Facebook Twitter RSS Reset

Descubren nueva especie de tortuga gigante en Galápagos

Se diferencian por la forma de su caparazón y por su tamaño. Habría solo unos 250 ejemplares que habitan en el lado oriental de la isla Santa Cruz. El hallazgo fue confirmado por un grupo de científicos en base a estudios genéticos.

Descubren nueva especie de tortuga gigante en Galápagos

Estudios genéticos permitieron identificar una nueva especie de tortuga gigante en el archipiélago ecuatoriano de Galápagos, informó ayer el Parque Nacional Galápagos en un comunicado. La especie fue bautizada como Chelonoidis donfaustoi, en honor a Fausto Llerena, el histórico guardaparque que custodió en sus últimos días al fallecido Solitario George, la última tortuga gigante de una isla de Galápagos.

Un grupo de investigadores, liderados por Gisella Caccone, de la universidad estadounidense de Yale, confirmaron que las tortugas que habitan en el lado oriental de la isla Santa Cruz, en torno al área conocida como Cerro Fatal, corresponden a una nueva especie. Esta variedad es diferente a las que habitan en la zona occidental llamada La Reserva, que son de la especie Chelonoidis porteri.

Citada por el comunicado, Caccone afirmó que “la identificación de esta nueva especie aumentará los esfuerzos para proteger y restaurar la población de tortugas de la parte oriental de la isla Santa Cruz”. Destacó que se mantienen los estudios para determinar datos exactos de su distribución, zonas de anidación y amenazas potenciales.

El científico ecuatoriano Washington Tapia, director de la Iniciativa para la Conservación de las Tortugas Gigantes, explicó que en Galápagos hay tortugas con el caparazón en forma de domo o de montura, y que la nueva especie no se ajusta completamente a la forma de domo. “Estas tortugas tienen el caparazón como si fuera más bien un cono, la parte central redonda y la parte delantera y trasera más rectas y terminan abruptamente”, precisó. El tamaño de esta nueva especie es más menor que el del resto de especies que tienen su caparazón en forma de domo.

Tapia agregó que este descubrimiento puso en evidencia lo que los científicos ya sospechaban desde mucho antes: “que estas tortugas que vivían aisladas en la isla Santa Cruz pertenecían a otra especie, lo que obligará a los científicos a repensar las formas de conservación porque es una población con muy pocos individuos, quizá unos 250, que necesita atención prioritaria”.

Este descubrimiento implica que hubo 15 especies de tortugas gigantes en el archipiélago, cada una con características genéticas diferentes. Cuatro se extinguieron y las once que quedan están sometidas a intensos esfuerzos científicos para garantizar su conservación.

No comments yet.

Leave a Comment