Facebook Twitter RSS Reset

Despertar..

Despertar..

Apenas abrió los ojos, y pudo notar que aquello no era su hogar. Se sentía dolida, como si le hubiesen arrancado el corazón y no tuviese mas que una lagrima en su lugar.

Hacia frío en aquella habitación blanca, y el olor típico del lugar, era perturbador.

No había nadie haciéndole compañía , mas que una silla y el aparato de tomar la presión.

Quiso moverse, y un dolor debajo de su estomago la llevo por Saturno. no entendía muy bien que sucedía, ni como y porque estaba allí.

Las enfermeras pasaban por el pasillo, y de vez en cuando miraban por la puerta entreabierta.

Por fin, entro: tez morena,cabello rizado y ojos café.

“La recuerdo como si fuésemos intimas”– Relata.-

Apenas entro, corrió las cortinas; hacia un día soleado, pero fresco. Típico Agosto.

Sin decir una palabra, tomo mi brazo, midió mi azúcar de un pinchazo en el dedo, y se fue.

Hubiese sido agradable una mínima explicación sobre mi situación, ya que no recuerdo nada, pensé.

Con el pasar de las horas, mi aburrimiento empezó a gestarse rápidamente, entonces comenze a observar mejor la habitación. Tal vez.. en aquellas paredes blancas, encontrara respuesta.

Nada!…No había..nada..

A pesar del dolor en el bajo-vientre, que me torturaba cada vez que insinuaba movimiento, logre acomodarme de tal forma, que pudiese ver por la ventana.

Tanto observe ese parque, que había olvidado por completo , el hospital.

Árboles en colores rojo y marrón cubrían el camino que, de alguna manera.. yo sabia: estaba ahí.

Cuando desperté, mi camilla estaba frente por frente a la ventana que daba al patio gris, frío y descuidado. Sin camino alguno.

El dolor se acentuaba ..

Podía ver.

— Ezza

No comments yet.

Leave a Comment