Facebook Twitter RSS Reset

Derribando los 7 mitos mas populares acerca de la hipnosis



link: http://www.youtube.com/watch?v=akNIdLWuljo&feature=youtu.be

Derribando 7 mitos de la hipnosis paso a paso.

Mito 1: La hipnosis puede dejar a la persona “enganchada” en un trance, de forma que, al no poder “salir del estado hipnótico”, quedaría mermada en su volición o devendría en un demente. La evidencia por décadas de practica ha demostrado que esta creencia no es cierta (Hilgard, 1991; Kirsch, 1993; Sarbin & Coe, 1972; Spanos & Barber, 1976); (Lynn, Martin & Frauman, 1996).

En realidad toda terapia hipnotica es en realidad una autohipnosis. Si el paciente no se presta al ejercicio de imaginación, puede estar frente al mismísimo Milton Ericksonn que no se conseguirán resultados satisfactorios desde el punto de vista hipnótico. Es fundamental la capacidad imaginativa del consultante, si no hay tal a lo sumo conseguimos una relajación agradable que podría motivar a una segunda sesión.

Mito 2: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social. Si bien es cierto que bajo hipnosis se actúa de forma automática, esto no quiere decir que se actúe de manera “descontrolada” o involuntaria. En realidad, la persona no pierde nunca su capacidad de decisión o volitiva.

Este mito ha sido potenciado y alimentado por la hipnosis espectáculo. No olviden que en este tipo de shows hay actuaciones pautadas. Acuerdense de una una experiencia en la que un famoso hipnotista español en Argentina, se ponía de acuerdo previamente con una famosa antes de encender la cámara.

Hay un estudio en el que se hipnotizaba a diferentes personas y se les llevaba a planos profundos, luego se les “ordenaba” que debían asesinar a una persona y se les daba un revolver con balas de salva. Ninguno de los hipnotizados fue capaz de cometer el acto. Hay barreras en el subconsciente, la moral, las buenas costumbres, la ética, la educación etc etc.

Hollywood, el cine y la tv también han sido fuente de alimentación de dichos mitos, pero recuerden la ficción es la ficción y lo cierto es que en una sesión hipnoterapeutica lo peor que te puede pasar es que pierdas tiempo y dinero. Dependiendo del terapeuta que elijas, del rapport de este y de que tu imaginación quiera. ¡Ella tiene el poder!

Mito 3: La hipnosis no pertenece al campo de la practica científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y “dependientes”. Esto es falso porque múltiples personalidades de la psiquiatría la han utilizado y estudiado, valga como ejemplo los escarceos de Sigmund Freud, de Jung, los valiosos aportes de Ericksonn, Ernest Rossi, Wundt, James, Paulov o Eysenck, así como está avalada por diferentes sociedades científicas y se enseña en distintas universidades de EE.UU, Canadá, Australia, Alemania, Gran Bretaña, España… Para terminar la hipnosis necesita de una persona inteligente para practicarla. Si algún paciente no tiene las capacidades para seguir ordenes simples de imaginación, difícilmente logre estados hipnóticos terapéuticos.

Derribando 7 mitos de la hipnosis paso a paso

Mito 4: La hipnosis puede expresar o agravar patologías “latentes” de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, puede empeorar con la hipnosis. No existe evidencia empírica que demuestre que la hipnosis provoque efectos colaterales negativos.

Está descrita una sola situación adversa durante el trance, es rara y se llama ABREACCIÖN, no deja secuelas y el terapeuta avezado conduce al consultante por aguas calmas y así se supera felizmente la pequeña crisis de hsiteria y ansiedad que suele ser la abreacción. Al parecer el paciente llega a una situación generalmente regresiva y traumática que le provoca una angustia exacerbada. De resto no conozco experiencias negativas ni mías ni en la extensa casuística mundial. Es mas hay estados de trance en donde se experimentan situaciones o ejercicios en donde se busca un “encuentro con espíritus de seres queridos ya fallecidos” y aún así que la experiencia puede sonar temerosa o fantasmal para determinado público, es en realidad grata, muy tranquila y gratificante. Os invito a revisar el trabajo acerca de los espejos y los antepasados desarrollado por el Dr (MD Siquiatra Ph.D. from USA) Raymond Moody con el Psicopanteum.

Mito 5: La hipnosis provoca un “estado” similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica. En realidad, no tiene porqué ocurrir nada “especial” o “espectacular” en la reacción de una persona hipnotizada. En todo caso, todo esto depende de la propia persona, de sus expectativas y creencias en relación con la hipnosis. De hecho en la vida cotidiana muchas veces alcanzamos estados hipnóticos sin ser conscientes de ello, por ejemplo, viendo una película que nos atrape, leyendo un libro que nos parezca fascinante, haciendo una tarea que nos guste mucho etc. Existe la llamada hipnosis conversacional en la que nuestro interlocutor hábilmente podría vendernos algo, que no queríamos. O podemos estar frente a una persona por la que nos sentimos atraídas en un estado de trance sin que lo sepamos. No es necesaria una inducción para alcanzar el trance, si así fuera, no sería posible la hipnosis rápida, ni la hipnosis Ericksoniana.

Mito 6: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz, que NO EXIGE ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella.

En primer lugar, la hipnosis es una terapia, pero no una fuente inagotable de milagros. Es una técnica coadyuvante a otras intervenciones potenciando su eficacia, optimizando los tratamientos de base, pero esto no quiere decir que la persona no tenga que esforzarse para constituirse en la mano derecha del terapeuta hacia los resultados deseados.

Y no es cierto que solo las personas susceptibles pueden beneficiarse de ellas. De hecho el paciente mas racional y escéptico puede ser capaz de alcanzar trances profundos y de cambios radicales para su bien.

No olvidemos que cada consultante es un Universo en miniatura, con una historia, con antecedentes, con penas y alegrías etc.

Mito 7: La hipnosis no es indefinida. Si el hipnotizador dejase al paciente en estado hipnótico éste entraría en un estado de sueño normal y despertaría sin secuelas. Supongamos que el terapeuta sufriera una descomposición con el consultante en pleno trance, no pasará nada y este “despertará” minutos después espontáneamente. Igual que cuando escuchás un concierto que te fascina, lees un libro atrapante o ejecutas algún oficio o arte que ames. Harás un trance y luego la “normalidad”

No comments yet.

Leave a Comment