso, nombre de una llanura donde se enfrentan Germánico y Arminio (Hermann). La tradición está muy enmarañada pues las disas están próximas a las valquirias, las Nornas (Parcas germánicas), y desempeñan también el papel de genios tutelares, lo que las emparenta con los fylgjur. Se dice que acuden cuando nacen los niños, lo que las aproxima a las hadas romanas. Las Disas fueron también entendidas como genios del terruño que presidían la fertilidad, como atestiguan las landdisasteinar (Piedras de las Disas del País) de la región del Fiordo de los Hielos (Islandia). Algunos topónimos atestiguan, por otra parte, la realidad del culto que se les rendía. Las Disas deben colocarse, sin duda, en la esfera de las diosas-madres. Se advertirá que la diosa Freyja es denominada «Disa de los Vanes» y la giganta Skadi «Disa con los esquíes».

DOFRI: gigante que habita en la montaña que lleva su nombre, el Dofrafjall. Su nombre aparece en una enumeración y en el Dicho de Harald de hermosos Cabellos.

DÖKKALFAR (Elfos obscuros): seres que aparecen sólo en la Edda Snorra; debieran ser enanos y no elfos. Son más negros que la pez, viven en el mundo que lleva su nombre, Svartalfheimr, y se oponen a los Elfos de luz. Son herreros que fabrican los atributos de los dioses.

DOMALDI: rey sueco mítico, de la gran familia de los Ynglingar (los descendientes de Yngvi-Freyr). Tras tres años de hambruna, los Svaer, sus súbditos, le mataron: «Decidieron además que le ofrecían en sacrificio para obtener el regreso de los años fértiles» (Snorri Sturluson).

DONAR: nombre que lleva Thor entre los germanos del sur. En viejo inglés, el nombre es Thunor. En la epigrafía. Donar suele asimilarse a Hércules, de acuerdo con la interpretación romana de los dioses autóctonos. Su nombre se encuentra en la apelación del jueves en viejo alemán y viejo inglés (Donarestâg; Thunresdaeg). En 725, san Bonifacio destruyó en Geismar (Hesse) el roble que le estaba consagrado. Una fórmula sajona de abandono del paganismo dice: «renuncio a Thunaer, a Wodan y a Saxnot, y a todos los demonios compañeros suyos.»

DRAUGR (Aparecido): en las antiguas creencias, el doble del muerto, su alter ego físico, continúa viviendo en la tumba y la abandona si hay por su parte algún motivo de descontento. Ese muerto mal intencionado provoca el fallecimiento de gente y ganado. Para librarse de él, es necesario quemar por completo su cuerpo e, incluso, a veces, sumergir las cenizas en el mar o en agua viva. El miedo a los aparecidos está comprobado en todos los países germánicos. La arqueología nos enseña que es muy antiguo: en las tumbas se han encontrado cadáveres mutilados —muerto decapitado con la cabeza depositada a sus pies, por ejemplo— y atados, para que no pudieran regresar entre los vivos. El aparecido germánico tiene la particularidad de ser corporal, aunque puede fundirse con el suelo y desaparecer como por ensalmo; pero si ha sido herido, se encuentra la señal de las heridas en su cuerpo cuando se le exhuma. Pese a una opinión errónea, el muerto-viviente no existe: lo que regresa es sólo el doble físico.



LETRA «E»







Diccionario de Mitología Germánica (A-E)

ELFOS. Pintura de Heinrich Füssli (1781). Óleo sobre tela. Francfort, Goethe Museum

.



EARENDEL: es, en viejo inglés, el nombre de la estrella de la mañana (Cf. Aurvendill).

EGGTHER (Guardián de la Espada): gigante que guarda brujas en el Bosque de Hierro (Jarnvidr), sentado en un cerro y tocando el arpa.

EGILL: Al dirigirse a casa de Hymr, Thor se detiene en la morada de un gigante que lleva este nombre; deja allí los carneros que tiran de su carro.

EIKIN (Vehemente): nombre de uno de los treinta y siete ríos míticos citado en una estrofa del Dicho de Grimnir (Edda poética) y que rodean al parecer los dominios de los dioses.

EIKTHYRNIR (¿Espinas de Roble?): ciervo que está de pie en el tejado del reducto Heriaförd y que come las hojas del árbol denominado Laeradr, que tal vez es idéntico a Yggdrasill, el árbol cósmico. El agua mana de sus astas hacia el manantial Hvergelmir, donde nace el curso de todos los ríos del mundo.

EIMNIR (Quemador): nombre de un gigante en una enumeración. Puede verse en ello una alusión al fin del mundo, cuando los gigantes de Surtr (el Negro) le pegan fuego a todo.

EINHERI (Combatiente solitario): uno de los sobrenombres del dios Thor.

EINHERJAR (Combatientes únicos): son los guerreros de Odín, que residen en el Walhalla y pasan el día combatiendo entre sí. Aunque heridos y muertos, recuperan el pleno vigor o la vida cada noche, para banquetear alegremente con la carne del jabalí Saehrimnir y beber el hidromiel que mana de las ubres de la cabra Heidrun, servidos por las valquirias. Durante el combate escatológico, saldrán en hileras de ochocientos por cada una de las quinientas cuarenta puertas del Walhalla, simultáneamente, para enfrentarse a las fuerzas del mal (el lobo Fenrir, los gigantes del fuego, etc.). Sólo los hombres caídos en combate o señalados con la marca de Odín —una herida de lanza—, forman parte de los Einherjar.

EINRIDI (Caballero solitario): uno de los sobrenombres de Thor. En la Edda de Snorri, Einridi es considerado hijo de Loridi y padre de Vingthor, pero esos nombres son también cognomina del dios Thor. El nombre se encuentra en la piedra rúnica de Rimsö (Jutlandia), que data del siglo X, y en la de Gringa (Suecia), siglo XI.

EIR (Paz, Merced): es una Asina que tiene la fama de ser el mejor de los médicos; sería la personificación del concepto de ayuda, de socorro y de gracia. Es también el nombre de una de las siervas de Menglöd así como el de una valquiria.

EISTLA: nombre de una de las nueve madres del dios Heimdallr.

ELDHRIMNIR (Que el fuego ha cubierto de hollín): caldero en el que se cuece el jabalí Saegrimnir, alimento de los guerreros del Walhalla. El cocinero se llama Andhrimnir.

ELDIR (Incendiario): servidor de Aegir, el dios del mar.

ELDR (Fuego): hermano de Aegir y de Vindr, por lo tanto hijo de Fjornotr.

ELFOS DE LUZ (ljosalfar): nombre que Snorri Sturluson da a los elfos para distinguirlos de los enanos, que parece confundir con los elfos negros. Habitan en Gimlé.

ELFOS NEGROS: cf. dökkalfar.

ELFOS (alfar, sing. alfr): criaturas de gran antigüedad, fósiles prácticamente en la época en que son consignados por escrito los textos mitológicos. El elfo es común a todos los países germánicos. La antroponomástica nos muestra que se veneraba y temía a los elfos. En Inglaterra, treinta y cinco nombres propios lo demuestran; en Francia, la esposa de Pipino de Héristal se llamaba Albhaidis. En su origen, son seres benéficos, y alfr procede de una raíz indo-europea que significa «blanco, claro, luminoso». Muy pronto se confundieron con los enanos maléficos.

En el norte escandinavo, los elfos viven en Alfheimr, una de las moradas celestiales que pertenece al dios Freyr y se inscriben en la 3ra función dumeziliana (fertilidad, fecundidad). Las tríadas normánicas sugieren que fueron, en un momento dado, dioses por completo, al igual que los Ases y los Vanes.

Según los hechizos en viejo-inglés, los elfos poseían la ciencia de la magia y de los encantamientos, y el nombre de la mandragora, en viejo-alemán, albrüna, tiende a confirmar este punto: albrüna significa en efecto, «secreto del elfo», y este nombre es también el de una sacerdotisa de la que habla Tácito en Germania. Los elfos son seres en los que se creyó realmente: se les hacían sacrificios (cf. alfablot) y, hacia 1018, al escaldo Sighvad Thordarson le negó la hospitalidad un campesino que celebraba, precisamente, su culto.

Seres puros, los elfos no soportan la mancilla y, en normánico, hacer sus necesidades se decía «ir a expulsar el elfo», lo que debe compararse con una creencia de la Picardía del siglo XV que afirmaba que hacer aguas menores ponía en fuga a los trasgos. Los elfos son también los muertos bondadosos elevados al rango de genios tutelares. Olaf, hijo de Gudröd, fue apodado «Elfo de Geirstad», lugar donde fue enterrado, y Halfdan Hvitbeinn fue llorado como el «elfo de la coraza». En este sentido, los elfos serían muertos-espíritu y se opondrían a los muertos-materia, que son los enanos. Está poco clara la relación entre Wieland el Herrero (cf. Völundr) y los elfos, aunque la Edda diga por tres veces que es el «príncipe de los elfos». Se ignora también el vínculo que une a Thor con esos seres, pues sólo se pone de relieve en algunos nombres propios como «Elfo de Thor» (Thoralfr), o de plantas: la jusbarba, es decir la Barba-de-Júpiter (barba iovis) se dice en alemán «Balai» o «Hierba de Donar».

ELIVAGAR (Mar de nieve): nombre de los once ríos que brotan de la fuente Hvergelmir en el abismo primordial Ginnungagap. El hielo que arrastran colmó el abismo. Los arroyos procedentes de estos ríos se llaman Fresca (Svöl), Arrogante (Gunnthro), Pronta (Fjörn), Gran Profeta (Fimbulthul), Peligrosa (Slidr), Borrasca (Hrid), Loba (Ylgr), Sima (Sylgr), Ancha (Vid), Fuego del Cielo (Leiptr) y Tumultuosa (Gjöll).

ELJUDNIR (Mojado de Lluvia): nombre del reducto de Hel, la diosa de los muertos.

ELLI (Edad): nodriza del gigante Utgardaloki. Cuando Thor se dirige a casa de este último, lucha cuerpo a cuerpo con ella y pierde. Elli es la personificación de la vejez, a la que nadie puede resistir.

EMBLA: la primera mujer, cf. Askr.

ENANOS (Nor. dvergr, v. al. zwerc, v. ing. dveorg): contrariamente a las ideas recibidas por medio del folclore, los enanos no son forzosamente pequeños: pueden adoptar a voluntad cualquier tamaño. «Enano» es un término genérico, como «dios» o «gigante», y designa una raza de seres maléficos, por oposición a los elfos. Etimológicamente, su nombre significa «torcido», tanto de cuerpo como de espíritu.

Según la Edda, existen desde los orígenes dos enanos, Modsognir y Durinn, y crean una raza a su imagen y semejanza. Cuando los dioses crean el mundo, colocan cuatro enanos para que sostengan el cielo en los cuatro puntos cardinales. Según Snorri Sturluson, los enanos nacieron de la descomposición del cadáver del gigante Ymir; luego, los dioses dieron a esas larvas figura humana e inteligente.

Los enanos son hábiles artesanos y excelentes herreros. Fabrican los atributos de los dioses: el martillo de Thor (Mjöllnir), el venablo de Odín (Gungnir), el bastón de Freyr (Skidbladnir), el collar de Freyja (Brisingamen), la cabellera de Sif, el anillo de Draupnir y un verraco de cerdas de oro. Todos estos objetos están dotados de poderes maravillosos. Cuando los enanos forjan armas para los humanos, son muy maléficas, como las célebres espadas Dainslef (Legados de Dainn, siendo Dainn el nombre de un enano y significando «muerte») y Tyrfingr.

Los enanos son también magos y mantienen tal estrecha relación con los muertos que se piensa que son la transposición mítica de los difuntos maléficos. Son numerosos los que llevan nombres reveladores a este respecto: Negro, Fallecido, Tórpido, Muerto, Cadáver, Frío, Enterrado bajo el Cairn, etc. Son manifiestamente ctónicos —la luz del día les petrifica— y están vinculados al mundo lítico: viven bajo las piedras, en las colinas, o en las montañas, todos los lugares considerados refugio de los fallecidos o imperio de los muertos, opinión que encontramos también en la leyenda del rey Herla. Como muchos seres ctónicos, son poseedores de la riqueza y de la poesía (cf. Kvasir) que se denomina, metafóricamente, «brebaje de los enanos».

Los enanos están también en relación con el agua (cf. Andvari), lo que los emparenta con sus primos célticos, leprechauns y Afang.

Contrariamente a los elfos, que están vinculados a Freyr y a los Ases, los enanos no se vinculan a nadie, pero pertenecen a la misma función que los Vanes (la 3ra), cuyos rasgos negativos parecen encarnar. Entre los enanos y los gigantes la separación no es clara: todos son expertos en magia, poseen un inmenso conocimiento (cf. Alviss) y están vinculados a la muerte. El «patrón» de los enanos podría ser Loki, cuya naturaleza oscila entre la del enano y la del gigante.

Los enanos son también ladrones (cf. Althjofr). Un curioso hechizo en viejo-inglés presenta a un enano entendido como un mal no identificado y que se presenta en forma de araña. En las epopeyas romance de más allá del Rhin y de Inglaterra, los enanos conservan su carácter maléfico, su habilidad manual y su conocimiento de los secretos de la tierra. Aparecen como cabal

No comments yet.

Leave a Comment