Facebook Twitter RSS Reset

Descubren quién decapitó al león Cecil

Se trata de un cazador estadounidense que ingresó a Zimbabwe a principio de mes, según denunció una ONG de ese país. Hirió al animal con un arco y una flecha, lo dejó vagar dos días y lo remató con un rifle.

Descubren quién decapitó al león Cecil

El hombre que mató al león Cecil, uno de los más famosos y amados de Zimbabwe y de todo Africa, que vivía en una reserva, es un cazador de nacionalidad estadounidense —y no española, como se creía— identificado como Walter Palmer, denunció ayer una organización de protección de animales africana.

A medida que el señalamiento de la ONG “Zimbabwe Conservation Task Force” tomaba cuerpo, una legión de usuarios de Facebook se encargó de dejarle todo tipo de comentarios a Palmer en su perfil: “Asesino”, “deberías avergonzarte”, “eres un enfermo, busca ayuda”, “asesino de animales”, “sos patético”, “mereces sufrir como el león”, fueron algunas de las frases que le dedicaron al cazador del estado de Minneapolis que según describe en su cuenta le gusta la “vida salvaje”.

Walter James Palmer, dentista de 50 años afincado en Bloomington (Minneapolis), pagó 50.000 euros por disparar con su arco y su flecha a Cecil. El lema de su clínica es: “Una sonrisa para todos”.

Según confirmó Jhonny Rodrigues, presidente de “Zimbabwe Conservation”, Walter viajó al país a principios de julio. Acompañado por el cazador y guía profesional Theo Bronkhorst, salieron a cazar en las cercanías del Parque Natural de Hwange, por la noche vieron a Cecil y ataron un animal muerto a un árbol a la espera de que el león más grande del país fuera atraído por el cebo.

Cuando Cecil se encontraba fuera del Parque, Walter disparó una flecha con su arco hiriendo al león. Lo dejaron durante dos días vagar herido y le siguieron. El 6 de julio le dieron caza y le dispararon con un rifle hasta matarlo. Después lo desollaron y le cortaron la cabeza.

Por el momento, se sigue sin saber dónde se encuentra la cabeza de Cecil, pero sí se sabe que Bronkhorst fue quien recibió los 50.000 euros por llevar a Walter hasta su presa.

Según Rodrigues, los dos cazadores intentaron arrancar el chip con GPS que la universidad de Oxford había colocado en la piel de león para su estudio. Un dato que apoyaría la tesis de que ambos cazadores sabían quién era Cecil y la importancia de éste.

No obstante, el acompañante del cazador ha declarado al diario británico The Telegraph que no sabían que era un león conocido. “Yo tenía la licencia para que mi cliente disparase a un león con un arco y flechas en el área en el que fue cazado”, explicó. Así, y según apunta The Telegraph, el cazador informó del “error” a las autoridades del parque al día siguiente de la caza.

De Walter se desconoce cuál será su destino, ya que pese a haber matado al felino más importante de Zimbabwe, lo hizo fuera del Parque Natural de Hwange, en una zona que, según la Asociación de Guías y Cazadores Profesionales de Zimbabwe, es un lugar de safaris privados.

Los primeros datos de la investigación apuntan a que Walter no obtuvo la licencia de caza para esa zona, sólo la de turista.

Lo que sí se sabe es que Walter es un dentista con años de experiencia. “Me interesé por la odontología cosmética por el aspecto artístico que suponía la misma y, debido a los últimos avances tecnológicos, sigo siendo un apasionado de ella”, asegura en un perfil laboral.

Walter James Palmer ya tuvo problemas con la justicia por la caza. En el año 2008 fue condenado a una multa de 3.500 euros y a un año bajo vigilancia por matar a un oso negro en un área natural de Pesca y Vida en EEUU sin tener licencia para ello.

Es padre de dos hijos y se describe como “una persona activa amante de la fotografía y de la vida silvestre”. Pertenece a la asociación de caza Trophy Hunt America, un grupo de cazadores estadounidenses creado en 1980 y en el que entre sus logros está la caza de osos polares, leopardos, antílopes…

“Lo peor de todo es que ahora Cecil está muerto y su sustituto, el macho que ocupará su lugar, Jericho, acabará con la vida de los cachorros de Cecil, para que prime su línea de sangre. Es horrible”, declaró Rodrigues.

Cecil, de 13 años, era la estrella del parque nacional de Hwange por su cabellera negra. Ha sido la atracción de miles de turistas de todo el mundo, que le tomaron fotos, y decenas de videos del animal han sido colgados en YouTube.

El permiso de caza de Bronkhorst ha sido suspendido “con efecto inmediato”, dijo Parques Nacionales de Zimbabwe.La policía también busca al hijo de Bronkhorst, sospechoso de haber participado. Ambos comenzarán a ser juzgados hoy por el tribunal de Victoria Falls acusados de “caza furtiva”.La familia Bronkhorst dirige “Bushman Safaris”, una empresa especializada en la caza de “leopardos”.

No comments yet.

Leave a Comment